EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Las conexiones de Alex Saab en Suiza, Panamá y Emiratos Árabes Unidos


El banco privado suizo Compagnie Bancaire Helvetique (CBH) vuelve a figurar como intermediador o destino de fondos de tramas de corrupción en Venezuela.

Según diferentes reportes de Gotham City y el investigador anticorrupción Alek Boyd, el empresario colombiano Alex Saab utilizó diferentes compañías fachada para exportar a Venezuela y vender productos alimenticios de la más baja calidad, con grandes márgenes de ganancia. Algunas de las compañías utilizadas fueron Driade SA, Vilex Trading Inc. y Bolcos Universal Corp. Estas dos últimas figuran en la filtración de los Papeles de Panamá, por haber sido registradas por la firma de abogados panameña Mossack Fonseca.

Según Gotham City, el CBH aparece como banco intermediario en operaciones realizadas por Vilex Trading Inc. y Bolcos Universal Corp. El tema recuerda cómo el asesor financiero francés Charles Henry de Beaumont por medio del CBH, supo relacionarse con empresarios venezolanos que necesitaban ocultar sus fortunas en países protegidos por el secreto bancario. El asunto ha quedado al descubierto gracias a filtraciones de documentos de la institución financiera suiza.

Bolcos Universal Corp y Vilex Trading Inc.

Charles Henry de Beaumont tuvo entre su cartera de clientes a varios venezolanos que confiaron sus fortunas a la Compaigne Bancaire Helvetique (CBH), un banco suizo donde rige parcialmente el secreto bancario.

De Beaumont urdió una red de sociedades en jurisdicciones poco transparentes y paraísos fiscales para gestionar sus propios activos y canalizar también las de sus clientes. Lo hizo junto a su esposa, la suiza Alessandra Gherardi, quien es también propietaria al 50 por ciento de algunas de sus empresas.

Ambos registraron sociedades y se abrieron cuentas en Panamá, San Vicente y las Granadinas, Suiza o el archipiélago portugués de Madeira. Algunas de sus compañías son Amblia Limited, Upson Columbus Corp. o Novopax Consulting INC.

Los intermediarios como él están registrados ante la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (Finma). A partir de informes del CBH de entre 2011 y 2013 es posible comprobar su relación como agente bancario de uno de los mayores brokers financieros venezolanos y polémicas fortunas forjadas al calor de los altos precios del petróleo. Acerca del bróker se ha afirmado por igual que pudo haberse convertido en socio del banco. De Beaumont también asesoró a Luis Alfonso Oberto Anselmi, un operador financiero que ha escogido promocionar su perfil de coleccionista de arte para desviar la atención sobre el origen de su fortuna; a Alejandro Betancourt y Francisco Convit, propietarios de la mundialmente cuestionada Derwick, una compañía venezolana de ingeniería que ha obtenido contratos para obras eléctricas y perforar pozos petroleros sin haber acreditado experiencia y al broker venezolano austriaco Martín Lustgarten.

De Beaumont trabajó en el CBH entre 27 de junio de 2011, de acuerdo con la Gaceta Oficial de Comercio de Suiza, y el 13 de marzo de 2013, cuando en la misma publicación consta que le revocaron los poderes como director de la sede del CBH en Ginebra.

Wurms y Penates

Aunque la empresa panameña Salmex Assets Corp no realizó negocios en Venezuela, una de sus transacciones, marcada como sospechosas por los bancos y reveladas en los FinCEN Files, dibuja un trazo que conduce a otra de las fachadas financieras usadas por Alex Saab para controlar el negocio de los Clap.

Según un el medio colombiano El Espectador, se trata de un pago por casi 1,3 millones de dólares realizado en marzo de 2017 por Salmex a la sociedad Heimdal S.A, también inscrita en Panamá. El motivo de la transferencia, de acuerdo a los informes bancarios, fue la “consultoría de productos: alimentos latinoamericanos”. Heimdal S.A está administrada por Jorge Guillermo Wurms, ciudadano suizo, que, como se verá, está igualmente vinculado a los negocios de los colombianos Alex Saab y Álvaro Pulido.

“Salmex era una empresa usada por Saab, no para contratos, sino que seguramente se usaba para pagar utilidades o comprar activos”, presume una fuente que prefiere el anonimato.

Tanto Wurms como Javier Ernesto Betancourt Valle, abogado colombiano y ex cónsul de Colombia en Nueva York, son los propietarios cada uno con 50% de las acciones de la sociedad Asasi Food FZC, registrada en Emiratos Árabes Unidos, y también forman parte del tinglado que levantaron Saab y Pulido para controlar el negocio de los Clap. Javier Betancourt llegaría a figurar como director de Group Grand Limited, la empresa de Hong Kong, junto al hijo de Alex Saab.

Javier Ernesto Betancourt

Asasi Food FZC fue la sociedad que Saab y Pulido usaron para la firma de los contratos con el chavismo luego de que Group Grand Limited fuera descubierta por la prensa y señalada por las autoridades mexicanas en octubre de 2018 como responsable de la venta a Venezuela de alimentos de mala calidad con sobreprecios. Entre 2017 y 2018, Asasi Food FZC firmó contratos con la estatal Corpovex por casi 550 millones de euros, siendo el mayor uno para el suministro de los Clap por algo más de 345 millones de euros.

En julio de 2019, la sociedad de nombre Asasi Food pero terminada en FZE al estar registrada en otro de los Emiratos Árabes Unidos, también fue incluida en las sanciones del Departamento del Tesoro contra la red de sociedades usadas por Alex Saab y Álvaro Pulido para manejar en la sombra el millonario negocio de suministros para los Clap.

Otros documentos no solo prueban que Jorge Wurms y Javier Betancourt son los propietarios en papel de Asasi Food FZC, sino que idearon una estructura financiera para que las sociedades Heimdall S.A, Heimdall AG, ambas inscritas en Suiza y pertenecientes a Wurms, y la panameña Branil Overseas S.A, pudieran recaudar y mantener en su poder los dineros de Asasi Food.

En conjunto, Group Grand Limited y Asasi Foodz FZC lograron contratos de la administración de Maduro por alrededor de 1.500 millones de dólares, justo en el momento en el que la crisis económica y social de Venezuela se agudizaba.

Según el investigador Alek Boyd, existe una empresa suiza llamada Rosan Diamond . Ahora es propiedad de Insignia, una empresa de estilo de vida del Reino Unido que ofrece servicios de conserjería al 1% . Rosan Diamond fabrica las tarjetas de crédito más exclusivas y caras del mundo. Rosan Diamond solo tiene cinco socios en todo el mundo: tres en Rusia (Cardsmobile, B & N Exclusive, VTB), uno en Kazajstán (ATF Bank), uno en Suiza (Penates Family Office y Financial Services) y uno en Panamá (Penates nuevamente) .

Penates AG es una "family office" ubicada en Bahnhofstrasse 20, en Zug, Suiza. Los registros muestran que el gerente de Penates es Jorge Guillermo Wurms , hecho corroborado por la propia página de LinkedIn de Wurms (bajo el alias Jorge W) . Wurms afirma ser director ejecutivo de Penates desde octubre de 2014. 

Wurms también figura, según OpenCorporates, como presidente de la sociedad panameña PANCHITAS, S.A.


¿Cuáles son las posibilidades de que el único proveedor mundial de este tipo de tarjetas establezca una sociedad con un agente de Alex Saab? ¿Qué tal ese "family office" en Suiza?

Wurms proviene de Credit Suisse, UBS y AndBank. Fuentes familiarizadas con sus actividades afirman que Wurms y Stephan Kaeppeli dirigían operaciones similares de "alto valor neto" en Panamá, como ofrecer residencia a clientes colombianos que buscaban guardar dinero. Ambos trabajaron para Credit Suisse . Wurms mantiene una presencia en Panamá a través de su hermano, sin embargo, las licencias de corretaje para ambos están vencidas. Al parecer, Wurms entró en el universo de Saab para reemplazar a Guillermo Montefusco de Banco Santander, cuando dejó de asesorar a Alex Saab. Las fuentes informan que Wurms luego trasladó algunos de los activos de Saab a Dubai. En la misma ciudad emiratí Alex Saab ha contado con negocios mediante la colombiana Adriana Martínez Rodríguez.

Tras el cierre de la oficina de Julius Baer en Panamá en 2019, Stephan Kaeppeli se unió a Incrementum, una empresa de asesoría panameña.

Boyd, en su web infodio.com, comenta "Este sitio podría tener el mayor catálogo de ejemplos de delincuentes venezolanos que utilizan intereses no declarados en bancos e instituciones financieras para lavar grandes cantidades en Suiza. Dimos a conocer la historia sobre la participación de Betancourt y Convit en Credinvest. La participación de Ditto Diazgranados en Compagnie Bancaire Helvetique, para todos los propósitos prácticos, una preocupación por lavado de dinero. Recordemos que otro asociado de Saab ( Jean Paul Rivas ) intentó ( según Francisco Morillo ) negociar un  mega acuerdo con Trafigura (Trenaco)." 

"El truco de mantener las participaciones en los bancos suizos por debajo del 5% -para evitar tener que declararlo ante el organismo de control financiero- aparentemente se ha convertido en vox populi entre la boliburguesía. Se nos dice que ha sido designado por el Tesoro y el asociado de Saab, Alessandro Bazzoni, no es más que la última exposición."

"Es un hecho bien establecido que Suiza es el destino elegido por los empresarios involucrados en la corrupción que lleva a la bancarrota nacional. Todo el mundo sabe que el blanqueo de capitales es el pilar de la política económica oficial de Suiza, el núcleo de su industria financiera, aunque está yendo más allá del dominio del descaro."

Según Boyd, "es un hecho bien establecido que Suiza es EL destino elegido por los empresarios involucrados en la corrupción que lleva a la bancarrota nacional. Todo el mundo sabe que el blanqueo de capitales es el pilar de la política económica oficial de Suiza, el núcleo de su industria financiera, aunque está yendo más allá del dominio del descaro. La medida perfecta es que los fiscales digan, al mismo tiempo, que Raúl Gorrín, Alejandro Andrade y los hermanos Oberto han lavado en Suiza $ 10 mil millones de fondos de PDVSA, pero no se presentarán cargos penales contra los bancos / banqueros involucrados. Cualquier contabilidad forense aplicada a "family offices" como la de Wurms solo demostraría que las reglas AML y KYC aceptadas internacionalmente no se aplican a Suiza"

Publicar un comentario

0 Comentarios