EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Sospechosa encarcelada en complot contra Maduro culpa a Colombia y a Guaidó


Desde una celda sin ventanas en una prisión de máxima seguridad en Colombia, Yacsy Álvarez espera juicio por los cargos de haber ayudado a organizar un intento de invasión armada para derrocar al gobierno en la vecina Venezuela.

Según un reporte de Joshua Goodman para AP, Álvarez era traductora y socia comercial de Jordan Goudreau, el ex boina verde estadounidense cuyo plan infortunado para deponer al venezolano Nicolás Maduro con un ejército heterogéneo que supuestamente ayudó a entrenar en las selvas de Colombia terminó en desastre el año pasado.

Los fiscales en Colombia dijeron que Álvarez ayudó a contrabandear armas al ejército voluntario. Pero ella afirma que la han convertido en el chivo expiatorio de los pecados de otros, incluido el líder opositor venezolano respaldado por Estados Unidos, Juan Guaidó, quien se distanció de los autodeclarados luchadores por la libertad. El mes pasado, su abogado pidió a los fiscales que añadieran a Guaidó como co-conspirador en el caso.

También está atacando a sus acusadores en Colombia, quienes, según ella, estaban en contacto con el cabecilla venezolano de la trama. A pesar de estar al tanto de los movimientos de los soldados, dijo, las autoridades colombianas no hicieron nada para detenerlos, incluso después de que el vicepresidente de Maduro, siete meses antes de la redada, anunció las coordenadas de las casas de seguridad de los rebeldes desde el piso de las Naciones Unidas. Asamblea General.

“No tengo entrenamiento militar, ni experiencia política, ni recursos económicos”, dijo Álvarez en la breve entrevista en la celda desde la cárcel de Medellín. “Me agarraron, la más ignorante, para limpiar los platos rotos por otros”.

Las afirmaciones de Álvarez plantean nuevas preguntas sobre el papel de Colombia, un aliado incondicional de Estados Unidos en la llamada Operación Gideon, o Bahía de los Lechones, como se conoció el fiasco sangriento. El fallido intento de provocar un levantamiento en mayo pasado terminó con seis insurgentes muertos y dos de los excompañeros de las Fuerzas Especiales de Goudreau tras las rejas en Caracas.

Colombia, cuyas fuerzas de seguridad se encuentran entre los principales socios de Estados Unidos en el mundo, ha negado rotundamente haber servido a sabiendas de base para la incursión, al igual que Estados Unidos ha insistido en que no tenía conocimiento de ninguna actividad ilícita.

Pero Álvarez dijo que el hombre que coordinaba el esfuerzo clandestino, el general retirado del ejército venezolano Cliver Alcalá, había estado en contacto con los servicios de inteligencia de Colombia desde que llegó al país en 2017 luego de una conspiración fallida en los cuarteles dentro de Venezuela.

La información coincide con los hallazgos de una investigación de la AP el año pasado de que el siempre locuaz Alcalá promocionó abiertamente sus planes para una incursión y pidió apoyo en una reunión de junio de 2019 con dos agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia de Colombia, o DNI.

Alcalá en la reunión en un hotel de Medellín también se jactó de su relación con Goudreau, describiéndolo como un exagente de la CIA, según un exfuncionario colombiano familiarizado con la conversación. Pero cuando la CIA en Bogotá negó cualquier vínculo con Goudreau, sus manejadores le dijeron a Alcalá que dejara de hablar de una invasión o enfrentaría la expulsión, dijo el exfuncionario.

Nueve meses después de que la Operación Gideon se convirtiera en el hazmerreír en las redes sociales, un relato completo de cómo se organizó y lo que llevó a su desintegración permanece oculto tras cuestionables confesiones y estratagemas de propaganda de Caracas, así como el silencio y el subterfugio de los oponentes de Maduro.

Álvarez, de 39 años, ha sido retratada en los medios de comunicación de Colombia como una especie de Mata Hari venezolana, acusada alternativamente de conspirar para derrocar a Maduro o de trabajar como agente doble para sabotear la operación desde detrás de las líneas enemigas. Pero en su relato, su único crimen es haber acudido en ayuda de las tropas desamparadas cuando Guaidó y Colombia, después de alentar a los desertores y ofrecerles vivienda y asistencia gratuita, los abandonaron.

Fue arrestada junto con otros tres venezolanos en septiembre pasado luego de una investigación de cinco meses sobre el armamento y entrenamiento de una milicia exiliada en suelo colombiano.

El presidente de Colombia, Iván Duque, dijo en ese momento que los cuatro fueron "presuntamente promovidos y financiados por el régimen dictatorial de Maduro", aunque hasta ahora las autoridades no han presentado ninguna evidencia sólida que establezca tales vínculos.

Álvarez se desempeñó como traductora de Goudreau durante sus visitas a Colombia y los dos abrieron una filial de su pequeña firma de seguridad de Florida Silvercorp, a mediados de 2019. Enumeró su dirección en un hotel de lujo en Barranquilla, según los registros públicos colombianos.

También voló con Goudreau y los otros dos ex Boinas Verdes, Luke Denman y Airan Berry, a Barranquilla a bordo de un jet Cessna perteneciente a su jefe, el empresario Franklin Durán, quien tiene un largo historial de acuerdos con el gobierno venezolano. En ese momento, Álvarez vivía en la ciudad costera del Caribe y trabajaba como director en una unidad de la empresa de lubricantes para automóviles de Durán.

Durán fue detenido en mayo por las autoridades venezolanas, acusado de financiar el complot. A través de sus abogados, ha negado cualquier implicación. Pero los oponentes de Maduro han señalado el turbio pasado de Durán (pasó cuatro años en una cárcel de Estados Unidos por trabajar como agente extranjero de Hugo Chávez para encubrir contribuciones en efectivo al ex presidente de Argentina) como evidencia de que la misión había sido cooptada.

Donde sea que esté su lealtad, Álvarez dijo que fue Durán quien la puso en contacto con Alcalá, a quien conocía desde hace años.

Álvarez dijo que las autoridades colombianas estaban íntimamente al tanto de lo que estaba sucediendo y parecían apoyarlas, si no directamente involucradas. En un momento, Alcalá le presentó a su manejador de toda la vida en el DNI, alguien que se identificaba como “Franklin Sánchez”, que ahora cree que era un seudónimo.

En ningún momento sospechó que estaba siendo investigada. En cambio, afirma que fue Sánchez quien intentó protegerla, instándola a cambiar de residencia debido a posibles amenazas provenientes de la unidad policial de élite controlada por Maduro conocida como Fuerzas de Acción Especial. Ella dio la misma explicación a su abogado, Alejandro Carranza, en una conversación grabada desde la cárcel el 26 de noviembre, una copia de la cual el abogado entregó a la AP.

La amenaza también se hace referencia en una carta, también proporcionada por Carranza, enviada por el DNI un mes antes de su arresto a los fiscales instándolos a tomar medidas “urgentes” para evitar que ella sea lastimada o huya ilegalmente a Panamá. La carta, que está etiquetada como “secreta”, fue escrita a solicitud del director de la DNI, el vicealmirante retirado Rodolfo Amaya.

También afirma haber hablado por videoconferencia durante tres horas con agentes del FBI, que tienen una investigación paralela sobre si Goudreau violó las leyes estadounidenses que requieren la aprobación del Departamento de Estado para las empresas estadounidenses que suministran entrenamiento o equipo militar a personas extranjeras. Durante la reunión, dice que le suplicó al FBI que protegiera a su madre, que permanece en Venezuela, de las represalias de Maduro.

El DNI de Colombia en un comunicado dijo que no tenía conocimiento previo de planes para una incursión militar ni información sobre la relación de Alcalá con Goudreau. También negó haber tenido contacto con Álavrez, para advertirle de amenazas o de otro tipo, pero no cuestionó la autenticidad de la carta enviada a los fiscales sobre sus movimientos.

Pero numerosas declaraciones públicas del gobierno de Maduro, así como informes policiales en Colombia sobre actividades sospechosas de desertores militares venezolanos, indican que la trama estaba oculta a la vista.

El 27 de septiembre de 2019, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, pronunció un discurso abrasador contra Colombia en la Asamblea General de la ONU en el que reveló la ubicación de lo que dijo eran tres casas francas donde se entrenaba a soldados para derrocar a Maduro. Horas después, el gobierno venezolano difundió en las redes sociales la dirección y una foto tomada desde Google Earth de una de las casas -lo que llamó “Campamento Dos” - en la ciudad costera de Riohacha. Días antes, su hermano, el entonces ministro de Comunicaciones Jorge Rodríguez, había brindado la misma información.

La sencilla casa de concreto en una calle polvorienta sin pavimentar fue alquilada por alrededor de $ 700 al mes el 1 de julio de 2019 por dos venezolanos, según una copia del contrato de alquiler entregado a la AP por el propietario. Uno de los hombres, Luis Gómez Peñaranda, fue arrestado dos meses después en Venezuela por presuntamente transportar explosivos C-4 para un bombardeo planeado contra edificios gubernamentales. En una confesión grabada en video que fue fuertemente promovida por el gobierno de Maduro, Peñaranda señaló a Alcalá y a uno de los coacusados ​​de Álvarez, Rayder Russo, como los arquitectos del ataque frustrado. Peñaranda fue liberado el año pasado como parte de una liberación masiva de opositores al gobierno.

