EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Jefe mafioso implicó a altos cargos turcos en el tráfico de drogas desde Sudamérica


El infame líder de la mafia turca Sedat Peker, en un video publicado el domingo por la mañana, hora local, acusó al hijo de un ex primer ministro de sentarse en la cima de una red de tráfico de cocaína desde Venezuela a Turquía.

Según un reporte de la web Ahval, el peso pesado del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), hijo del ex primer ministro Binali Yıldırım, Erkan Yıldırım, visitó Venezuela para establecer la nueva ruta en enero y febrero de este año, alegó Peker.

Según el mafioso, los barcos que despegan del puerto de Caracas hacen escala en República Dominicana, donde son cargados con las drogas ilegales. Peker advirtió que pronto comenzarían las redadas de drogas en la nación caribeña, haciendo referencia a redadas anteriores en Colombia por envíos de cocaína con destino a puertos turcos.

Las operaciones de tráfico también se extienden a la provincia portuaria occidental de Latakia, en Siria, dijo Peker.

Erkan Yıldırım trabaja con Halil Falyalı, un hombre que se ha establecido en la separatista República Turca del Norte de Chipre, a la que solo Turquía otorga reconocimiento diplomático. Desde allí, dirige redes de lavado de dinero y tráfico de drogas, dijo Peker.

“Cuando Erkan Yıldırım visitó Chipre, se quedó con Falyalı”, dijo Peker. “No creo que el señor Binali estuviera involucrado en una organización así. Las cintas de juego de Erkan Yıldırım, los sobornos, creo que fue guiado en este negocio después del hecho. Se convirtió en parte de este negocio ".

El ex jefe de policía y ministro del interior Mehmet Ağar "se encuentra en el epicentro de esto", dijo Peker. "Mire la amistad entre Erkan Yıldırım y (actual ministro del Interior) Süleyman Soylu".

El ex primer ministro negó el domingo las acusaciones contra su hijo. Yıldırım dijo que su hijo de hecho había visitado Venezuela, pero en diciembre para entregar mascarillas faciales y kits de prueba de COVID-19.

"Es el mayor insulto para nosotros vincularnos a los narcóticos", dijo Yıldırım, y agregó que las acusaciones eran un intento de campaña de difamación.

Peker también acusó a Ağar de estar involucrado en la muerte de Uğur Mumcu, un periodista de investigación de centro izquierda muy querido que fue asesinado por una bomba colocada debajo de su automóvil en 1993. Ağar se desempeñaba como ministro del Interior durante el asesinato de Mumcu.

“Uğur Mumcu solía escribir sobre terrorismo. Una vez que escribió sobre aquellos que se beneficiaron del terrorismo, fue martirizado en un instante ”, dijo Peker. “¿Quién fue el que corrió hacia él cuando fue martirizado por primera vez? Mehmet Ağar. El asesino siempre llega primero ".

El mafioso dijo que Ağar había contratado a su hermano Atilla Peker para asesinar a otro periodista, Kutlu Adalı, que era amigo del legendario líder turcochipriota Rauf Denktaş y había escrito sobre las irregularidades de las autoridades turcas antes y después de la invasión de la isla mediterránea en 1974. Adalı fue baleado frente a su casa en 1996, un acto, dijo Peker, de otro grupo, antes de que su equipo pudiera llegar a él.

Peker implicó a Ağar en varios otros asesinatos de alto perfil, incluidos los de empresarios kurdos que supuestamente estuvieron involucrados en el tráfico de drogas en la década de 1990. Uno de los nombres que citó Peker fue Savaş Buldan, un político kurdo que fue asesinado en 1993, después de que el primer ministro en ese momento, Tansu Çiller, señalara a los “empresarios kurdos que ayudan al PKK”.

El estado "luchará por todos los medios posibles contra quienes brinden apoyo material" al ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), había dicho Çiller en el punto álgido del conflicto entre el estado y el grupo armado que desde entonces ha sido designado como organización terrorista. por Turquía, la Unión Europea y los Estados Unidos.

Buldan enfrentó cargos de tráfico y entrega de ganancias al PKK, pero nunca fue condenado. Su asesinato llevó a la politización de su esposa, Pervin Buldan, quien ingresó a la escena política de Turquía como parte de las Madres del Sábado, buscando justicia para su esposo, y actualmente se desempeña como copresidente del segundo grupo de oposición más grande de Turquía, el pro- Partido Democrático de los Pueblos Kurdos (HDP).

Tras el lanzamiento del video, Pervin Buldan dijo en un tweet :

“Hemos dicho esto durante años, ahora lo volvemos a decir. Savaş Buldan y sus amigos fueron asesinados por quienes dirigen el Estado. Los sicarios fueron sometidos a un juicio ficticio y fueron absueltos. Ahora volvemos al punto de partida y apelaremos nuevamente para que se enfrenten a un juicio ".

Más tarde el domingo, la policía detuvo al hermano de Peker, Atilla Peker, en la provincia de Muğla, suroeste de Turquía, informó el sitio de noticias T24.

La detención siguió a la incautación de un arma sin licencia y dos cartuchos de munición en el vehículo de Atilla Peker, dijo el sitio, después de que el Departamento de Lucha contra el Contrabando y el Crimen Organizado de la policía de Muğla solicitara un permiso de búsqueda judicial de la Fiscalía General de Fethiye.

El jefe de la mafia reaccionó a la detención de su hermano y preguntó por qué los ex funcionarios del gobierno a los que acusó de tener vínculos con el crimen no estaban detenidos en lugar de su Atilla Peker.

"Es muy doloroso para mí como alguien que cree en la santidad del estado", dijo Peker en Twitter. "(¿Por qué) solo tomas a mi hermano bajo custodia y no a Korkut Eken y Mehmet Ağar?" 

Peker cambió de ubicación para su séptimo video, que dijo que había sido requerido por "un gran grupo de visitantes de Turquía", lo que llevó a especular que se había enviado un equipo de operaciones para capturarlo.

El mafioso elogió el turanismo, una ideología para unir a todas las naciones turcas bajo una bandera, y dijo que estudió derecho internacional para evitar implicar al estado turco con sus acusaciones.

"Espero que el hermano Tayyip haga lo que sea necesario, de lo contrario, la gente lo sabe todo ahora", dijo Peker, y pidió al presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, que castigara al ministro del Interior, Süleyman Soylu, de quien dijo que "pondría una correa y lo tomaría por un caminar". Peker también amenazó a Soylu, diciendo que lo "enfrentaría" "después de que deje el asiento de honor en el estado".

Peker también acusó al ministro de Medio Ambiente Murat Kurum y a otros funcionarios de alto rango en el ministerio de ser miembros de FETÖ, el nombre que Turquía usa para los seguidores del predicador islámico exiliado Fethullah Gülen. Una vez aliados cercanos, Ankara acusa a Gülen de haber orquestado varios intentos de derrocar al gobierno, en particular en una investigación por corrupción en diciembre de 2013 y un intento de golpe militar en julio de 2016.

El abogado kurdo Eren Keskin, copresidente de la prominente Asociación de Derechos Humanos de los Derechos Humanos (İHD), dijo que Sedat Peker “ha comenzado a revelar verdades de las que hemos hablado durante años, pero que no ha logrado que ningún fiscal actúe”.

“Hoy existe un orden autoritario de corrupción. Un estado de cartel. Un narcoestado, una autocracia ”, dijo al diario Cumhuriyet en una entrevista el sábado Ahmet Davutoğlu, ex primer ministro que dejó el AKP para establecer su separatista Partido Futuro (GP) .

Para volver a un estado de derecho democrático, “la política, la economía y los medios de comunicación deben redistribuirse”, dijo Davutoğlu.

Publicar un comentario

0 Comentarios