Ads

header ads

El papel del empresario Alex Saab en la corrupta Operación Maletín Verde en Venezuela

Alex Saab

Operación Alacrán (en inglés : Operation Scorpion ), también conocida como asunto CLAP o facción PSUV-CLAP, es el nombre dado a un supuesto complot de corrupción que fue denunciado en 2019 por los miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela . Habría tratado de evitar la reelección de Juan Guaidó el 5 de enero de 2020 como Presidente de la Asamblea, obteniendo el apoyo de legisladores opositores a cambio de millones de dólares. Se le habría pedido a los legisladores que votaran en contra de Guaidó, o que no asistieran a las elecciones y, por lo tanto, quebraran el quórum necesario.

En noviembre de 2019, el diputado José Guerra denunció una estrategia para "sobornar" a los legisladores de la oposición en lo que llamó "Maletín Verde", con el objetivo de romper la mayoría cualificada que la oposición tenía en la Asamblea Nacional después de las elecciones de 2015.

El 1 de diciembre, el sitio web Armando.info publicó una investigación informando que nueve miembros de la Asamblea Nacional de la oposición mediaban a favor de dos hombres de negocios vinculados con el gobierno y el controvertido programa de Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). La investigación informó que los legisladores implicados habían escrito cartas de apoyo al Tesoro de los Estados Unidos y otros a un hombre colombiano llamado Carlos Lizcano, que las autoridades estaban investigando sobre sus posibles vínculos con Alex Saab , otro colombiano asociado con el programa de distribución de alimentos y bajo sanciones de los Estados Unidos. Según Armando.info, los legisladores escribieron las cartas a pesar de estar al tanto de las pruebas que vinculaban a Lizcano con Saab. Además, el portal señaló a Brito como uno de los implicados en presuntos actos de corrupción para "limpiar la reputación" de los empresarios colombianos vinculados al gobierno de Nicolás Maduro y la red de malversación de fondos de asistencia social de los Comités Locales para suministro y producción (CLAP).

Después de que se publicó la investigación, Juan Guaidó condenó las acciones de los nueve miembros y afirmó que era "inaceptable utilizar una institución estatal para intentar blanquear la reputación de los ladrones". Además, el escándalo dañó la reputación de Guaidó entre sus partidarios en Venezuela, y algunos miembros de la oposición comenzaron a pedir un nuevo liderazgo, según los analistas y los involucrados. El 20 de diciembre, los diputados Luis Parra , José Brito , Conrado Pérez y José Gregorio "Goyo" Noriega fueron suspendidos y expulsados de sus respectivos partidos, Primero Justicia y Voluntad Popular.

En CNN Radio Argentina, la diputada Delsa Solórzano acusó al presidente Nicolás Maduro, de dirigir la operación. Según ella, el gobierno recurrió a este método después de no encarcelar o suspender la inmunidad parlamentaria de los diputados, denunciando un aumento considerable de la persecución política a medida que se acercaba la elección del Comité Delegado de la Asamblea Nacional del 5 de enero, explicando que las fuerzas de seguridad habían ido a las casas de muchos diputados sin suplentes y, según Solórzano, sobornó al diputado con un suplente.

La oposición venezolana alegó que fueron blanco de lo que describieron como una "campaña de soborno e intimidación" por parte del gobierno de Nicolás Maduro en diciembre de 2019. Los legisladores venezolanos y el Departamento de Estado de Estados Unidos dijeron que los diputados de la oposición, en partidos liderados o aliados con Guaidó, se les ofreció hasta US $ 1 millón para no votar por él. Parra y otros diputados de la oposición fueron removidos de sus partidos luego de las acusaciones de que Maduro los había sobornado. Los diputados Ismael León y Luis Stefanelli acusaron directamente a Parra en diciembre de 2019 de intentar sobornar a los diputados para votar en contra de Guaidó. Parra negó las acusaciones y dijo que estaba abierto a ser investigado por corrupción. Semanas antes de su investigación, Parra compartió abiertamente el apoyo a Guaidó y promovió su movimiento de protesta.

Tras la acusación, algunas partes llevaron a cabo investigaciones internas, como el Comité de conflicto de voluntad popular . El 20 de diciembre de 2019, la Asamblea Nacional indicó que los legisladores involucrados fueron los diputados principales Parra, José Gregorio Noriega, José Brito, Adolfo Superlano y Conrado Pérez, y los diputados Leandro Domínguez y Jesús Gabriel Peña, un ex miembro del partido Acción Democrática. La diputada Arkiely Perfecto fue expulsada del Movimiento de Democracia e Inclusión por presuntamente recibir sobornos, según lo denunciado por el jefe del partido, Nicmer Evans. Otros diputados implicados en el soborno son José Antonio España y José Gregorio Aparicio, ambos miembros de la sección parlamentaria de Superlano, y Domínguez, un independiente del movimiento Renovación y Cambio.

