Ads

header ads

El de Carlos Gabaldón, un asociado del empresario Alex Saab, fue uno de los primeros casos de coronavirus en Venezuela


El de Carlos Gabaldón Vivas ha sido uno de los primeros casos de coronavirus Covid-19 en Venezuela.

Se trata de un abogado de 52 años de edad, quien arribó a Venezuela el 5 de marzo pasado tras un viaje a Madrid – España, en un vuelo de la aerolínea Iberia, presentando un cuadro de tos.

Se supo que Carlos Gabaldón Vivas, residente del municipio El Hatillo de la provincia de Miranda y esposo de Isabella Reyna, tras su arribo a Venezuela, se trasladó a la provincia de Lara, específicamente a la población de Carora, además de acudir a restaurantes y visitar familiares desde el 6 de marzo hasta el 11 de marzo, día en el que acudió a la Policlínica Metropolitana de Caracas, donde fue aislado tras sospecharse que podría tratarse de un cuadro de coronavirus.

Al día siguiente en horas de la noche el resultado del test arrojó que efectivamente contrajo el covid-19 en su viaje a Europa, lo que fue confirmado por el Gobierno de Nicolás Maduro en vocería de su vicepresidenta, Delcy Rodríguez.

Una grabación de voz difundida en las redes explica cómo Gabaldón Vivas había estado compartiendo con otras personas en una excursión.

El domingo 15 de marzo se aseguró de forma extraoficial que el hombre pudo haber fallecido, aunque la información no ha sido confirmada.

El nombre de Carlos Gabaldón Vivas ya era conocido entre los medios que han investigado los casos de corrupción en los que estaría involucrado el empresario colombiano Alex Saab, al que se le siguen juicios en su país natal, al igual que en México y Estados Unidos por sus presuntos turbios negocios en la comercialización de alimentos que les ha asignado el Gobierno de Nicolás Maduro.


Asimismo, medios colombianos y el investigador venezolano Alek Boyd develaron otra supuesta trama de corrupción en la que estaría involucrado Alex Saab, al que PDVSA le otorgó contratos por más de 7 mil millones a través de su filial PetroMiranda.

La fachada de esas operaciones presuntamente fraudulentas es la empresa Trenaco, de la que Alex Saab sería su propietario y en la que figura en su junta directiva el abogado venezolano infectado por coronavirus, Carlos Enrique Gabaldón Vivas.

“Trenaco duplicó su capital de 20 millones de francos suizos a 40 millones (alrededor de $ 40 millones de dólares). Eso fue justo antes de que el contrato de Petromiranda supuestamente se otorgara en agosto de 2015”, reveló Alek Boyd en una parte de su investigación.

Algunos venezolanos han señalado en las redes que el ingreso del coronavirus a Venezuela, particularmente en el caso de Gabaldón, se debió a la falta de controles sanitarios adecuados.

Publicar un comentario

0 Comentarios