Ads

header ads

ICIJ: Bancos globales desafían el control de EE.UU. para mover dinero sucio


ICIJ
armando.info

JP Morgan, HSBC, Standard Chartered Bank, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon han facilitado el movimiento de dinero sucio. Informes secretos de bancos muestran cómo billones de dólares levantaron alertas que desbordan a la FinCEN, pero el dinero siguió fluyendo libremente. Una filtración que BuzzFeed News compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y 108 medios, entre ellos Armando.info, revela que el blanqueo de capitales se apalanca en los bancos, que con una gran cantidad de puntos ciegos están en la primera línea de combate de este delito.

Una filtración de documentos secretos del gobierno de Estados Unidos revela que JP Morgan Chase, HSBC y otros grandes bancos han desafiado las medidas contra el blanqueo de dinero mediante el movimiento de ingentes cantidades de origen ilícito para redes criminales y personajes sombríos, que han extendido el caos y socavado la democracia en todo el mundo.

Los archivos muestran que cinco bancos globales —JP Morgan, HSBC, Standard Chartered Bank, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon—continuaron beneficiándose de poderosos y peligrosos personajes, incluso después de que las autoridades de Estados Unidos multaran a estas mismas instituciones financieras por fallos a la hora de contener los flujos de dinero negro.

Las agencias de Estados Unidos encargadas de hacer cumplir las leyes contra el blanqueo de dinero en raras ocasiones han procesado judicialmente a los megabancos que han incumplido la ley, y las acciones que han tomado las autoridades apenas han repercutido en la avalancha de dinero saqueado y posteriormente blanqueado a través del sistema financiero internacional.

En algunos casos, los bancos siguieron moviendo fondos ilícitos incluso después de que funcionarios estadounidenses les avisaron de que se enfrentarían a acusaciones criminales si no paraban de hacer negocios con mafias, estafadores y regímenes corruptos.

JP Morgan, el mayor banco con sede en Estados Unidos, movió dinero para personas y sociedades ligadas al saqueo masivo de fondos públicos en Malasia, Venezuela y Ucrania, según revelan los documentos filtrados.

El banco movió más de 1.000 millones de dólares [un billón en el sistema de EE UU] para el financiero fugado que está detrás del escándalo 1MDB de Malasia, según muestran los archivos. Entre el fajo de transacciones sospechosas están los 2,1 millones de dólares que movieron entre 2011 y 2012 unos jóvenes venezolanos magnates de la energía, Alejandro Betancourt y otros directivos de Derwick Associates. La suma es una pequeña parte de los 5.000 millones de dólares que recibieron en contratos con el gobierno venezolano para resolver la crisis eléctrica de Venezuela, que todavía sigue en gran parte del país, que con frecuencia se paraliza por los apagones.

JP Morgan también movió dinero de Alejandro Piojo Istúriz, un antiguo funcionario del gobierno venezolano que ha sido acusado por las autoridades de Estados Unidos como un actor en el esquema internacional de lavado de dinero. Los fiscales alegaron que,  entre 2011 y 2013, Istúriz y otros pidieron sobornos para manipular los contratos de energía del Gobierno. El banco movió más de 63 millones de dólares para empresas relacionadas con Istúriz y el esquema de blanqueo de dinero entre 2012 y 2016, según muestran los FinCEN Files.



Según la filtración, JP Morgan también gestionó pagos por más de 50 millones de dólares durante una década para Paul Manafort, el antiguo jefe de campaña del presidente Donald Trump. El banco movió al menos 6,5 millones de dólares en transacciones de Manafort en los catorce meses posteriores a su renuncia de la campaña en el marco de un sinfín de acusaciones de blanqueo de dinero y corrupción, a partir de su trabajo con un partido político prorruso en Ucrania.

Transacciones contaminadas continuaron apareciendo en cuentas bancarias de JP Morgan pese a las promesas del banco para mejorar sus controles de blanqueo de dinero, como parte de acuerdos que alcanzaron con las autoridades de Estados Unidos en 2011, 2013 y 2014.

JP Morgan dijo que tiene prohibido legalmente contestar preguntas sobre transacciones o clientes. Agregó que ha tomado un “rol de liderazgo” en la realización de “investigaciones proactivas de inteligencia” y en el desarrollo de “técnicas innovadoras para ayudar a combatir el crimen financiero”.

La filtración conocida como FinCEN Files incluye más de 2.100 reportes de actividades sospechosas completados por bancos y otras firmas financieras para la Red de Control de Delitos Financieros, del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. La agencia, más conocida por su acrónimo en inglés FinCEN, es una unidad de inteligencia en el corazón del sistema global para luchar contra el blanqueo de dinero.

