Ads

header ads

¿Esmica en Venezuela con Dios y con el diablo?


Enrique Toledo | Opinión

Definitivamente hay empresarios que parecen haber nacido con un don especial, como iluminados por la providencia para hacer dinero y obtener grandes fortunas en un breve lapso de tiempo. Tal es el caso de la empresa Esmica, radicada en el Estado Aragua, en una de las ciudades industriales más grandes de Venezuela.

Esmica, por obra y gracia del Espíritu Santo, logró de la noche a la mañana convertirse en una de las principales proveedoras de la industria petrolera así como de sus contratistas más "pesados", debido a una excelente relación entre el presidente de esta empresa y los altos jerarcas de la industria petrolera que hoy en día están detenidos o andan huyendo de la justicia venezolana.

Lo cierto es que el propietario de esta empresa goza hoy de una inmensa fortuna, que al parecer no tiene como justificar, salvo que esté actuando como testaferro de alguno de estos exfuncionarios bandidos, porque no hay otra explicación.

Ahora, las preguntas de rigor son las siguientes: ¿Está  el departamento del tesoro de los Estados Unidos al tanto del volumen de dinero en divisas que maneja está empresa y su propietario en el extranjero, producto de la corruptela en conchupancia con estos exfuncionarios prófugos? ¿Está  al tanto el fiscal general de la República, Tarek William Saab, sobre los movimientos en divisas que ejecuta esta empresa? ¿El Seniat conoce de estas transacciones y se le están integrando al fisco nacional los impuestos por estas transacciones?

En próximas entregas estaremos ahondando en este tema y detallando con nombre y apellidos a los oportunistas que han acabado con el erario público venezolano.

Publicar un comentario

0 Comentarios