Ads

header ads

Nuevo refugio mejora la recepción de migrantes indígenas venezolanos en Brasil


Para mejorar la recepción de los indígenas venezolanos del grupo étnico Warao en la capital del estado de Amazonas, el Ayuntamiento de Manaus, con el apoyo de las agencias de las Naciones Unidas, abrió un nuevo refugio el martes (14) en Región de Tarumã-Açu, Zona Oeste de la ciudad. En total, 158 refugiados y migrantes de este grupo étnico fueron reubicados en esta etapa, que sigue la estrategia de respuesta del municipio al flujo de esta población venezolana a la ciudad.

La acción fue apoyada por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Además, las instituciones de la sociedad civil, como el Instituto Mana, ADRA y Aldeias Infantis SOS Brasil, apoyaron la acción.

Según la ACNUR, con una superficie de 6 mil m², el espacio tendrá dos hamacas, cada una con capacidad para 100 personas, incluyendo 22 baños, comedor para 120 personas sentadas, cocina, cancha deportiva, cisterna de 200 mil litros para suministro, sala de reuniones para 200 personas, edificio con cuatro suites, dormitorio y cocina y una casa, así como un arroyo y área para agricultura familiar.

El espacio también cuenta con lavabos y jabones de manos en todos los espacios, para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

“Estamos muy entusiasmados con este nuevo espacio y orgullosos de estar aquí. Pasaron muchos meses en otros refugios, y gracias al apoyo que se nos brinda, llegamos a este espacio más seguro para mi esposa, yo y nuestros hijos. Solo podemos estar agradecidos ”, destaca Marcelino Moraleda, de 34 años, quien junto con su esposa Yessica, vino con sus cuatro hijos de Venezuela en abril de 2017.

La reubicación incluyó un examen de salud realizado por ADRA, un socio de UNICEF y apoyado por la OIM. Además, las familias recibieron redes para dormir donadas por el ACNUR, kits de higiene entregados por UNICEF, así como ropa de cama, esteras y dos fuentes para beber donadas por la OIM.

La acción intensifica la respuesta del municipio de Manaus al flujo de desplazamiento de refugiados y migrantes venezolanos a la ciudad, que comenzó en 2018, con la asignación de indígenas en dos espacios de recepción en los barrios de Alfredo Nascimento y Tarumã. Con el advenimiento de la pandemia de COVID-19, los refugiados y los migrantes fueron asignados con urgencia a cinco espacios provisionales, hasta que fueron asignados a esta nueva ubicación.

Desde el comienzo de la pandemia, las Naciones Unidas han cooperado directamente para responder a las poblaciones de refugiados y migrantes en Amazonas. La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) apoyó el proceso de construcción de la estrategia de protección, apoyando técnicamente la gestión de espacios temporales, la construcción de áreas de aislamiento temporal para casos sospechosos de coronavirus, además de la entrega de kits de higiene individuales y colectivos. , colchones, fundas y otros artículos básicos.

Con el apoyo del Instituto Mana, el ACNUR también llevó a cabo diversas actividades de protección y comunicación con la comunidad, ayudando a estructurar los comités de gestión y facilitando el intercambio de información de salud entre la población a través de la radio comunitaria Yakera Jokonae, que actualmente dirigido por los propios indígenas.

Además de apoyar técnicamente las reubicaciones, durante el período de mayor incidencia pandémica en Manaus, la OIM complementó la comida de los pueblos indígenas, proporcionando más de 18,000 comidas a los waraos albergados por el Ayuntamiento, además de reforzar el suministro de toallas sanitarias, pañales y otros artículos. necesidades básicas, incluidas fuentes para beber.

En el refugio Tarumã-Açu, el UNFPA trabajará a través de actividades de sensibilización comunitaria para promover la salud sexual y reproductiva de las personas refugiadas. También se distribuirán kits de dignidad, que son kits que contienen artículos de higiene esenciales como jabón, alcohol en gel y almohadillas íntimas, para todas las mujeres y adolescentes en el refugio, así como kits de limpieza para espacios colectivos, que refuerzan las medidas medidas preventivas contra COVID-19.

El UNFPA también fortalecerá las Unidades de referencia básicas de salud y maternidad para el refugio Tarumã-Açu a través de la donación de equipos, medicamentos y suministros especialmente destinados a la atención de la salud materna y de las mujeres en Warao y las comunidades locales.

Dentro de la respuesta de COVID-19 a la población indígena, UNICEF ha participado directamente en acciones para promover la salud comunitaria, el acceso al agua, la higiene y el saneamiento, la educación y la protección de niños y adolescentes. En el nuevo espacio, UNICEF y sus socios Aldeias Infantis SOS Brasil y ADRA, trabajan en diálogo con las comunidades sobre el nuevo refugio y en las evaluaciones de salud de la población, asegurando que se identifiquen posibles casos de personas sintomáticas en relación con COVID.

Los espacios seguros para la protección y educación de niños y adolescentes, las Súper Panas, también se están consolidando, junto con Aldeas Infantiles, además de acciones de salud, nutrición, agua, higiene y saneamiento, a través de ADRA.

Emergencia dentro de emergencia

Se estima que alrededor de 4 mil refugiados y migrantes indígenas Warao están en Brasil, 600 de ellos en Amazonas. En Manaus, esta población cuenta con el apoyo de varias actividades para protegerse de COVID-19 , incluida la reubicación a espacios más seguros con el apoyo de las autoridades municipales, donde tienen alimentos tres veces al día, además de sesiones de información sobre el coronavirus y medidas de prevención.

Publicar un comentario

0 Comentarios