Ads

header ads

Estudio de la ONU revela que uno de cada tres venezolanos padece hambre


Una de cada tres personas en Venezuela está luchando por poner suficiente comida en la mesa para cumplir con los requisitos mínimos de nutrición a medida que persiste la severa contracción económica y la agitación política de la nación, según un estudio publicado el domingo por la ONU World Food Programa.

Una encuesta a nivel nacional basada en datos de 8.375 cuestionarios revela una imagen sorprendente de la gran cantidad de venezolanos que sobreviven con una dieta que consiste principalmente de tubérculos y frijoles, ya que la hiperinflación hace que muchos salarios no tengan valor.

Un reporte de The Associated Press señala que un total de 9,3 millones de personas, aproximadamente un tercio de la población, padecen inseguridad alimentaria moderada o grave, según el estudio del Programa Mundial de Alimentos, que se realizó por invitación del gobierno venezolano. La inseguridad alimentaria se define como un individuo incapaz de satisfacer las necesidades dietéticas básicas.

El estudio describe la inseguridad alimentaria como una preocupación a nivel nacional, aunque ciertos estados como Delta Amacuro, Amazonas y Falcon tenían niveles especialmente altos. Incluso en las regiones más prósperas, se estima que una de cada cinco personas padece inseguridad alimentaria.

"La realidad de este informe muestra la gravedad de la crisis social, económica y política en nuestro país", dijo Miguel Pizarro, un líder de la oposición venezolana.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, se ha mostrado reticente en los últimos años a invitar a organizaciones internacionales a proporcionar evaluaciones de la prueba humanitaria de la nación, aunque el Programa Mundial de Alimentos dijo que se le otorgó "total independencia" y recopiló datos en todo el país "sin ningún impedimento u obstrucción". "

Además de los alimentos, la encuesta también analizó las interrupciones en el acceso a la electricidad y el agua, y descubrió que cuatro de cada 10 hogares experimentan cortes de energía diarios. Cuatro de cada 10 también informaron interrupciones recurrentes en el servicio de agua, lo que complica aún más la vida diaria.

Tras señalar que la encuesta se realizó entre julio y septiembre, Carolina Fernández, una defensora de los derechos de los venezolanos que trabaja con mujeres vulnerables, dijo que cree que la situación se ha deteriorado aún más. Si bien alguna vez fue posible que muchas familias sobrevivieran de las remesas enviadas por familiares al extranjero, dijo, eso se ha vuelto más difícil ya que gran parte de la economía está dolarizada y los precios suben.

"Ahora no es suficiente tener una persona viviendo en el extranjero", dijo.

Fernández dijo que es probable que la inseguridad alimentaria tenga un impacto duradero en una generación de jóvenes venezolanos que pasan hambre durante los años formativos.

"Estamos hablando de niños que van a tener problemas a largo plazo porque no comen adecuadamente", dijo.

Entre los que pasan hambre están personas como Yonni Gutiérrez, de 56 años, que estaba parada afuera de un restaurante que vende pollos asados en Caracas el domingo.

El hombre desempleado se acercaba a la puerta del restaurante cada vez que un cliente salía con una bolsa de comida, esperando compartir algo. Dijo que anteriormente había podido rascar ayudando a descargar camiones en un mercado, pero el negocio que lo empleó cerró.

"A veces, con un poco de suerte, obtengo algo bueno", dijo sobre la vigilancia de su restaurante.

Publicar un comentario

0 Comentarios