Ads

header ads

María Fernanda Cabal: Los Brujos de Miraflores


María Fernanda Cabal
mariafernandacabal.com

La simbiosis entre política y superstición se ha convertido en un rasgo característico de las dictaduras de Cuba y Venezuela, que en los últimos años llevaron a sus propios países a la pobreza absoluta y a la supresión de libertades de sus ciudadanos.

El uso de creencias religiosas como herramienta para ganar adeptos, resultó ser un arma infalible a la hora de garantizarle la permanencia en el poder a los hermanos Castro en Cuba y para consolidar el avance de la estrategia comunista en Venezuela.

Todo inició con las aspiraciones de Hugo Chávez como primer mandatario de Venezuela, que persuadido por el régimen castrista, aceptó la “asesoría” en temas espirituales de santeros, babalaos o sacerdotes Yoruba -la religión cubana de origen africano-, que llegaron a permear las estructuras militares e institucionales de la «revolución».

Éste fenómeno hizo efecto en mayor medida en la población vulnerable y terminó por convertirse en el nicho de acérrimos chavistas. Factible o no, hay quienes afirman que una vez la santería y el espiritismo llegaron al Palacio de Miraflores, de la mano del ‘Comandante’ Chávez, la “suerte” del país otrora más próspero de Suramérica, cambió completamente.

El debate lo abrió hace algunos años el periodista venezolano-español David Placer, al publicar sus investigaciones sobre las prácticas y rituales que se llevaban a cabo en el Palacio presidencial, donde realizó más de 60 entrevistas que incluyeron a amigos íntimos del entonces mandatario.

De acuerdo con el periodista, “Chávez utilizó la brujería para controlar Venezuela y manipular al pueblo hasta tal punto, que la santería importada desde Cuba transformó la manera de hacer política”.

Lea el trabajo completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios