Ads

header ads

La ambivalente pero lucrativa relación del banquero venezolano David Osío y su esposa Mirela Mendoza con el chavismo


Cocky de la Torre
La Torre de Venezuela
expresa.me

Las finanzas, el glamour y el arte venezolano tienen en David Osío y Mirela Mendoza dos singulares exponentes. Él un gestor financiero multimillonario, a quien algunos conocen por ser un banquero de «boligarcas» o figuras que se han enriquecido a la sombra de negocios con los gobiernos del chavismo. Ella, una modelo y actriz de la televisión en Venezuela, apartada de la pantalla y dedicada a su Le Papillon Decor Gallery, una firma de decoración de interiores y del hogar, localizada en los Estados Unidos, en el 5026 NE 2nd Ave de Miami, dirigida a prestar servicios a la alta sociedad latina en Florida.







Juntos conforman una pareja a la que no le importa demostrar su afecto en público, ni tampoco mostrar sus paseos en yate, viajes por Europa o la simpatía de ella por los líderes opositores Juan Guaidó, Leopoldo López y todos los que claman «por una Venezuela libre», como la propia Mendoza dijera en Instagram, al apoyar el levantamiento cívico-militar que ambos líderes encabezaron el 1 de mayo de 2019 en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, del que irónicamente su pareja, David Osío, ha conseguido amplios dividendos, manejando instrumentos financieros del Estado venezolano, fondos de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y realizando colocaciones en bancos suizos.









David Osío es CEO y presidente de Davos Financial Group, un consorcio financiero que se autocataloga de ofrecer acceso a un portafolio con “las mejores opciones de inversión”.

No obstante, para sus compatriotas, David Osío, no ha sido más que el banquero corrupto de Petróleos de Venezuela (PDVSA), pues entre otras razones, lo recuerdan por haber estado vinculado al manejo de inversiones relacionadas con el fondo de pensiones de la petrolera venezolana, situación que concluyó con un fraude y con la pérdida de ahorros de los pensionados. Pero no es la única mancha en la historia de negocios de Osío. También tiene en su haber una demanda de antiguos socios, quienes le reclamaron no haberles pagado los dividendos que les correspondían, por las inversiones que habían realizado en el Davos Financial Group.

David Osío Montiel y la empresaria Norka Luque han estado involucrados juntos en varios negocios que han ocasionado pérdidas patrimoniales al Estado venezolano. Osío también ha tenido intereses en común con los gestores financieros venezolanos Danilo Diazgranados y Moris Beracha.

En agosto pasado se conoció que en 2014 Claudia Díaz, extesorera nacional de Venezuela, ocultó 9,5 millones de dólares en lingotes de oro en Liechtenstein, con la cooperación de los brokers Danilo Diazgranados, Charles-Henry de Beaumont y la empresaria Norka Luque.

David Osío y Mirela Mendoza son, según se ha comentado en foros de farándula, propietarios de la posada Casa Panda en el archipiélago venezolano de Los Roques, donde en marzo de 2020, incumpliendo las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno de Nicolás Maduro frente a la pandemia, un grupo de personas organizaron una fiesta y resultaron contagiadas con Covid-19.

La cólera de la actriz para con el Gobierno chavista, la han llevado en algún momento a respaldar a catalogar a Maduro de «asesino», mostrando siempre su apoyo a Leopoldo López y a su familia.

Lea el trabajo completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios