EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Infodio: ¿Dónde están China, Rusia, Irán cuando el chavismo los necesita?


Por Alek Boyd
infodio.com | Traducción

Los seguidores del desastre chavista recordarán cuando nos dijeron que Irán estaba allí, "para arreglar refinerías", que Rusia estaba allí, "para aumentar la producción", que China estaba allí, en una asociación igualitaria de dos naciones que habían decidido que el La mejor manera de avanzar era "abrirse caminos independientes lejos del imperialismo estadounidense". Después de cada anuncio vacío, la producción de PDVSA iba a ser impulsada a 5 millones, a 6 millones, a X millones, que coinciden bastante con las cifras que PDVSA estaría produciendo hoy con sus antiguos socios si no hubiera ocurrido el chavismo.

Reuters informa que PDVSA necesita unos $ 58 mil millones para volver a donde estaba en términos de producción antes de Hugo Chávez. PDVSA, queridos lectores, obtuvo más de $ 1.3 TRILLONES entre 1999 y 2016 . Vale la pena repetirlo: ¡ un billón, trescientos noventa y un billones, novecientos veinte millones de putos dólares estadounidenses! Y, sin embargo, el chavismo ahora necesita $ 58 mil millones -por supuesto que los necesita- para salvar a PDVSA de la ruina absoluta para siempre. ¿China, rica en efectivo, está repartiendo el dinero? ¿Qué hay de Vlad el vampiro? Pase lo que pase con los "expertos" de Irán, ¿han restablecido la capacidad de refinería de PDVSA a más de 1,3 millones de barriles por día?

No hace mucho, durante los años de aniquilación del chavismo, la producción de petróleo de Estados Unidos pasó de 5,9 millones / día en febrero de 99 a más de 13 millones / día en febrero de 2020. ¿Se sumaron China, Irán y Rusia a ese aumento fenomenal? No, no lo hicieron. Era el buen viejo capitalismo, desatado, por lo que todos los jugadores, grandes o pequeños, con experiencia o no, que quisieran una parte de la acción pudieron intentarlo. El chavismo podría haber hecho exactamente eso, pero se apegó a las expropiaciones, a la trituración de contratos, a su incoherente "agenda antiimperialista" cuyo único resultado es la destrucción total y absoluta de la única fuente de ingresos legítimos a la que alguna vez tuvieron acceso.

Los socios del chavismo nunca estuvieron en el juego de apuntalar a PDVSA. Nunca lo vieron a través del prisma chavista infantil, sino como una fuente barata, o como un competidor que podía robar cuota de mercado, o como un socio menor que podía servir para mostrarle el dedo al Tío Sam. El parroquialismo venezolano, que para conversos rojos o azules establece que Venezuela tiene, de hecho, una gravedad geopolítica similar a la de sus "socios", no es una religión con muchos seguidores fuera de Caracas. Ni siquiera Washington ha considerado al país lo suficientemente relevante como para ser colocado entre las diez principales prioridades. Es una molestia, un perro que ladra, un lugar de conflicto de bajo nivel. También es un socio comercial totalmente poco confiable. Eso es. Eso es todo.

Puede seguir siendo así durante muchos años más, décadas. Seguirá siendo solo eso, a menos que Nicolás Maduro tome un curso rápido de gestión del Estado con Xi Jinping. Las elecciones no van a cambiar el status quo. La oposición es simplemente chavismo con otro nombre. La Ley de Hidrocarburos -que el Congreso que nadie reconoce es probable que apruebe las órdenes de Maduro- no hará que Venezuela bajo el chavismo sea menos caótica, corrupta, anárquica, respetuosa de los derechos de propiedad y el derecho contractual, ya no hará su poder judicial. independiente. Es decir, hasta el último centavo de esos $ 58 mil millones necesarios estará en riesgo. Cada nuevo socio seguirá estando sujeto al mismo conjunto de problemas que afligen a los socios actuales.

Maduro tiene una tarea difícil, si quiere extender la permanencia del chavismo en el poder: tendrá que crearse una especie de protectorado interno. Deberán otorgarse garantías (fáciles de cobrar). Las fuerzas pretorianas (incluidos jueces, funcionarios de impuestos / aduanas) deberán ser asignadas para garantizar que las nuevas empresas no tengan que lidiar con matones locales, siempre que se presenten. Quizás El Coqui pueda ayudar. El sistema financiero / bancario tendrá que restablecer la buena fe con sus contrapartes en todo el mundo, para que la repatriación de las ganancias pueda realizarse sin problemas. Es una tarea monumental, recuperar la reputación perdida, y aquí es donde Guaidó (el presidente de Venezuela según el Departamento de Estado) y su jefe Leopoldo López tendrán un papel que desempeñar.

Tienen y seguirán bateando por Maduro, seguro. Ese es el único boleto para seguir siendo relevante. En lugar de diplomáticos cubanos, las mejores relaciones públicas de Maduro vendrán de la oposición. Carlos Vecchio y Julio Borges no hablan por los venezolanos habituales en sus reuniones en Estados Unidos, pero seguramente lo hacen por maestros como Raúl Gorrín o Alejandro Betancourt. El tipo de corrupción que se promovió y permitió que se pudriera nunca será castigado en Venezuela. Siempre. Independientemente de quién se siente en Miraflores. La propia postura de Maduro sobre la corrupción es tan estricta como las restricciones impuestas a criminales buscados como Francisco Convit, o incluso Gorrin.

La Administración de Biden, según las fuentes de este sitio, ha dado prisa al Departamento de Justicia y otras agencias federales para concluir todas las investigaciones penales pendientes. Parece que algunos fueron puestos en un segundo plano por Trump & compañía por razones políticas. De cualquier manera, el tiempo del matón ágil continuará. Serán los Derwicks, los Obertos, los Diazgranados y Capriles, los Saabs y Gorrins, son los que están mejor equipados para navegar / operar en Venezuela. La "reconstrucción de PDVSA" no solo traerá nuevas oportunidades financieras, sino que puede renovar algunos "emprendedores" que llevan un hedor inamovible. Es probable que los "socios estratégicos" tradicionales de Maduro sigan siendo indiferentes a las ofertas de inversión.


Lea aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios