EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Compagnie Bancaire Helvetique SA (CBH), un banco suizo sinónimo de transacciones corruptas en Venezuela


Compagnie Bancaire Helvetique SA (CBH), de propiedad familiar, es uno de los bancos más pequeños de Suiza, pero sus activos aumentaron más del doble, a $11.400 millones, desde 2013, en un momento en que su negocio en Venezuela estaba en auge. Según un reporte de AP en 2020, los activos de América Latina representaron un tercio de sus negocios en 2019 en comparación con el 12% en 2013, según los estados financieros del banco.

El banco ha figurado en escándalos de corrupción relacionados con el pago de sobornos en la República Democrática del Congo y negocios corruptos en Venezuela. En los últimos años, el CBH ha sido noticia principalmente por presunto lavado de dinero en el escándalo de corrupción de PDVSA en Venezuela. Se dice que alrededor de $ 4.5 mil millones fluyeron a través de las cuentas de CBH.

Uno de los escándalos del CBH con fondos de Venezuela, está relacionado con los hermanos Luis Oberto Anselmi e Ignacio Oberto Anselmi, sospechosos de haber acumulado una inmensa fortuna a través de empresas fantasmas, que otorgaban préstamos en bolívares a Petróleos de Venezuela Petróleos de Venezuela, SA (PDVSA) a tipo de cambio preferencial que a las pocas semanas eran pagados en dólares u otras monedas fuertes.

El principal banquero de los Oberto en Suiza era el francés Charles Henry De Beaumont, quien trabajaba con el banco CBH Compagnie Bancaire Helvetique S.A. en Ginebra, donde los empresarios venezolanos mantenían sus cuentas.

Las investigaciones señalan que De Beaumont también ayudó a los hermanos a mover fondos ilícitos de Pdvsa desde Suiza a bancos estadounidenses, algunos en la ciudad de Miami, así como a cuentas en el Caribe.

El presunto uso de esos fondos era no solo enriquecer a los hermanos, sino también para pagar sobornos a funcionarios gubernamentales que inicialmente aprobaron las operaciones.

Según el investigador anticorrupción Alek Boyd en su web infodio.com, PDVSA asignó dólares a una corporación extranjera y a las personas que querían descargar bolívares y obtener dólares se les ofreció el esquema. Se alega que un vehículo panameño controlado por los hermanos Oberto Jr (supuestamente Violet Advisors) le fueron asignados dólares, que luego se ingresaron en la cuenta de Violet en Compagnie Bancaire Helvetique (CBH), a su vez utilizados por Charles Henry de Beaumont; Victor Vargas (propietario del Banco Occidental de Descuento BOD en Venezuela) presuntamente compró el trato, pagando su deuda en una cuenta bancaria del Banco Industrial de Venezuela perteneciente a una empresa llamada Atlantic.

El experto financiero venezolano Martín Lustgarten se encontraba hasta hace unos años en una prisión federal estadounidense, acusado de lavar millones de dólares de narcotraficantes latinoamericanos, y enfrentaba el riesgo de pasar el resto de su vida tras las rejas.

Pero Lustgarten está ayudando tras bastidores a los fiscales federales a armar los casos contra sus antiguos clientes. Después de admitir que violó los términos de su visa a finales de 2015, Lustgarten ha estado asistiendo a los fiscales de Miami en las investigaciones sobre un gran tinglado de lavado de dinero operado por el francés Charles Henry de Beaumont , empresarios y funcionarios del Gobierno de Venezuela.

Esos esfuerzos de cooperación llevaron a Lustgarten a guiar a los fiscales a entregar a los investigadores de Estados Unidos un disco duro que había obtenido del ex banquero francés Charles De Beaumont, quien se había asociado con el venezolano después de que se fue de su banco, Compagnie Bancaire Helvetique (CBH), de Ginebra, Suiza, a finales de 2012.

El disco duro contiene documentos que detallan los negocios del banquero con el empresario chavista Raúl Gorrín, así como con los hermanos Luis e Ignacio Oberto, quienes son investigados en Estados Unidos bajo señalamientos de hacer préstamos falsos a la petrolera estatal venezolana Pdvsa, y que han entrado en la corte de la llamada boliburguesía.