BuzzFeed News obtuvo los archivos y los compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), y este organizó un equipo de más de 400 periodistas de 110 medios en 88 países para investigar el mundo de los bancos y el blanqueo de dinero.

En total, los documentos muestran transacciones realizadas entre 2000 y 2017 por un monto de al menos dos billones de dólares [trillones en el sistema de EE UU], marcadas por las oficinas internas de cumplimiento de las instituciones financieras como potenciales de blanqueo de dinero u otra actividad criminal. La cifra incluye 514.000 millones [514 billones en el sistema estadounidense] de JP Morgan y 1,3 billones [trillones en el sistema estadounidense] de Deutsche Bank. Los informes de actividades sospechosas reflejan las preocupaciones de la primera línea de vigilancia de los bancos y no son necesariamente evidencia de conductas criminales o malas prácticas.

También evidencian que al menos 20 bancos ayudaron a la brasileña Odebrecht -acusada por el mayor caso internacional de sobornos en la historia- a mover 677 millones de dólares entre 2010 y 2016. De esta cantidad, Deutsche Bank movió más de 560 millones de dólares, según muestran los registros.

Aunque representan una gran cantidad, los 2 billones identificados en transacciones sospechosas en el marco de este grupo de documentos son solo una gota en un mayor océano de dinero sucio brotando a través de los bancos en todo el mundo. Los FinCEN Files representan menos del 0,02% de los más de 12 millones de informes de actividades sospechosas que las instituciones financieras realizaron entre 2011 y 2017.

La FinCEN ni el Departamento del Tesoro respondieron una serie de preguntas enviadas el mes pasado por ICIJ y sus socios. La FinCEN le dijo a BuzzFeed News que no haría comentarios sobre la “existencia o no existencia” de reportes de actividades sospechosas específicas, a veces conocidas como SAR por su acrónimo en inglés. Luego publicó una declaración sin nombre sobre "medios de comunicación" que  decía que "la divulgación no autorizada de SARs es un crimen que puede impactar la seguridad nacional de los Estados Unidos". Y días antes de la publicación de esta investigación por parte de ICIJ y sus socios, FinCEN anunció que estaba buscando comentarios públicos sobre formas de mejorar el sistema contra el lavado de dinero de Estados Unidos.

El conjunto de informes de actividades sospechosas, junto a cientos de hojas de cálculo rellenadas con nombres, fechas y cifras, detallan flujos de transacciones potencialmente ilícitas que involucran a clientes bancarios en 170 países. Para los FinCEN Files, el ICIJ y sus medios asociados obtuvieron más de 17.000 archivos adicionales de empleados y denunciantes, archivos judiciales, solicitudes de acceso a la información y otras fuentes. El equipo entrevistó a centenares de personas, incluyendo a expertos en crímenes financieros, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y a víctimas.

Según BuzzFeed News, algunos de los archivos filtrados fueron reunidos como parte de las investigaciones del Congreso de Estados Unidos sobre la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. Otros fueron compilados tras solicitudes de las agencias encargadas de hacer cumplir la ley a la FinCEN.

Los FinCEN Files ofrecen una visión sin precedentes del secreto mundo del sistema bancario internacional, clientes anónimos y, en muchos casos, el crimen financiero. Los documentos muestran a los bancos moviendo ciegamente dinero a través de sus cuentas en favor de personas que no pueden identificar, fallando a la hora de informar de transacciones con las características habituales del blanqueo de dinero hasta años más tarde del hecho, e incluso haciendo negocios con clientes involucrados en fraudes financieros y en escándalos públicos de corrupción.

Autoridades de Estados Unidos, país que juega un rol principal en la batalla global contra el blanqueo de dinero, han ordenado a los grandes bancos a reformar sus prácticas, los han multado con cientos e incluso miles de millones de dólares, y los han amenazado con cargos judiciales como parte de los llamados acuerdos de procesamiento diferidos.

La investigación de 16 meses del ICIJ y sus medios asociados muestra que estas tácticas no han funcionado. Los grandes bancos continúan desempeñando un papel central en el movimiento de dinero ligado a la corrupción, el fraude, el crimen organizado y el terrorismo.

“Al fallar por completo en prevenir transacciones corruptas a gran escala, las instituciones financieras han abandonado su papel como defensas en primera línea contra el blanqueo de dinero”, afirmó al ICIJ Paul Pelletier, un ex alto funcionario del Departamento de Justicia de Estados Unidos y fiscal de delitos financieros. Los bancos, señaló, saben que “operan en un sistema sin controles”.

Lea el trabajo completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios