Ads

header ads

Gonzalo Guillén condena orden de arresto en su contra y denuncia acoso judicial por sus investigaciones periodísticas en Colombia


El periodista colombiano Gonzalo Guillén, quien develó la organización criminal de Marquitos Figueroa y la ñeñepolítica, se encuentra en un lío jurídico tras ser notificado de una orden de arresto y una multa de 10 millones de pesos por supuestamente desacatar un fallo de tutela que le ordenaba rectificar un trino sobre Carlos Barros, pese a que él dice que sí rectificó. Según un reporte del medio colombiano Semana, en entrevista con María Jimena Duzán, Guillén aseguró que esta orden forma parte de una “campaña sistemática de acoso judicial” por las investigaciones periodísticas que ha hecho y las que publicará próximamente.



“Esto es parte de una campaña sistemática de acoso judicial a todo lo que he venido investigando sobre La Guajira y la criminalidad en el Cesar. En esto llevo más o menos seis años: comencé con Kiko Gómez, ilustré 131 homicidios que cometió, fui testigo contra él, tiene dos condenas que suman casi 100 años. También he estado investigando profundamente a Marquitos Figueroa y su organización criminal muy entroncada en el Cesar y de la cual era parte el señor Ñeñe Hernández, que murió”, aseguró Guillén.

El periodista Guillén aseguró que sus abogados están tomando medidas y que cuando pase este episodio seguirá publicando sus investigaciones. “Este fin de semana vamos a publicar de viva voz del Ñeñe que la Policía estaba al servicio de él. Él mismo cuenta que son incondicionales de él, los coroneles, los oficiales. Él mismo lo dice”, reveló.


Lo que sucedió es que Guillén publicó una foto en la que aparecía el Ñeñe Hernández con varias personas, una de ellas quien interpuso la tutela. En ese trino, Guillén dijo que ellos formaban “parte de la organización criminal de Marcos Figueroa”. En SEMANA en Vivo, Guillén explicó que es “públicamente conocida la relación de Marcos Figueroa y el Ñeñe Hernández; confirmé que la DEA tiene reseñados a los que aparecen en la foto, la tutela la gané en primera instancia, una juez municipal de Bogotá dijo que no cabía la tutela”.

Sin embargo, apelaron la decisión y el Juzgado 44 Civil del Circuito de Bogotá le ordenó rectificar el trino, no retractarse. Guillén así lo hizo en su cuenta de Twitter: “Acatando fallo del Juzgado 44 Civil del Circuito de Bogotá, rectifico: La opinión que emití de Carlos Barros Corrales no es veraz porque los apelativos de narco y testaferro no tienen fundamento en una decisión judicial”.

Además, el juez le pide que publique dos columnas de opinión rectificando en El Espectador y El Tiempo, pese a que él no publicó ningún artículo en estos medios, haciendo alusión a Carlos Barros, el tutelante. Así que, aunque Guillén le envió un correo al director de El Espectador, Fidel Cano, solicitando un espacio para la rectificación, no fue posible. Guillén considera que esta petición del juez es “absurda, porque un trino se rectifica con otro trino”.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) alertó sobre el caso de Guillén y calificó de “desproporcionada” la solicitud de rectificar en medios nacionales y el arresto, “si se tiene en cuenta que las publicaciones hechas por el periodista se hicieron únicamente en Twitter”.

“Para la FLIP, este desconocimiento fomenta un clima de silencio en el ejercicio periodístico. Hacemos un llamado para que se revise la decisión de desacato teniendo en cuenta dichos estándares y las rectificaciones, y conforme a ello se revisen las órdenes impartidas”, agregó la FLIP.

Publicar un comentario

0 Comentarios