EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Infodio: Smartmatic cedió el control del código fuente a la Junta Electoral de Venezuela en 2004


Alek Boyd
infodio.com | Traducción

Lo siguiente es parte de un libro que estoy escribiendo sobre la corrupción de Venezuela. Explica el "éxito" de Smartmatic en Venezuela. Dona £ 1 / $ 1 / € 1 aquí, si crees que debería continuar.


El Miami Herald informó lo siguiente, el viernes 28 de mayo de 2004:

"Un inversionista grande y poderoso en la compañía de software que diseñará boletas electrónicas y registrará votos para el nuevo y muy criticado sistema electoral de Venezuela es el propio gobierno venezolano ... La inversión de Venezuela en Bizta Corp., la firma de software de boletas electorales, le da al gobierno 28 porcentaje de propiedad de la empresa que utilizará para ayudar a entregar los resultados de las votaciones en futuras elecciones, incluido el posible referéndum revocatorio contra el presidente Hugo Chávez, según los registros obtenidos por The Herald ... Hasta hace un año, Bizta Corp. era una venezolana en apuros empresa de software con apenas un acuerdo de venta a su nombre, según muestran los registros. Luego, el gobierno venezolano, a través de un fondo de capital de riesgo, invirtió alrededor de $ 200,000 y compró el 28 por ciento "

Además, el Herald también arrojó luz sobre los accionistas y las direcciones registradas de Bizta y Smartmatic:

Tres empresas construirán y ejecutarán el nuevo sistema de votación con pantalla táctil de Venezuela. Dos están incorporadas en Florida, aunque tampoco la mayor parte de sus negocios aquí.

- Smartmatic Corp., que construirá las máquinas, se incorporó en Florida en 2000 y tiene su sede mundial en 6400 Congress Ave. en Boca Raton. Su presidente es Antonio Mugica Rivero, de 30 años, y su vicepresidente es Alfredo Anzola, de 30.

- Bizta Corp., que proporcionará software para las nuevas máquinas, incorporada en Florida en 2001, y enumera su dirección como 19591 Dinner Key Dr., Boca Raton, una propiedad residencial propiedad del padre de Mugica. Mugica figura como presidente y Anzola es vicepresidente, según los registros de Florida. Los registros venezolanos, sin embargo, indican que Anzola es presidente. En Caracas, Bizta comparte oficina con Smartmatic.

- CANTV, la compañía telefónica pública de Venezuela, proporcionará líneas telefónicas para conectar el sistema y soporte técnico el día de las elecciones. Habría sido parte de cualquier sistema de votación seleccionado para el contrato electoral.

Bizta R&D Software fue un caparazón padre-hijo incorporado por la familia Mugica (mamá, papá e hijo) con un nombre diferente (Software Softer) en Caracas en 1997. Quería estar en el negocio de desarrollar soluciones de contabilidad en línea, un modelo Quickbooks más tarde se lanzaría con gran éxito. Sin embargo, fue una pequeña preocupación sin apenas ventas, una startup fallida. Cambió su nombre a Bizta en junio de 2001, cuando admitió a Anzola como accionista a través de Bizta Corporation, un caparazón de Florida propiedad de Mugica Jr y Anzola. En junio de 2003, Anzola “encontró” un inversionista, 300 millones de bolívares (~ $ 187,500). Bizta obtuvo el efectivo de FONCREI, una institución de propiedad estatal, que extrajo una participación del 28% a cambio. El actor detrás de FONCREI era una empresa llamada Sociedad de Capital de Riesgo (SCR), cuya directora era Marieta Maarroui de Bolívar, al igual que en FONCREI. Maarroui de Bolívar era esposa de Didalco Bolívar, entonces gobernador (chavista) del estado Aragua. FONCREI tenía la mayoría de las acciones de SCR. Un aspecto fundamental de la puesta en marcha fue Omar Montilla.

Montilla fue un miembro activo de la Unidad de Estrategia y Padrón Electoral del Polo Patriótico (UNEPAD), encargada de la estrategia durante la campaña presidencial de Chávez en 1998. El director de la UNEPAD era Wilmer Castro Soteldo, ministro interino de Producción y Comercio en el momento en que FONCREI financiaba Bizta. El FONCREI, al ser una entidad estatal, estaba a cargo del ministro Castro Soteldo cuando Bizta tomó el efectivo. Bizta y Smartmatic tenían los mismos fundadores / propietarios: Antonio Mugica y Alfredo Anzola. El efectivo de FONCREI no solo significó que una participación del 28% estaba bajo el control de Chávez, a todos los efectos prácticos, sino que Montilla fue nombrada miembro del directorio de Bizta.


Smartmatic, por otro lado, fue registrado por primera vez en Florida por Mugica y Anzola. Tenía varios accionistas en Venezuela, básicamente familiares y amigos. Mugica Sr. fue parte de eso. Otro socio importante fue Jorge Massa. Massa se había casado con la hermana de Gustavo Cisneros (Anita). Esa conexión lanzó a Massa al mundo de las empresas del Grupo Cisneros, donde se le otorgaron roles gracias a razones matrimoniales. Massa siguió siendo un accionista de Smartmatic y, según las fuentes de AB, Mugica lo consideró una especie de mentor. Sin embargo, el salto de azotar las soluciones de contabilidad en línea (Bizta) al voto electrónico (Smartmatic) se produjo a través del suegro de Anzola. Este señor (Antonio José Herrera), era muy cercano a José Vicente Rangel, entonces Vicepresidente de Venezuela, y era primo de Bernardo Alvarez Herrera, En ese momento, el embajador de Venezuela en los Estados Unidos, Herrera, presentó Smartmatic a familiares / amigos, quienes trabajaron las líneas y se lo lanzaron a Rodríguez. La participación comprada por Montilla fue solo el primero de muchos acuerdos que Smartmatic terminaría haciendo con el chavismo.

Un consorcio formado por Smartmatic, Bizta y CANTV (SBC) iba a implementar el voto electrónico a través de máquinas de pantalla táctil en el próximo referéndum. Antes del Referéndum Revocatorio, ni Bizta ni Smartmatic habían participado como proveedores de hardware o software de votación electrónica en ningún proceso electoral, en ningún lugar del mundo. Sin embargo, esto no impidió que la Junta Electoral controlada por Rodríguez otorgara a Smartmatic más de $ 131 millones en contratos a partir de febrero de 2004. Bizta desarrollaría el software y Smartmatic proporcionaría el hardware. CANTV, donde Venezuela también era accionista, proporcionaría su red e infraestructura de telecomunicaciones.

De ahí, Montilla en el consejo de Bizta. El hardware, es decir, las máquinas de pantalla táctil, se compraron a la italiana Olivetti. Olivetti no vendía máquinas de votación electrónicas con pantalla táctil en ese momento. Ni Mugica ni Anzola negociaron la compra con Olivetti. Jorge Rodríguez, miembro de la junta directiva del Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), viajó a la 'fábrica' de Smartmatic en Italia, a principios de 2004, para verificar el progreso de la producción de las máquinas de votación electrónica. Estos se compraron a Tecnost Sistemi Olivetti por $ 57.968.040. Sin embargo, la agencia de noticias italiana ANSA publicó en la sección de economía el 15 de abril de 2004 que el monto total del contrato era un poco más de $ 24 millones:

"Olivetti Tecnost, la unidad de negocio" Office & System Solutions "del Gruppo Telecom Italia, si e aggiudicata una commessa del valore di oltre 24 milioni di dollari , per la fornitura complessiva di 20.000 terminali di voto elettronico in Venezuela, che saranno utilizzati per la prima volta nelle elezioni del prossimo agosto ". (negrita agregada)

Medios venezolanos informaron que 20.000 máquinas AES300 fueron compradas a Olivetti por Smartmatic, sin embargo la firma italiana no tenía ese modelo en su catálogo de productos, sino uno llamado MAEL 205, que fue diseñado para jugar a la lotería.

Por orden de Chávez, Rodríguez había estado buscando una solución de votación electrónica automatizada durante un tiempo. El factor decisivo en la contratación de un proveedor, Smartmatic o cualquier otro, dependía de un fundamental: Rodríguez quería un control absoluto, sin supervisión y sin restricciones del código fuente (sistema operativo) de la plataforma de votación. Ninguna empresa seria podría estar de acuerdo con tal demanda. INDRA, un proveedor español de voto electrónico bien establecido que había sido contratado por CNE en elecciones pasadas en Venezuela, no pudo acceder a las demandas de Rodríguez. En realidad, ninguna empresa seria podría hacerlo, ya que equivalía a ceder el control de los secretos comerciales y la propiedad intelectual a la CNE de Venezuela. Sin embargo, Smartmatic fue diferente. No tenía propiedad intelectual ni códigos fuente comercialmente exitosos ni sistemas operativos que proteger. Era una cáscara vacía. No tenía nada.

Actuando, efectivamente, como la última parte controladora de CNE, Rodríguez consiguió que Smartmatic entregara el control de cualquier código fuente a desarrollar, antes de otorgar el primer contrato ($ 112 millones el 16 de febrero de 2004). Así, Mugica y Anzola pasaron de una startup fallida a conseguir 112 millones de dólares, el primero de muchos contratos que consiguieron con la CNE. Mugica finalmente admitió que este era, de hecho, el caso. En una entrevista en octubre de 2004, Mugica dijo que se había llegado a un acuerdo con el CNE para ceder el control del código fuente, pero luego mintió sobre haberlo revocado. Nunca fue revocado. El diferencial (~ $ 33 millones) entre lo que la prensa local en Venezuela informó como costo de las máquinas de votación y lo que realmente se le pagó a Olivetti, fue el recargo de Smartmatic del cual se obtuvo un soborno de agradecimiento a Rodríguez.

En la tarde del 12 de agosto de 2004, apenas tres días antes del referéndum, Mugica envió un correo electrónico a sus colegas de Smartmatic. Agradeciendo el arduo trabajo de su equipo, pasó a afirmar que la oposición, el chavismo, el Centro Carter, la OEA y el CNE habían “expresado públicamente su confianza en Smartmatic, en su personal técnico y en la tecnología electoral que se utilizaría en el Referéndum ". Añadió que un logro tan trascendental fue posible solo gracias a la "innovación, ejecución, imparcialidad y responsabilidad" de Smartmatic. Mugica continuó su vuelta de la victoria reconociendo la “madurez de su equipo para seguir adelante con el proyecto en condiciones que, por momentos, fueron adversas, inusuales e inesperadas”, y agregó que estaba “orgulloso de todos ustedes por haber navegado en aguas turbias y por haber superar los obstáculos que le fueron impuestos por casualidad o por la fuerza. Para terminar, Mugica advirtió a su equipo “Los próximos días van a ser duros. Días de mucha tensión, de mucha responsabilidad y de múltiples situaciones con decisiones difíciles… Lo más difícil lo hemos manejado, ahora es solo el acto final lo que queda ”. Luego, terminó con "Hari Om Tat Sat".

El Referémdum Retirado del 15 de agosto de 2004 fue, en su forma más básica, una pregunta de sí o no sobre si Chávez debería permanecer como presidente de Venezuela. Más que formular la pregunta de manera sencilla, comprensible y directa, las Autoridades Electorales la enmarcaron en términos confusos: “¿Acepta dejar sin efecto el mandato popular otorgado a través de elecciones democráticas legítimas al ciudadano Hugo Rafael Chávez Frías, como presidente de la República de Venezuela para el actual período presidencial? "

Había un gran nivel de expectativa. La continuación significó que Chávez podría profundizar su "Revolución Bolivariana", una descripción bastante elegante de lo que ya era una cleptocracia de facto. También significó que continuaría el programa gratuito para todos. Un voto a favor, para recordar a Chávez, fue similar a un reinicio en el que nadie sabía realmente cómo terminaría. No se presentaron candidatos de la oposición, este fue un plebiscito sobre Chávez.

La OEA y el Centro Carter enviaron misiones de observación electoral para monitorear el proceso. En teoría, se trataba de “acceso a todas las áreas”, en la práctica, cuando llegó el momento crucial del conteo de resultados, Jorge Rodríguez impidió a los observadores presenciar el conteo en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE). Rodríguez se adelantó a otros posibles contratiempos. Temprano en la jornada de votaciones convocó una rueda de prensa para “denunciar” que circulaba una “grabación” de Francisco Carrasquero (titular del CNE) anunciando una victoria por el sí. Carrasquero flanqueó a Rodríguez, mientras que este último criticó a los actores sin escrúpulos que buscaban “manipular” los resultados. Ambos pidieron una "investigación exhaustiva" que elimine a los perpetradores, que, por supuesto, nunca fueron identificados.

La presciencia de Mugica se manifestó en la madrugada del 16 de agosto, cuando en discurso televisado a la nación, Carrasquero anunció que el voto del No, es decir, Chávez para mantenerse en el poder, había obtenido el 59,25%. El sí obtuvo el 40,74%. Los jefes de las misiones internacionales de observación electoral, el expresidente estadounidense Jimmy Carter y el secretario general de la OEA, César Gaviria, corroboraron los resultados anunciados por Carrasquero, no sin antes disentir durante una rueda de prensa el 16 de agosto, en algo tan crítico como la presencia de observadores electorales en Sede del CNE durante el recuento final. Carter afirmó que los observadores habían presenciado el recuento. Gaviria dijo que no, y enfatizó que era necesaria una auditoría detallada del recuento final. Chávez y sus secuaces electorales ni siquiera intentaron disipar las sospechas. A pesar de ganar casi un 20%, La burocracia utilizó todos los obstáculos y trucos para impedir una auditoría adecuada de los resultados finales. Chávez no fue el vencedor con un cómodo margen del 20%, sino alguien que hizo todo lo posible dentro de su nada despreciable poder ejecutivo para evitar el escrutinio de los resultados.

El Centro Carter falló en muchas de las tareas que se esperaba que realizara. Las auditorías, cruciales en cualquier proceso electoral, nunca se realizaron según lo acordado por las partes. Los boletos de papel, que las máquinas Smartmatic imprimían al momento de la votación, solo se contaban en lugares limitados, y en cada uno de esos lugares los resultados fueron casi exactamente opuestos a lo que había anunciado Carrasquero. El 15 de agosto de 2004, AB se encargó de coordinar, en el Consulado de Venezuela en Londres, los observadores electorales, los testigos y el personal electoral. Cada mesa de votación, ya sea en Venezuela o en el extranjero, tenía representantes de ambos campos. El proceso de votación estaba regulado, en todas partes, por la misma legislación, que establecía parámetros para la votación, el escrutinio y la auditoría. Se esperaba que los venezolanos que viven en el extranjero, en su mayor parte, votaran para destituir a Chávez. Londres no fue la excepción:

El 16 de agosto de 2004, el Servicio Mundial de la BBC pidió a AB sus comentarios sobre el referéndum revocatorio en Venezuela. Podía recordar vívidamente haber sido recibido por periodistas de la BBC en Bush House con la noticia de que Jimmy Carter daría el visto bueno a los resultados del referéndum. Esto era Londres, hora de la mañana (GMT), es decir, muchas horas antes del anuncio de Carter en la conferencia de prensa en Caracas de que todo había sido un ejercicio de transparencia y equidad. La BBC sabía, con horas de antelación, exactamente lo que diría Carter. Cindy Polemis de la BBC quería escuchar las impresiones de AB sobre el proceso, pero lo que es más importante, quería saber si la oposición recurriría a medios violentos para rechazar los resultados. Curiosamente, en la semana anterior al retiro, el ministro de Energía de Venezuela, Rafael Ramírez, el jefe sindical Ramón Machuca, y otros líderes revolucionarios habían dicho que destituir a Chávez significaría una interrupción inmediata del suministro de petróleo, inestabilidad y caos en los mercados energéticos. Polemis, como es habitual en los periodistas de la BBC, se había tragado por completo la propaganda chavista. Presagió que la oposición se volvería violenta y vio al imperio estadounidense y su agenda oculta de tomar el control de los recursos petroleros de Venezuela como la columna vertebral de la negativa de la oposición a aceptar los resultados anunciados.

AB había traído su copia de los resultados producidos en la votación de Londres. Se hicieron tres copias idénticas: una para enviar a la sede del CNE y otra para cada representante de los campamentos sí / no (copias carbón). Explicó cómo se producían esas copias, una vez finalizada la votación y el escrutinio había tenido lugar ante los testigos. Sin embargo, tal cosa no había sucedido en Caracas. El conteo final tuvo que ser observado por representantes de ambos campos, autoridades electorales, personal de Smartmatic y misiones internacionales de observación electoral. Una vez concluido el recuento, todas las partes debían firmar de acuerdo con los resultados. Carrasquero's había anunciado resultados que eran producto de un recuento que nadie, excepto Rodríguez y su equipo, había supervisado. ¿Cómo podía alguien tener la expectativa de que tales resultados fueran aceptables?

Jennifer McCoy era la jefa de misión del Centro Carter en Venezuela. Finalmente, el Centro Carter elaboró ​​un informe preliminar que reconoció algunas de las deficiencias de la misión, admitió que el régimen de Chávez había abusado de sus poderes en el período previo al referéndum y formuló algunas recomendaciones a las autoridades electorales del CNE. AB decidió enviar preguntas por correo electrónico a McCoy. Había demasiados problemas inaceptables en torno a las auditorías, a saber: a) no se utilizó el programa informático propuesto por el Centro Carter y la OEA para producir la generación aleatoria de una muestra de auditoría, a pesar de las garantías dadas por ambos equipos de observación internacional a los representantes de la oposición; b) Rodríguez decidió unilateralmente de qué colegios electorales / distritos electorales se tomaría la muestra; c) en el reducido número de colegios electorales donde se realizaron auditorías bajo observación de la oposición, la opción del sí salió victoriosa por un margen casi idéntico al anunciado por Carrasquero para la opción del no; d) el Centro Carter no concluyó la auditoría en caliente como debería haberlo hecho el 15 de agosto; e) Los representantes del Centro Carter y de la OEA no salvaguardaron la integridad de las urnas durante 60 horas, antes de la segunda auditoría realizada tres días después de la votación.

Se realizaron dos auditorías, una el 15 de agosto (auditoría en caliente) y otra el 18 de agosto. McCoy admitió que los sitios fueron restringidos por el CNE por razones logísticas, lea que los observadores del Centro Carter no tenían acceso a todas las áreas. McCoy aclara aún más algunas de las preguntas de AB:

En Venezuela, a pesar de un patrón de 3: 2 votos en el CNE, se validaron firmas suficientes para realizar un referéndum revocatorio. El diferencial fue del 19%, o 1,8 millones de votos. Hubo muchos problemas que necesitaban mejoras significativas antes de las próximas elecciones, incluida una mayor apertura y auditorías más extensas para tranquilizar a los votantes sobre el rendimiento de la nueva tecnología que no habría sido necesaria si se hubieran hecho la primera vez que se usaron las máquinas. El Centro Carter y la OEA hicieron recomendaciones para mejorar el proceso la próxima vez. Ninguna organización encontró ninguna evidencia que hubiera anulado los resultados.

Con respecto a la auditoría: como hemos informado, los estadísticos e ingenieros informáticos de la OEA y del Centro Carter de Brasil, Uruguay, Bolivia y Alemania probaron el programa de muestra antes y después de los dibujos de muestra tanto el 15 de agosto como el 18 de agosto. Pruebas exhaustivas lo demuestran fue de hecho al azar. Tiene razón, ambas auditorías estaban bajo el control de la CNE. De hecho, los observadores internacionales no planearon observar esa auditoría en un grado significativo porque, como hemos explicado, enfocamos nuestros esfuerzos en una muestra diferente, para recopilar los resultados de nuestro conteo rápido. Consideramos suficiente la presencia de las partes para el "auditoria en caliente".

Es precisamente porque no se completó esa primera auditoría de la noche del 15 de agosto que comenzamos a proponer la segunda auditoría a última hora del lunes en cuanto tuvimos información de que la primera auditoría no se completó y el inicio de inquietudes de la Coordinadora sobre el máquinas. Antes del retiro del mercado, casi todas las preocupaciones se centraban en la transmisión y la tabulación, no en el rendimiento de las máquinas, y el primero es en lo que se centraron nuestro conteo rápido y otras pruebas que realizamos.

La segunda auditoría fue también un ejercicio de la CNE, pero esta vez observada con mucha atención por los observadores internacionales. Originalmente propusimos usar un programa de Excel y lo discutimos con la Coordinadora y Sumate. Sin embargo, cuando llegamos a la discusión detallada final con el CNE sobre los procedimientos, la Coordinadora ya había rechazado la auditoría y se negó a participar. En ese momento, los técnicos del CNE discutieron con los técnicos del Centro Carter / OEA qué programa usar, los técnicos del Centro Carter / OEA me aseguraron que no hacía ninguna diferencia, los programas eran de igual mérito y aceptamos la decisión del CNE de utilizar el programa Pascal, del cual previamente teníamos una copia y ya habíamos probado (también realizamos pruebas adicionales inmediatamente antes de la extracción de la muestra en las computadoras del CNE).

