EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Los hechos tras el hundimiento del buque Naiguatá de la Armada de Venezuela


El lunes 30 de marzo se registró en Venezuela A las 00:45 horas, al noroeste de isla La Tortuga, el hundimiento del Buque de Vigilancia del Litoral (BVL) GC 23 Naiguatá, de la Armada venezolana, construido en los astilleros españoles Navantia.

El hundimiento se produjo, según el último reporte del navío, a 8 millas náuticas al norte de isla La Tortuga.

El patrullero habría perdido el control tras ser impactado por una embarcación de mayores dimensiones. Posteriormente parte de la tripulación del GC-23 Naiguatá fue rescatada por el buque de la armada T-91 y trasladada a tierra firme La Guaira, en el centro-norte de Venezuela.

El GC 23 Naiguatá colisionó con el buque de pasajeros Resolute (de bandera portuguesa), situación que causó graves daños al casco del navío venezolano. La colisión fue denunciada por el Gobierno de Nicolás Maduro como un hecho de piratería marítima por parte del Resolute.

En la Internet se reportó una situación de averías en las máquinas del GC 23 Naiguatá, por lo que empezó a entrar agua, sin poder controlarse el hundimiento Por fallas en las bombas de achique. Asimismo se reportó que las comunicaciones presuntamente no funcionaron por no existir sala de operaciones en el Comando de la Escuadra ni en Guardacostas, pues muchos equipos estarían inoperativos. Es por esta razón que a la salida de un buque, se le ordenaría a otra embarcación llevar las comunicaciones y el control operacional respectivo, aunque en el caso de la nave patrullera hundida, nada de esto habría funcionado.

Publicar un comentario

0 Comentarios