En otro caso diferente, Naman Wakil, un empresario que obtuvo contratos para suministrar alimentos al Gobierno de Venezuela, logró tener una cuenta en el banco suizo CBH, desde la que ordenó a sus banqueros que transfirieran 5,9 millones de dólares a familiares del exministro venezolano de Alimentación, Carlos Osorio, quien le había otorgado contratos de carne, según los registros compilados por la comisión de auditoría de la Asamblea Nacional de Venezuela.

También se comprobó que Naman Wakil habría hecho entre diciembre de 2012 y junio de 2013 al menos ocho transferencias entre 350.000 hasta 2.000.000 dólares a favor de varias empresas, desde la cuenta de empresas propiedad de Wakil —Atlas Systems International y J.A. Comercio de Géneros Alimenticios— a favor de la Viltas Company.

Instrucciones documento Nam... by Anonymous ltKfbR4jO

Noticias de Gotham City revelaron que Compagnie Bancaire Helvetique (CBH) había intermediado para Alex Saab en algunos negocios completamente corruptos relacionados con Venezuela. En junio de 2020, fuentes informaron a infodio.com que el colombiano - suizo Jorge Guillermo Wurms Forero era el apoderado de Alex Saab. Los enlaces de Wurms a Saab se corroboraron en septiembre de 2020, gracias a la filtración de FinCENFiles.

Según el investigador Alek Boyd, Saab utilizó muchas empresas fachada diferentes para importar / vender productos alimenticios de la más baja calidad posible con grandes márgenes de ganancia, sin embargo, otras han aparecido en el contexto de una solicitud al Tribunal Federal de Suiza por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Entre esas se encuentran Driade SA, Vilex Trading Inc., y Bolcos universal Corp.

“Este es el banco al que recurren los venezolanos para ocultar dinero. Todos depositaron en CBH”, puntualizó Zair Mundaray, quien dirigió los casos de delitos financieros para la oficina del fiscal general de Venezuela hasta mediados de 2017.

Mundaray cree que el banco debería ser señalado como el responsable de hacer negocios con personas acusadas de ayudar a saquear el tesoro de Venezuela. Al menos un cliente de CBH ha sido condenado en Estados Unidos por cargos relacionados con la corrupción, mientras que otros han sido acusados o, como Naman Wakil, están bajo investigación.

Clientes venezolanos de CBH han aparecido repetidamente en casos penales de EU que datan de 2010. En al menos tres querellas, los venezolanos fueron condenados o acusados formalmente de usar cuentas de CBH para pagar o recibir sobornos o lavar fondos ilícitos, según muestran los registros judiciales.

Uno de ellos, el ex tesorero venezolano Alejandro Andrade, se declaró culpable en un tribunal federal de Miami en 2017 por aceptar más de mil millones de dólares en sobornos, incluidos decenas de millones de fondos extraídos de una cuenta de CBH para comprar aviones privados y cubrir gastos relacionados con sus caballos, de acuerdo con una declaración de hechos adjunta a su acuerdo de culpabilidad.

Según un reporte de Bloomberg en 2019, documentos de la Corte, correos electrónicos internos y registros y entrevistas con personas familiarizadas con el banco muestran que para muchos clientes venezolanos, CBH era más que un simple depositario pasivo.

Sus empleados trabajaron con abogados en Panamá y Luxemburgo para establecer empresas para clientes, quienes utilizaron la sede central del banco en Ginebra como la dirección registrada de al menos 15 de esas entidades, según muestran correos electrónicos entre banqueros de CBH y abogados externos.

Servir a los titulares de cuentas en ambos lados de las transferencias de dinero, como lo hizo CBH para Wakil no era una práctica aislada, según tres personas con conocimiento de las actividades del banco. Los banqueros instaron a los clientes venezolanos a que sus asociados también abran cuentas con CBH, explicaron las fuentes.

Los clientes que usan transferencias internas pueden evitar cables externos que son monitoreados por sistemas reguladores diseñados para detectar transacciones sospechosas. “Claramente, si hubieran estado utilizando los medios tradicionales de utilizar el sistema de transferencia bancaria, habría habido señales de alerta”, mencionó Dennis Lormel, exespecialista en delitos financieros y finanzas del terrorismo de la Oficina Federal de Investigaciones, quien recibió una descripción al respecto.

CBH comenzó a operar en 1975 como una corredora de valores llamada Stock and Commodities Services o Banque SCS Alliance. Cuando Joseph Benhamou, que era auditor en KPMG, se unió a su junta directiva, tenía una licencia bancaria y oficinas en Ginebra, St. Moritz, Luxemburgo y Nassau.