En retrospectiva, desearía haber insistido en el programa Excel, no porque dudo de la aleatoriedad del programa Pascal, sino por el problema de percepción y la mayor confianza que habría dado. También me hubiera gustado que hubiéramos insistido en negociaciones más directas entre el CNE y la Coordinadora sobre las condiciones de la segunda auditoría. En ese momento, creímos que era importante realizar la segunda auditoría lo antes posible para abordar las preocupaciones expresadas por la Coordinadora de que las casillas no fueran manipuladas en el ínterin y para brindar una respuesta más completa al país.

Respecto a por qué el CNE no abre ahora las máquinas a un recuento completo: si lo hicieran, ¿alguien aceptaría los resultados después de haber estado bajo la custodia del Plan República durante semanas, en lugar de 3 días, cuando se realizó la segunda auditoría? y algunos todavía temían que los militares pudieran haber cambiado las papeletas de votación?

La conmoción, el asombro, no comenzaría a describir la reacción a los argumentos de McCoy. Básicamente admitió que el trabajo para el que se había contratado el Centro Carter se hizo de manera deficiente. Ella admitió que cuando se hicieron las auditorías (auditoría en caliente) no se hicieron correctamente, para luego agregar un insulto al decir que no tenían planes de observar las auditorías. Admitió que las cajas que contenían impresiones en papel emitidas por máquinas de votación que iban a ser auditadas habían estado fuera de la vista de la misión de Canter Center durante aproximadamente 60 horas. Pero el problema más grave había sido su pregunta final: la admisión de que las papeletas bajo la custodia de los militares venezolanos podrían haber sido manipuladas. Las cándidas admisiones de McCoy a AB eran contrarias a su defensa del trabajo del Centro Carter en otros lugares. Básicamente, estaba atrapada en una red de mentiras.

Para Chávez, todo salió según lo planeado. Había accedido a una reunión con Jimmy Carter en junio de 2004, mediada por el magnate Gustavo Cisneros, donde se discutió la reconciliación con los planes de la oposición. Hasta la fecha, muchos creen que la mansa reacción de la oposición tras el anuncio absurdo y no verificado de los resultados del referéndum revocatorio de Carrasquero se había acordado de antemano. Cisneros tenía un predominio considerable sobre muchos líderes de la oposición. Era dueño de una de las dos principales cadenas de televisión de Venezuela, lo que le dio suficiente influencia con todo tipo de políticos. Los empleados y asociados de Cisneros tenían un gran alcance dentro del campo del no. El cuñado de Cisneros era uno de los accionistas más poderosos de Smartmatic.

El proceso no solo le había otorgado a Chávez un nuevo mandato, sino que desde ese día los venezolanos sabían que no se podía confiar en las autoridades electorales, ni podían confiar en sus contratistas (Smartmatic), ni esperar que las misiones de observación internacional forzaran el escrutinio del CNE. El tema de la transparencia y equidad de las elecciones en Venezuela llegó a tal punto en las elecciones posteriores, que un informe de la misión de observadores electorales de la Unión Europea confirmó, en términos inequívocos, lo que había admitido Mugica:

“El sistema de votación electrónica venezolana fue desarrollado por Smartmatic quien estuvo a cargo de toda la programación de las VM y el desarrollo del software del Centro de Agregación de Resultados. Sin embargo, el CNE posee el código fuente de todo el software Smartmatic que utiliza . Un equipo de TI de la CNE auditó completamente el código fuente, tanto para verificar la funcionalidad como para identificar áreas que necesitan mejoras o rediseños. Las solicitudes de rediseño por parte del CNE incluyeron métodos mejorados de aleatorización para ocultar la secuencia de los votos almacenados y la necesidad de confirmación al emitir boletas en blanco. En el futuro, la CNE planea hacerse cargo de todo el trabajo de desarrollo de software de Smartmatic . Después de eso, Smartmatic solo se encargará de la logística y el servicio y el montaje del hardware.Si bien los códigos fuente son propiedad de la CNE, por razones comerciales no están disponibles para el escrutinio público y no se han realizado auditorías independientes de terceros en ninguna parte del sistema de votación electrónica ”. [negrita agregada]

La duda sobre el control / propiedad de la CNE del código fuente de Smartmatic quedó atrás. A pesar de la absoluta ausencia de transparencia, Smartmatic se convirtió en el socio preferido de Chávez en todas las elecciones futuras. Según Rodríguez, su papel en el referéndum revocatorio y, más importante aún, en el establecimiento de un sistema electoral no auditable, lo catapultó dentro de las filas chavistas.

Lea aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios