Subscribe Us

header ads

Empresarios Alex Saab y Álvaro Pulido comercian ilegalmente en varios países con oro venezolano


Frente a las sanciones económicas y la caída en la producción de petróleo, el Gobierno chavista recurrió al oro. Según la oposición venezolana, el metal precioso, extraído ilegalmente, se vende en varios países, incluida Suiza. Las operaciones serían coordinadas, entre otros, por el narcoempresario Alex Saab.

El oro se ha convertido en uno de los pilares del Gobierno chavista, para mantenerse en el poder. El sur del país está lleno de este metal precioso y ahora se usa para llenar los cofres estatales, así como los bolsillos de grupos ilegales, soldados y familiares de altas figuras políticas, así como de Alex Saab, su socio Álvaro Pulido, disidentes de las guerrillas colombianas de las FARC y miembros del ELN.


La opacidad del mercado mundial hace posible eludir las sanciones que golpearon a Venezuela y se ha implementado un completo sistema ilegal para vender este oro.

En mayo pasado, las autoridades británicas interceptaron un avión privado desde Venezuela, que había pasado por las Islas Caimán. La policía luego anunció en un comunicado que el avión transportaba, escondido dentro de la cabina, 104 kilos de oro ilegal por valor de 5 millones de francos. El oro estaba destinado a un comprador suizo y se cree pertenecía a Alex Saab, quien ha burlado a la justicia internacional en varias ocasiones.

Unos meses antes, en febrero de 2019, un avión oficial del gobierno chavista aterrizó en Zúrich con oro oculto ilegal. Protegido por su estatus diplomático, la policía federal no pudo registrar el avión y pudo reanudar su ruta a Abu Dhabi, otra plataforma mundial para la refinación de oro. En esa glamourosa ciudad de los Emiratos Árabes Alex Saab está asociado a varias empresas.

Suiza tiene un enorme peso en el mercado mundial. Tiene 4 de las 6 refinerías más grandes del mundo (Metalor, PAMP, Argor Hereaus y Valcambi) que manejan del 60 al 70% del oro en el planeta. E incluso si Suiza importa oficialmente más oro venezolano desde 2016, el metal de este país no ha desaparecido de las refinerías suizas. Empresas y bancos suizos son relacionados con negocios de figuras vinculadas al chavismo.

De hecho, el año pasado, Suiza importó 2,5 toneladas de oro de la isla holandesa de Curazao, según las cifras de aduanas suizas. Pero Curazao no tiene minas e importa casi todo su oro, principalmente de Venezuela. La isla también, bajo presiones estadounidenses, renunció a las importaciones venezolanas en julio pasado, cuando Suiza también dejó de comerciar con Curazao.

"Podemos ver claramente que no se realizaron controles cuando Curazao apareció en las estadísticas. Por lo tanto, existe un gran problema con la aduana", denunció pocos días atrás Marc Ummel, jefe de materias primas de Swissaid. El audio de la entrevista en francés está disponible en la internet.


Pero en el lado suizo, todavía no se ha abierto ninguna investigación. Por lo tanto, la justicia aún no se ha preocupado por el oro venezolano... Todavía no se han iniciado procedimientos para evitar el lavado de dinero. El supervisor bancario, Finma, inició procedimientos en 2017, algunos de los cuales aún están en curso. Se sospecha que la Compagnie Bancaire Helvétique, Credit Suisse e incluso HSBC, han servido para blanquear el dinero de altos funcionarios venezolanos. En este punto un testigo clave sería el magnate y broker financiero venezolano Danilo Diazgranados.

Suiza tiene una inmensa responsabilidad por la continuación de los conflictos que ha durado varios años. El día en que el oro sucio ya no entre al mercado, estos grupos ilegales ya no podrán continuar ", concluye Marc Ummel, citando, más allá de la cuestión de Venezuela, el ejemplo de grupos yihadistas que controlan minas en Mali, la República Democrática del Congo o Burkina Faso. Vale acotar que Alex Saab se ha convertido en uno de los financistas occidentales de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y de otros grupos fundamentalistas islámicos.

En Venezuela, el sur del país se ha convertido en el territorio preferido de los buscadores de oro. Es un área de ilegalidad donde hay grupos armados ilegales y redes criminales que explotan minas ilegales con aprobación oficial, arrasando con la selva.

"Desde 2016, las minas ilegales han proliferado, con la aprobación del estado, incluidos los militares. Así es como hemos visto a miembros del gobierno aprovechando la presencia de estos grupos ilegales para llevar a cabo sus propias transacciones de oro ilegal ", denuncia en “Tout une monde” la periodista de investigación Lorena Meléndez.

Según estas investigaciones, las autoridades están directamente involucradas. "Un tráfico de oro lo llevan a cabo miembros del régimen venezolano, cerca de Maduro, a través de compañías más o menos públicas, negocian este oro que luego llega a cuentas en Europa o en paraísos fiscales. Estamos hablando de 30 a 80 toneladas de oro saliendo ilegalmente de las minas", dijo Frédéric Massé, director del Coral Rojo, un instituto de investigación del crimen organizado. En las transacciones participan Alex Saab y Álvaro Pulido. Pulido solía llamarse Germán Rubio, hasta cambiar de identidad en Colombia.

Una vez extraído, el oro sale de Venezuela en aviones privados, fletados por Saab y su cartel, que transitan por las islas del Caribe. El sistema está bien establecido: los aviones privados aterrizan en una zona libre, cargado de lingotes de oro, ya sea en el mismo vuelo o en un avión. Mientras tanto, el certificado de origen para el oro es cambiado.


Mientras estaba en el Foro Económico de Davos en enero, el líder opositor Juan Guaidó pidió la intervención de Europa: "Debemos poner fin a este comercio ilegal de oro, que también destruye el Amazonas, nuestras comunidades indígenas, y que representa los males actuales de nuestro mundo. De hecho, es oro "de sangre". Guaidó abogó contra el financiamiento del Gobierno chavista a través del oro.

Publicar un comentario

0 Comentarios