En siete años, Benhamou había asumido el cargo de director ejecutivo, su familia había comprado una parte controladora del banco y el nombre había sido cambiado a Compagnie Bancaire Helvetique, o Swiss Banking Company en inglés.

En 2011, la firma comenzó a buscar nuevos negocios en Venezuela, con dos gerentes de relaciones recientemente contratados, el español Santiago Souto y el francés Charles-Henry de Beaumont.

En un documento elaborado el 9 de octubre de 2013 por Alexandra Gherardi (alias Alessandra Gherardi du Bosq de Beaumont, es decir, la esposa de Charles Henry de Beaumont), dirigido a Joseph Benhamou , ... comunica lo siguiente:

" ... Me gustaría confirmar mi decisión de comprar 10.929 (diez mil novecientas veintinueve acciones) de Compagnie Bancaire Helvétique Switzerland al precio acordado de 487,80 CHF (cuatrocientos ochenta y siete francos suizos con ochenta céntimos) por acción por un importe total de 5.331.166 francos suizos (cinco millones trescientos treinta y un mil ciento sesenta y seis francos suizos) ".

Fueron Souto y otro banquero de CBH, Roberto Rodríguez, a quienes se les pidió que ejecutaran pagos de las cuentas de Naman Wakil a los familiares de Carlos Osorio, según documentos bancarios internos. Souto no respondió a las solicitudes de comentarios.

Rodríguez, un español que trabajó junto a Souto en CBH durante varios años, se mudó a la oficina de CBH en Hong Kong. Al acercarse a Bloomberg, Rodríguez al principio negó haber conocido a Souto. Finalmente, retrocedió. “Yo solo era su asistente”, aseguró Rodríguez. Declinó hacer comentarios sobre los pagos.

Mientras que antiguos colegas dicen que Souto a menudo discutía con Benhamou, dos personas recuerdan que Beaumont iba constantemente a almorzar con el CEO, donde los alimentos los preparaba un chef privado. Los hombres estaban tan cerca que Beaumont llamó a Benhamou ‘papá’, mencionó una de las personas.

Uno de los clientes venezolanos de CBH fue Raúl Gorrin, un abogado venezolano que construyó imperios en seguros y medios de comunicación, y que fue acusado en Miami en agosto de 2018 por cargos de lavado de dinero y conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero. Actualmente es un prófugo de la justicia estadounidense.

En 2012 y 2013, Gorrín abrió una cuenta en CBH para comprar aviones por un valor de 33.7 millones de dólares y cubrir algunos gastos relacionados con caballos para Andrade, el ex tesorero venezolano, según los documentos del acuerdo de declaración de culpabilidad presentados en el caso de Andrade.

La compra de Gorrín en 2013 de la red de televisión Globovisión en Venezuela, fue financiada en parte por una transferencia bancaria de las cuentas de Gorrin en CBH, según una persona familiarizada con la operación.

CBH adquirió cuentas en toda América e Iberoamérica del Banco Espírito Santo, que más tarde se derrumbaron después de lo que los reguladores describieron el movimiento como actividades fraudulentas y “gestión ruinosa”. CBH también añadió activos en Hong Kong y Europa del Este, y abrió una oficina en Londres. Sus activos alcanzaron los 9 mil 300 millones de francos suizos en 2018.

En 2020 Octavio Boccalandro, representante de uno de los brokers más conectados con tramas de corrupción financiera en Venezuela durante la era del chavismo, bróker éste vinculado a escándalos de blanqueo en bancos suizos, como Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), así como a operaciones bursatiles y de títulos valores por cientos de millones de dólares que generaron cuantiosas comisiones, habría realizado una inyección financiera al equipo de fútbol Real Valladolid en España.

El suizo - israelí Joseph Benhamou, presidente del CBH es una pieza clave para descifrar grandes esquemas de lavado de dinero de Venezuela. La Federal Deposit Insurance Corporation de los Estados Unidos (FDIC) ha mostrado preocupación acerca de los escándalos de lavado de dinero que involucran al banco suizo Compagnie Bancaire Helvetique (CBH), al impedir que su propietario Benhamou adquiriera el Brickell Bank. CBH, no obstante, ha negado en algunas ocasiones cualquier participación en el lavado de dinero vinculado a Venezuela.

Publicar un comentario

0 Comentarios