En respuesta a estos informes, Brito dijo que 70 diputados exigieron que Juan Guaidó proporcionara el estado de los recursos recibidos de la ayuda humanitaria. Guaidó dijo que no sabía de ninguna carta firmada por 70 diputados. El mismo día, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) aclaró que el gobierno interino presidido por Guaidó no administra dinero de la ayuda humanitaria.

El 17 de diciembre se aprobó una reforma parcial de las Reglas de Interior y Debates de la Asamblea Nacional, pero fue anulada por la Corte Suprema de Justicia (TSJ). La reforma tenía la intención de permitir el voto virtual de los diputados que habían abandonado el país. El Centro Nacional de Comunicación de la Asamblea Nacional condenó el fallo de la corte, declarando que la decisión fue de la mano con "la compra de conciencia de algunos diputados que han traicionado a sus electores". Varios diputados acudieron al TSJ para solicitar una apelación de la decisión.

El 3 de enero de 2020, Nicmer Evans, un analista de Caracas, alegó que Maduro había logrado que 14 diputados no votaran por Guaidó a través de estas tácticas. Guaidó controlaba teóricamente 112 escaños en la Asamblea en ese momento, necesitando 84 votos para ganar.

El 3 de diciembre de 2019, Conrado Pérez reconoció haber firmado un contrato con la empresa colombiana Salva Foods , pero dijo que no conoce al empresario Alex Saab y que la única relación que tuvo con él fue cuando lo convocaron al Comité de Contraloría. , donde sus abogados asistieron en su lugar, enfatizando que "no estamos dando cartas de buena conducta al ciudadano Alex Saab", poniendo su posición a la orden de investigar su gestión.

Adolfo Superlano rechazó las acusaciones, afirmando que estaban siendo acusados por decir que no iban a reelegir a Guaidó.

Los diputados Parra y Guillermo Luces negaron las acusaciones en su contra. Parra dijo que el artículo de investigación de Armando.Info es parte de una "guerra sucia" y alegó que el sitio web funcionaba como una red de extorsión. Luces declaró que su firma mencionada en los documentos es falsa.

En una conferencia de prensa celebrada el 20 de diciembre de 2019, José Gregorio Noriega rechazó la expulsión de su partido de Voluntad Popular, afirmando que las acusaciones de corrupción en su contra son falsas y criticando el comportamiento de otros miembros del partido. Noriega desafió a sus acusadores a proporcionar pruebas y amenazó con acciones legales. A través de un comunicado de prensa, Voluntad Popular dijo que Noriega fue expulsado de sus filas por negarse a responder a las denuncias de corrupción. El diputado se negó a aceptar preguntas de periodistas durante la conferencia de prensa.

José Brito dijo el 2 de diciembre de 2019 que "hay una rebelión en la Asamblea" contra el presidente del parlamento, Juan Guaidó , y que se abstendría de votar por un nuevo presidente legislativo el 5 de enero de 2020.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos sancionó a siete personas en relación con la Operación Alacrán, "que, a instancias de Maduro, intentó bloquear el proceso democrático en Venezuela", según el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, el 13 de enero de 2020. A los sancionados se les han congelado sus activos estadounidenses y se les ha prohibido hacer negocios con los mercados financieros y ciudadanos estadounidenses. La lista incluye a los miembros de la junta directiva designada de Parra y sus partidarios: Franklyn Duarte , José Gregorio Noriega, Negal Morales, José Brito , Conrado Pérez y Adolfo Superlano, y el propio Parra.

El ministro de Relaciones Exteriores de Maduro, Jorge Arreaza, respondió a estas sanciones afirmando que el Tesoro de los Estados Unidos buscó "interferir y socavar el buen funcionamiento de las instituciones democráticas, con la inusual intención de designar desde Washington a las autoridades del poder legislativo". La declaración también argumenta que estas tácticas son "contrarias al derecho internacional y socavan la estabilidad, la paz y la autodeterminación del pueblo venezolano".

El 27 de enero, Rafael Requesens denunció que Parra, a través de un intermediario de Yaracuy, le pidió que no lo criticara tan fuertemente en las redes sociales, prometiéndole que si cumplía "él hablaría personalmente con Maduro" para liberar a su hermano Juan Requesens y Gilber Caro.

Después de que la corresponsal del medio digital Crónica Uno Mónica Salazar hizo una denuncia pública, el 30 de enero la Asociación Nacional de Periodistas confirmó los intentos de soborno a periodistas con grandes sumas de dinero para expresar públicamente su apoyo a Parra y su junta directiva.

Publicar un comentario

0 Comentarios