EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Rosneft evita mayores pérdidas trasladando la carga de Venezuela al Estado ruso


Rosneft, controlada por el estado de Rusia, está vendiendo sus activos petroleros venezolanos a una entidad estatal rusa no identificada, una medida que aísla efectivamente a la compañía de mayores pérdidas financieras y posibles sanciones de Estados Unidos, al tiempo que preserva los intereses a largo plazo de Moscú en el terreno.

Según un reporte de Argus Media, Rusia ha sido un firme aliado del gobierno venezolano dirigido por el presidente Nicolás Maduro, y Rosneft es uno de los socios de empresas conjuntas más cercanas de PdV de propiedad estatal venezolana.

La venta, que Rosneft anunció, abarca participaciones minoritarias en el proyecto integrado de mejoramiento de crudo pesado PetroMonagas basado en el cinturón petrolero del Orinoco, los campos maduros PetroPerija y Boqueron, las empresas conjuntas Orinoco no desarrolladas PetroMiranda y PetroVictoria, compañías de servicios petroleros y comerciales. y operaciones comerciales, dijo Rosneft.

PetroMonagas, conocido formalmente como Cerro Negro y liderado por ExxonMobil antes de que Venezuela nacionalizara cuatro proyectos de mejora en 2007, ha estado desconectado durante al menos un año.

En particular, Rosneft no mencionó el estado de sus acuerdos preliminares con PdV para desarrollar los campos de gas natural costa afuera de Patao y Mejillones en el este de Venezuela.

«Como resultado del acuerdo concluido, todos los activos y operaciones comerciales de Rosneft en Venezuela y / o conectados con Venezuela serán eliminados, terminados o liquidados», dijo Rosneft, y agregó que recibirá un 9.6 por ciento de su capital como liquidación. pago «que será retenido por una subsidiaria al 100% de Rosneft y contabilizado como acciones propias».

Rosneft ahora está desafiando a los Estados Unidos a levantar las sanciones a sus subsidiarias. «Tomamos esta decisión en interés de nuestros accionistas, como una empresa internacional que cotiza en bolsa», dijo el portavoz de Rosneft, Mikhail Leontyev, respondiendo a una pregunta de la agencia estatal de noticias rusa Tass. «Y tenemos derecho a esperar, de hecho, que los reguladores estadounidenses cumplan sus promesas públicas».

En los meses posteriores a que Estados Unidos impusiera sanciones petroleras a Venezuela en enero de 2019, Rosneft emergió como el principal levantador de crudo venezolano, una vez un pilar de muchas refinerías estadounidenses. Como parte de una campaña de «máxima presión», el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos impuso sanciones a Rosneft Trading en febrero y a la unidad TNK de Rosneft unas semanas después. La producción y las exportaciones de crudo venezolano han disminuido drásticamente desde entonces, aunque PdV ha podido sostener algunas exportaciones.

El valor de la transacción no fue revelado, pero las acciones parcialmente flotantes de la compañía en la Bolsa de Moscú le dan una capitalización de mercado de 3.2 billones de rublos ($ 40.6 mil millones), lo que podría valorar la transacción en $ 3.9 mil millones. El gobierno ruso tiene una participación de control en Rosneft de poco más del 50%, con BP una participación del 19,75% y el fondo soberano de Qatar QIA otro 18,93%.

Un diplomático ruso en Caracas le dice a Argus que todos los activos venezolanos han estado perdiendo dinero, lo que lleva a Rosneft a explorar opciones de salida desde principios de 2019. Las condiciones operativas actuales solo han empeorado desde entonces, lo que aumenta el riesgo de una gran agitación social.

«PdV no ha estado presionando durante años, y Rosneft no puede seguir perdiendo dinero allí», dijo el funcionario diplomático.

Estados Unidos está intensificando las sanciones en un esfuerzo prolongado para expulsar a Maduro, que es el objetivo principal de las acusaciones estadounidenses del gobierno venezolano y los funcionarios militares revelados el 26 de marzo. Bajo la estrategia liderada por Estados Unidos, el derrocamiento de Maduro marcaría el comienzo de un gobierno de transición dirigido por el líder opositor Juan Guaidó, quien ya es reconocido por más de 50 países occidentales como presidente interino, y sentará las bases para nuevas elecciones.

No hubo comentarios inmediatos de PdV o del gobierno de Venezuela en Caracas sobre la retirada de Rosneft.

Rusia, así como China, Turquía, Cuba y otros países continúan reconociendo a Maduro como el presidente de Venezuela, y han denunciado que la política estadounidense interfiere en los asuntos internos del país. La ONU y la mayoría de las otras organizaciones multilaterales no han cortado los lazos con la administración de Maduro. La ONU insta a Estados Unidos a que alivie las sanciones contra Venezuela, Irán y otros países para ayudar a combatir el coronavirus.

Publicar un comentario

0 Comentarios