EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Condenan en Colombia a sobrino del narcotraficante “Marquitos” Figueroa por asesinato de exalcaldesa Yandra Brito


El Juzgado Quinto Especializado de Bogotá, Colombia, en audiencia de este 16 de marzo, condenó a Daimler Paul Corrales, jefe de sicarios de Marquitos Figueroa, a Diego Parody, yerno de Figueroa, y a Juan Carlos León, exalcalde de Barrancas (La Guajira), por el asesinato de Yandra Cecilia Brito, exmandataria del mismo municipio de la costa. Todos cayeron como hombres de confianza de Marquitos Figueroa, quien, por órdenes del exgobernador guajiro Francisco Kiko Gómez, planeó y ejecutó el crimen contra la política en 2012. El monto de la pena se conocerá el próximo 8 de junio.

Según un reporte de el medio colombiano El Espectador, por la muerte de Yandra Brito, perpetrada el 28 de agosto de 2012 en Valledupar, Kiko Gómez fue sentenciado, en 2016, a 55 años de prisión. Sin embargo, aún faltaba seguirles la pista a sus colaboradores y a los sicarios de la banda de Marquitos Figueroa. Juan Carlos León Solano, alcalde de Barracas en el periodo 2008-2011, fue vinculado hace años a la investigación tras una denuncia de Brito, luego de la muerte violenta de su esposo en 2008, en la cual lo acusó como emisario de amenazas tanto de Marquitos Figueroa como de Kiko Gómez.

“Juan Carlos León Solano, quien fue determinador directo, está libre desde hace un año por vencimiento de términos. Es decir: Kiko Gómez fue quien dio la orden de asesinar a mi hermana, pero Juan Carlos León fue quien pagó los sicarios”: así le respondió Diana Brito, familiar de Yandra Brito, a un periodista de El Espectador en una entrevista del 18 de noviembre de 2016. A esa misma conclusión llegó el Juzgado Quinto Especializado de Bogotá, el cual decidió que León Solano colaboró, de la mano con el exgobernador de La Guajira, en la muerte de la mujer.

De acuerdo con la Fiscalía, en el escrito de acusación contra Kiko Gómez, el exalcalde de Barracas Juan Carlos León (quien en 2008 se hizo cargo del despacho) amenazó en varias ocasiones a su predecesora Yandra Brito. “Le manifestó que el ciudadano (Kiko) Gómez Cerchar le mandaba a decir que tenía que buscar sicario en Medellín o Cali porque los de la costa Atlántica eran de él”, explicó la Fiscalía en los hechos jurídicamente relevantes, en relación con la fuerte relación entre la banda de Marquitos Figueroa y el exgobernador de La Guajira, hoy encarcelado en Colombia.

En 2008, Kiko Gómez y Marquitos Figueroa planearon la muerte de Henry Ustáriz, esposo de Yandra Brito y gerente del Banco BBVA del municipio de Barracas. El exgobernador de La Guajira dio la orden de matarlo porque su pareja, la alcaldesa, estaba incumpliendo un acuerdo “económico y burocrático” tras ser elegida, se dijo en la audiencia en que Gómez resultó condenado. Contando con el apoyo de la banda sicarial, que a su vez estaba asociada a las Autodefensas Unidas de Colombia, Gómez llevó a cabo el plan y el 2 de abril de ese año Ustáriz fue asesinado en la vía que de Barracas conduce a Fonseca. Su escolta, Wilfredo Fonseca, murió también.

Días después del asesinato, Yandra Brito interpuso denuncia contra Kiko Gómez, describiendo las constantes amenazas que había recibido por parte de sus emisarios. Tal fue el miedo que sintió la alcaldesa que tuvo que mudarse a Valledupar. Sin embargo, el 28 de agosto de 2012, su vehículo personal fue alcanzado por dos sicarios en motocicleta, quienes le dispararon seis veces a través del vidrio derecho de la camioneta. Luego de eso, el proceso penal estuvo trabado por presiones de la banda de Marquitos Figueroa e intentos de soborno como el que denunció el hermano del escolta Wilfredo Fonseca.

“El grupo de Kiko Gómez en La Guajira es muy grande, ha habido comentarios de que si lo condenaban iba a haber una masacre, tanto de la familia Brito Carrillo como de otras personas que nos han ayudado. Hemos sido víctimas de amenazas en múltiples ocasiones. En mi caso, por ejemplo, Kiko Gómez ha salido en medios a decir que mi esposo, Carlos Velásquez, era el reclutador de falsos testigos en contra de él. Gómez buscó testigos que dijeron que les pagaron por hablar contra él”, explicó Diana Brito, familiar de Yandra Brito.

Los otros dos condenados por el crimen contra la exalcaldesa de Barracas son Paul Corrales, sobrino de Marquitos Figueroa, y el abogado Diego Parody, yerno del jefe de sicarios y sentenciado por el delito de concierto para delinquir. En una interceptación a Parody conocida por El Espectador, registrada por la Dijín de la Policía a finales de 2020, se menciona a Paul Corrales como aquel hombre que asumió en 2013 la banda que operaba en la Costa, pues Marquitos Figueroa se escapó a Brasil, donde luego lo capturaron y lo enviaron en extradición a Colombia.

Paul Corrales fue condenado como coautor del homicidio. En las interceptaciones contra Parody, la Policía conoció que el sobrino de Marquitos Figueroa buscaba ayuda a través de la gestión del abogado con autoridades judiciales, pues en 2013 lo metieron a la cárcel y estaba desesperado por salir. Por otro lado, Paul Corrales es mencionado por el Ñeñe Hernández en las interceptaciones que la Fiscalía le hizo al supuesto narcotraficante, entre 2018 y 2019, y quien supuestamente habría entregado dineros a la campaña presidencial de Iván Duque en 2018.

Paul Corrales (de rojo y sobrino de Marcos Figueroa), jefe de sicarios de Kiko Gómez. A Corrales lo condenó hoy un juez de Bogotá por asesinar a YANDRA BRITTO y su esposo. Cuando publiqué esta foto de él con Ñeñe Hernández, una juez podrida me ordenó decir que no son criminales.

 

Gonzalo Guillén
@HELIODOPTERO

 


José Guillermo Hernández, quien murió en 2019 cuando asistía a una feria ganadera en Brasil, era investigado por la muerte de Óscar Rodríguez Pomar, hijo del prestamista Carlos Rodríguez, con quien el Ñeñe tenía una deuda de más de $1.000 millones. Las autoridades apuntaban a que Hernández estaría asociado con la banda sicarial de Marquitos Figueroa, a la cual supuestamente le pagaron $200 millones por asesinar a Carlos Rodríguez. En una conversación entre el Ñeñe y su primo, conocida por El Espectador, sobre la muerte de Óscar Rodríguez Pomar, quedó registrada la cercanía del Ñeñe con Paul Corrales.

Lea el trabajo completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios