EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Clientes como Alex Saab verían en el desembarco del abogado Abelardo De La Espriella en Aruba una nueva oportunidad para darle brillo a sus opacas fortunas


Cocky de la Torre

El abogado Abelardo De La Espriella es reconocido en Colombia por haber sido o ser apoderado legal de figuras de la política como el expresidente Álvaro Uribe Vélez o el actual presidente Iván Duque, pero también por haberlo sido o serlo de empresarios muy controvertidos, como el barranquillero Alex Saab, acusado en los Estados Unidos por lavado de fondos de la corrupción en Venezuela.

Pero su vínculo profesional y personal con Alex Saab, se ha vuelto un incómodo lastre para De La Espriella, quien se piensa está intentando hacer borrón y cuenta nueva al tratar de desvincular su imagen con la del hoy preso en el país africano de Cabo Verde. Ya para De La Espriella no sería cómodo su muy bien ganado mote de abogado de Alex Saab, prefiriendo que éste desaparezca de sus registros históricos.

Partiendo de sus orígenes profesionales en Colombia, el abogado se ha dedicado a la internacionalización, abriendo sucursales de su bufete De La Espriella Lawyers Enterprise en varias ciudades del mundo, como Roma y Madrid.

De La Espriella ha mostrado intenciones de incursionar en temas de derecho deportivo, enfatizando varias veces su papel como abogado del futbolista colombiano James Rodríguez.

En su portafolio de relaciones y clientes resalta una aparente cercanía amistosa con el expresidente panameño Ricardo Martinelli y con uno de sus abogados. Pero estas y otras relaciones no son ocultadas, sino por el contrario, publicitadas por De La Espriella.

Algunos de sus clientes, como Alex Saab, han acudido a De La Espriella, entre otras razones, para el ocultamiento de sus fortunas opacas, mediante la creación de sociedades pantalla en paraísos fiscales o en convenientes jurisdicciones, como las conocidamente creadas por el bufete panameño Mossack Fonseca, protagonista de los Panama Papers.

El 3 de diciembre pasado, De La Espriella viajó de Barranquilla (Colombia) a Aruba, con el aparente propósito de asociarse con una firma legal local para abrir operaciones en la isla, en donde no dejó pasar la ocasión para exhibirse con personalidades del Gobierno y del parlamento arubeño.

Para algunos de sus clientes se abriría una nueva oportunidad con la que dar un cariz distinto a sus oscuras ganancias.

Nacería también una nueva oportunidad en otro paraíso fiscal, como algunos países consideran a Aruba, aprovechando los contactos que políticos de la isla alardean tener con la corona del reino de los Países Bajos y sacando partido también del poder ostentado por esos mismos políticos en la pequeña nación caribeña.








Considerada como un destino de ocultamiento de capitales, su cercanía geográfica con Colombia y Venezuela, es también otro factor importante para posibles inversionistas colombianos o venezolanos, quienes pudieran tomar posición en la coyuntura de crisis económica que atraviesa Aruba, por la abrupta caída del turismo; siendo un ideal caldo de cultivo para el blanqueo de capitales de actividades relacionadas a la corrupción o hasta posiblemente al narcotráfico.

No obstante, personalidades de Gobierno de Aruba han preferido en otras ocasiones y probablemente seguirán prefiriendo mirar a otro lado y recibir con los brazos abiertos a estos y otros capitales.

Publicar un comentario

0 Comentarios