Dilarina Mendoza, la propietaria de la casa, dijo que los inquilinos presentaron documentación que los identificaba como miembros de una organización religiosa acreditada, la Fundación Mahanaim, una referencia a una aldea bíblica que significa "dos campamentos" en hebreo. Dijo que con ellos estaba Álvarez, a quien identificó en fotos, y quien pagó el primer mes de alquiler. En una ocasión vio a Álcalá en la casa y a un estadounidense con una gorra de béisbol al que no pudo identificar.

Desde el principio, los inquilinos se retrasaron en el alquiler incluso cuando un número cada vez mayor de venezolanos se apiñaba en la casa, durmiendo en literas metálicas que compraron. En repetidas ocasiones le dijeron que estaban esperando que les enviaran dinero en efectivo de sus hermanos en los Estados Unidos. Finalmente, a fines de octubre, presentó un informe policial, una copia del cual también proporcionó, reclamando alrededor de $ 2,000 en alquiler y gastos impagos.

“Tuve que echarlos. Estaba tan enojada porque no se iban ”, dijo Mendoza, quien dijo que nunca sospechó que estuvieran tramando algo nefasto. "Además de eso, dejaron la casa hecha un desastre y destruyeron mi piso de mármol".

Una vez desalojado, el grupo de unos 20 hombres se trasladó a barrios de menor escala a 2 kilómetros (aproximadamente 1 milla) de distancia. La policía registró la nueva casa el 26 de marzo de 2020, más de un mes antes de la fallida invasión de Venezuela. La casa estaba deshabitada, pero adentro encontraron uniformes militares venezolanos, mapas de estados claves y nueve cámaras de seguridad entre colchones esparcidos por el piso, según un informe policial obtenido por AP. También hubo recibos de pequeñas transferencias de Western Union, una por $ 48,75, de otros conspiradores conocidos entre ex soldados venezolanos que viven en Miami. El informe policial se hace referencia en la orden de aprehensión contra Álvarez, copia de la cual fue proporcionada por su abogado.

No está claro qué provocó la redada. Pero es posible que las autoridades ya sospecharan incluso si no quisieron, o no pudieron, neutralizar la trama y evitar el baño de sangre que pronto se produciría. Tres días antes, el 23 de marzo, la policía confiscó un escondite de 26 rifles de asalto y equipo táctico que luego se reveló que fueron enviados por Álvarez y destinados a los rebeldes en la península desértica de La Guajira que Colombia comparte con Venezuela.

A estas alturas, la misión había sido completamente infiltrada y el gobierno de Maduro no pudo evitar regodearse. El 28 de marzo, el jefe del partido socialista Diosdado Cabello, la eminencia gris de la vasta red de inteligencia de Venezuela entrenada en Cuba, nombró por primera vez a Álvarez, Alcalá y Goudreau y otros en la televisión estatal por presuntamente encabezar un complot "mercenario" para derrocar a Maduro.

“¿Qué ha hecho el gobierno colombiano? Nada, porque son cómplices ”, dijo Cabello.

Ramiro Bejarano, exjefe de inteligencia colombiano, dijo que las declaraciones de Álvarez son una vergüenza más para las autoridades colombianas que, en su entusiasmo por ver a Maduro destituido, pasaron por alto la facilidad con que el plan improvisado de Alcalá podría volverse contraproducente en lo que finalmente se convirtió: un lío político difícil de explicar para la oposición venezolana y sus patrocinadores extranjeros.

“Fueron cómplices o completamente negligentes al no cerrarlo”, dijo Bejarano, ahora columnista crítico del actual gobierno de Bogotá. "Pero es imposible que no supieran lo que estaba pasando delante de sus narices".

Alcalá, un ex acólito del fallecido Hugo Chávez que rompió con Maduro cuando asumió la presidencia en 2013, no participó en la incursión. El 26 de marzo, tres días después de que se interceptara el alijo de armas, los fiscales federales en Nueva York revelaron los cargos contra él, Maduro, Cabello y otros por presuntamente conspirar con los rebeldes colombianos para enviar grandes cantidades de cocaína a los EE. UU. Se anunció una recompensa de $ 10 millones. por información que condujo al arresto de Alcalá, un sorpresivo revés para un crítico abierto de Maduro que había estado en contacto con la inteligencia colombiana durante años.

Pero antes de entregarse, Alcalá asumió la responsabilidad de las armas que supuestamente Álvarez ayudó a transportar, diciendo que pertenecían al “pueblo venezolano”. También arremetió contra Guaidó, acusándolo de traicionar un contrato firmado con “asesores estadounidenses” para sacar a Maduro del poder.

Estados Unidos ha negado cualquier papel directo en el intento de redada venezolana. Elliott Abrams, quien fue el enviado de la administración Trump para Venezuela, dijo el año pasado, en una respuesta por escrito a las preguntas formuladas por el senador Chris Murphy, que el único conocimiento que él y otros en el Departamento de Estado tenían de las actividades de Silvercorp en Colombia provenía de las consultas de el AP.

Abrams dijo que no tenía conocimiento de los supuestos esfuerzos de Goudreau para obtener armas ni se le informó de ninguna reunión entre representantes de Guaidó y contratistas de seguridad en suelo estadounidense relacionada con tal empresa.

Mientras tanto, Guaidó ha disputado la autenticidad de su firma en un acuerdo presentado por Goudreau que detalla una operación de arrebatamiento y captura contra Maduro. Los dos ayudantes con sede en Miami que reconocieron haber firmado el documento dijeron que rompieron todo contacto con Goudreau casi seis meses antes de que se lanzara la misión suicida.

Goudreau ha reconocido seguir adelante solo, pero en octubre, sin embargo, demandó a uno de los ayudantes de Guaidó, el estratega político JJ Rendon, por $ 1,4 millones, alegando incumplimiento de contrato. Su queja de 133 páginas se lee como una serie Netfix llena de intrigas que involucra de todo, desde pistas de aterrizaje clandestinas hasta asistentes del vicepresidente Mike Pence. En él, Goudreau afirma, sin pruebas salvo algunas reuniones inconclusas que mantuvo con dos funcionarios de Trump, que el “plan Álcalá” había sido aprobado por el gobierno de Estados Unidos.

Sin embargo, el FBI ha estado investigando a Goudreau por tráfico de armas, dijo a la AP el año pasado una fuente policial estadounidense. En mayo, le confiscó 50.000 dólares cuando allanó un apartamento en el área de Miami donde residía, dijo su abogado a la AP. No se dio ninguna razón para la incautación, aunque desde entonces el FBI decidió devolver los fondos, dijo el abogado.

“Creemos que la redada se llevó a cabo para provocar una respuesta violenta”, dijo Gustavo García-Montes a AP, y agregó que su cliente ya se había puesto en contacto y estaba cooperando con los investigadores. Ni Goudreau ni nadie más ha sido acusado en el asunto.

De vuelta en Colombia, Álvarez y sus coacusados ​​han sido hasta ahora los únicos responsables de la Operación Gideon.

Si bien Álvarez ha prometido luchar contra los cargos, sus tres coacusados ​​están considerando un acuerdo de culpabilidad. El abogado de Álvarez dijo que los hombres están protegiendo a Guaidó, citando como evidencia el hecho de que anteriormente fue líder de un partido anti-Maduro y desde que migró a Colombia ha sido remitido casos por la embajada designada por Guaidó en Bogotá. El abogado, Eduardo Céspedes, dice que solo busca proteger a sus clientes de una larga sentencia de cárcel, pero confía en que podrá vencer los cargos si el caso llega a juicio.

Para algunos, Álvarez y sus coacusados ​​siguen siendo héroes.

"En Venezuela, todo el mundo lucha contra la dictadura en Twitter, pero estos hombres y mujeres valientes arriesgaron sus vidas", dijo el capitán venezolano retirado Javier Nieto, un conspirador de toda la vida que apareció en un video junto a Goudreau en Florida el día de la incursión fallida en la playa para urgir moderación. “Como no funcionó, Colombia para salvar la cara en la comunidad internacional tuvo que hacer arrestos. Así que agarraron a todos los que pudieron encontrar mientras los cobardes que traicionaron sus promesas permanecen intactos ".

La evidencia en contra de Álvarez incluye imágenes de cámaras de seguridad en un edificio de apartamentos que la muestran entregando bolsas pesadas a una persona que sería atrapada horas después transportando las armas.

Afirma que no sabía qué había dentro de las bolsas, que según dijo varios de los conspiradores habían dejado en su apartamento siguiendo instrucciones de Alcalá mientras ella estaba en España.

“Todo lo que traté de hacer fue ayudar a unos soldados venezolanos que confiaron y creyeron en la palabra de Juan Guaidó cuando les pidió que se unieran a él en el lado derecho de la historia”, dijo Álvarez al borde de las lágrimas mientras se apresura a terminar la llamada antes de ser regresó a su celda oscura. "Si tengo que pagar 15 años de cárcel por eso, que así sea".

Publicar un comentario

0 Comentarios