EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Con bandera de Panamá y otros países, flota de barcos surca aguas internacionales al servicio de Cuba


Una flota de barcos al servicio del régimen cubano navegan por los mares del mundo. Su labor garantiza el sostenimiento de la dictadura de la isla. Ese entramado se sostiene con un complejo laberinto de empresas registradas en Europa.

Y detrás de ellas, el hombre que coordina todo: Guillermo Fasutino López Calleja.  Se trata del hermano del poderoso general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, la cabeza del conglomerado militar que controla la economía de Cuba: GAESA.

Según un reporte de la web Primer Informe, los barcos muchos de los cuales navegan bajo bandera de Panamá, consiguen burlar las estrictas sanciones de EEUU. Algunas de las naves son barcos de carga mercante y otros son tanqueros petroleros.

Una investigación del portal ADN Cuba siguió el itinerario de este complejo laberinto de embarcaciones que toca puerto cubano constantemente con buques de carga. Desde ahí  se conectan con México, Argentina, Panamá, Vietnam y China.

La mayoría de las embarcaciones, pertenece a la compañía Nordstrand Maritime & Trading. Una de las empresas propiedad de Guillermo Faustino López-Calleja. La empresa, registrada en Grecia está sancionada. Se renombró como Northsouth.

Esa entidad tiene vínculo con la empresa Acemex que desde Liechtenstein arrienda los buques de Nordstrand/Northsouth. Acemex, también es “propiedad” de Guillermo Faustino López-Calleja, y matricula sus barcos en Panamá. Allí está bajo la cobertura de la empresa Namari Matime S.A.

Namari Matime S.A. fue creada en 2013 por la firma de abogados Patton Moreno & Asvat. La suscriptora de esta compañía es Berta Acoca de Patton. Esa testaferro  saltó a la fama con los Papeles de Panamá como dueña de más de 6000 empresas del mundo entero.

López-Calleja aparece como representante de siete empresas extranjeras registradas en Cuba: Acemex Management Company Limited; Caroil Transport Marine Limited; Nautilus Shipping Overseas Corp.; Northsouth Maritime Company Limited; Gulf Lake Enterprises Ltd.; Acando Shipping Co. Ltd.; y Establecimiento de Financiamiento de Proyectos de Gilmar.

Según el Nuevo Herald, cuando ACEMEX se creó en 1984, originalmente en el principado de Liechtenstein, «se creó como un medio de supervivencia». Al mismo tiempo, se convirtió en un modelo de negocio que se replicaría varias veces. 

Los barcos que maneja ACEMEX son Clodomira, Leonor, Manuela, Haydee, Abdala, Mariana, Lidia, Gertrudis, Josefa, Celia.

Las empresas de la cúpula castrista en Europa utilizan habitualmente como intermediaria para abanderar los buques en Panamá, a la compañía Amicorp S. A., una firma envuelta en varios escándalos por los Papeles de Panamá y los Papeles Paradise.

Entonces, se necesitan al menos cuatro empresas, en diferentes países, para disfrazar el vínculo de un barco con el régimen cubano.

Por ejemplo, el buque Clodomira: su dueña es Nordstrand Maritime & Trading con sede en Grecia; su gerente, ACEMEX son sede en Liechtenstein; la empresa que la registró en Panamá, Sarina Capital S.A., mientras que  Amicorp hizo de intermediaria en la “legalización” del buque en ese país.

En los registros de los barcos consultados aparece Amicorp S.A como director de la empresa y la firma de abogados panameña PATTON, MORENO & ASVAT como el agente residente.

Mecanismos similares ocurren con todas las otras empresas que manejan buques de forma escondida a nombre de la dictadura cubana.

Nadie lo ha podido probar con certeza, pero los tejemanejes de la familia López-Calleja —siempre al servicio del castrismo— la asocian con el narcotráfico con origen en Venezuela.

Citando a un oficial militar venezolano en activo, el entonces embajador estadounidense en Caracas, Roger Noriega, aseguró en 2018 que quien está coordinando el tráfico internacional de cocaína a través del puerto de La Guaira era el menor de los Guillermo Faustino López-Calleja.

Los buques de estas empresas y otras también sancionadas, como Cubametales, tocaban puertos de Venezuela constantemente.

La denuncia más contundente hasta ese momento sobre la conexión cubana en el tráfico de drogas desde Venezuela habría sido la de Leamsy Salazar.

Salazar fue por diez años jefe de seguridad y asistente personal de Hugo Chávez y tras la muerte de este, de Diosdado Cabello. Señalado de ser el jefe del llamado Cartel de los Soles que involucra a altos oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Publicar un comentario

0 Comentarios