EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Las controversias alrededor de Lester Toledo, el asesor venezolano del presidente salvadoreño Nayib Bukele


Cerca de $4 millones se habría apropiado el activista opositor venezolano Lester Toledo, monto que sería empleado para financiar la Operación Gedeón, fallido operativo armado que buscó incursionar en costas de Venezuela con el fin de derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro.

La periodista venezolana Patricia Poleo, opositora exiliada en los Estados Unidos, acusó de “bandido” al diputado del partido Voluntad Popular, tras haberse quedado supuestamente con $4 millones. En 2020 dijo que el ataque, planificado en Colombia, costaba unos 2 millones de dólares y Toledo pidió 6 millones, quedando la diferencia quedó en sus manos.


“Lo que salió en las redes sociales con pruebas, sobre que Toledo se cogió una plata, es verdad. Se la cogió de un ciudadano de aquí, de Estados Unidos que dio un aporte humanitario y Lester se lo cogió”, dijo la periodista Poleo.

Mientras, el internacionalista opositor Daniel Lara señaló que el dirigente zuliano por Voluntad Popular “tumbó” la operación Gedeón que se daría en Venezuela el 1° de mayo de 2019, porque se quedó supuestamente con parte del dinero.

Según un reporte de Cocky de la Torre para Expresa, la Operación Gedeón fue contemplada en un contrato suscrito entre la empresa estadounidense Silvercorp y Juan Guaidó, entre otros.

También en 2020 la agencia AP destacó, en un trabajo periodístico, la participación del activista político Lester Toledo en los planes conspirativos.

En el texto, la agencia estadounidense señaló que Toledo, quien era entonces coordinador de Guaidó para la entrega de ayuda humanitaria, fue el encargado de establecer contacto entre el general en condición de retiro Cliver Alcalá y el exmilitar estadounidense Jordan Goudreau, dueño de Silvercop, para llevar a cabo la Operación Gedeón.

¿Quién es Lester Toledo?
Lester Javier Toledo Soto nació en la ciudad venezolana de Maracaibo en 1983. Es abogado, consultor y activista político. Ha encabezado proyectos en temas de organización territorial y control electoral en América Latina, España y los Estados Unidos. Es miembro de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos; la International Association of Political Consultants y el MPR Group. En el año 2009 fue uno de los fundadores, junto a Leopoldo López, del partido político Voluntad Popular.

Entre 2012 y 2017 ejerció en Venezuela como diputado del Consejo Legislativo del estado Zulia.

Estudió en la Universidad del Zulia (LUZ), en la cual fue asambleísta en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas (2002-2004); Secretario General del Centro de Estudiantes de Derecho (2004-2006); presidente del Centro de Estudiantes de Derecho (2006-2007) y presidente de la Federación de Estudiantes de Derecho de Venezuela (2017).

Toledo fue miembro de un movimiento estudiantil venezolano surgido en 2007, en el que se destacó como uno de sus dirigentes, junto a Yon Goicoechea, Daniel Ceballos, Freddy Guevara, David Smolansky, Stalin González, Manuela Bolívar, entre otros.

En 2009, junto al dirigente Leopoldo López, emprendió una gira nacional, de la cual nació Voluntad Popular. En 2011, Toledo se postuló como candidato al equipo nacional de activistas del partido, convirtiéndose en una de sus autoridades principales.

Fue candidato del movimiento Unidad Democrática en las elecciones regionales en Venezuela en 2012, siendo electo diputado del Consejo Legislativo del Estado Zulia (CLEZ).

Durante la candidatura presidencial de Henrique Capriles Radonski fue designado jefe de campaña del Comando Simón Bolívar en el estado Zulia.

En 2016 el Ministerio de Interior, Justicia, y Paz de Venezuela informó que había sido emitida una orden de captura en contra de Lester Toledo, por presunto financiamiento al terrorismo y asociación para delinquir.

Se señaló entonces que autoridades habían revisado archivos de un dispositivo del exalcalde de la ciudad de San Cristóbal, Daniel Ceballos, donde presuntamente se detallaban planes desestabilizadores que iban a llevarse a cabo durante una movilización política el 1 de septiembre de 2016. Se le acusó de supuestamente, “contratar sicarios colombianos para causar incidentes” en una marcha opositora que tuvo lugar en esas fechas.

El Gobierno de Maduro publicó también en cadena nacional de radio y televisión un vídeo en el que se incriminaba a Toledo en casos de terrorismo. Ante esto Toledo decidió a abandonar temporalmente Venezuela.

Toledo presentó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos su caso por persecución, otorgándole el organismo medidas cautelares para él, su esposa y su hija.

El 16 de junio de 2016 regresó a Venezuela, presentándose en una asamblea de ciudadanos. El 28 de agosto fue allanada su vivienda por cinco funcionarios del SEBIN.

Tras 85 días de clandestinidad, apareció públicamente el 21 de noviembre de 2016 en la sede de la OEA desde donde denunció ser objeto supuestamente una persecución política.


En 2017 el Gobierno de España, a cargo del conservador Mariano Rajoy, le concedió la nacionalidad española a Toledo, mientras realizaba giras por diversas capitales europeas. Desde su salida de Venezuela, se ha dedicado a la consultoría política internacional. En el año 2018 asumió la jefatura de la Oficina de Organización de la campaña «Hagamos Historia» del entonces candidato presidencial de El Salvador, Nayib Bukele, quien ganó en la primera vuelta con el 53.10 % de los votos.


En 2019 fue coordinador de la coalición de Ayuda y Libertad Venezuela, participando en la organización del concierto Venezuela Aid Live, el cual tuvo lugar en Cúcuta, en la frontera colombo-venezolana, como iniciativa benéfica del empresario británico Richard Branson.

Escándalos

El 14 de junio de 2019 el editor en jefe y columnista de la web PanAm Post, Orlando Avendaño, denunció en un artículo titulado “Enviados de Guaidó se apropian de fondos para ayuda humanitaria en Colombia”, que los representantes del líder opositor Juan Guaidó en Colombia, Rossana Barrera y Kevin Rojas (bajo la responsabilidad de Lester Toledo), encargados de la atención a militares y policías desertores venezolanos que ingresaron en territorio colombiano, se habían rodeado de lujos malversando los fondos que estaban a su disposición e inflando cifras.

En 2020 un nuevo escándalo de estafa supuestamente con ayuda humanitaria para Venezuela empañó a Toledo, tras ser señalado por un empresario estadounidense de robo del dinero pagado para el envío de insumos médicos para hospitales en Venezuela.

La denuncia fue realizada por el periodista venezolano Darwin Chávez en su web “Verdades y Rumores”, en la que mostró pruebas de la denuncia que le hizo llegar Marvin Autry, empresario del estado de Texas y además embajador para América Latina de la ONG “Project Cure” desde 2007.

Los señalamientos realizados por Autry fueron “por el manejo irregular de ayuda humanitaria, consistente en insumos y equipos médicos destinados al colapsado sistema de salud” en Venezuela

Autry logró reunir $5.000.000 en insumos y equipos médicos para enviarlos a Venezuela, a través de Project Cure.

A comienzos de 2019, Autry conoció a Lester Toledo en Miami y le informa que tiene toda esa asistencia humanitaria destinada a Venezuela y le ofrece su entrega, como parte del equipo de la Coalición Ayuda y Libertad.

Lester Toledo junto a Marvin Autry

Toledo alegó que carecía de la capacidad logística y el dinero para enviar ese cargamento a Venezuela. Ambos conversaron por videollamada con Leopoldo López, quien fue informado de la ayuda disponible para Venezuela.

Autry ofreció pagar el envío del primer contenedor con $500.000 en insumos. Toledo le propuso directamente una empresa que haría el traslado y por tanto debía recibir el pago a nombre de la firma “V and Sons Supply”, ubicada en 999 Brickell Ave Suite 820, Miami, Florida, 33131, por un monto de $25.000.

El cargamento estaba destinado al Hogar Clínica San Rafael en la ciudad de Maracaibo, Venezuela. Autry había pagado antes $20.000 como cancelación de los costos logísticos de haber enviado los insumos y equipos médicos a Houston.

En total pagó de sus propios fondos $45 mil por ese primer envío de ayuda a Venezuela en febrero de 2019, pero la empresa recomendada por Toledo nunca retiró el contenedor y los insumos y equipos médicos seguían en Houston un año y cuatro meses después.

Según reveló Marvin Autry, Lester Toledo nunca se hizo responsable por el envío y tampoco por los $25 mil, pues dejó de responder sus mensajes de WhatsApp y correos.

Cheque de Marvin Autry a la ONG “Project Cure”, para pagar el envío de ayuda humanitaria a Venezuela, a la empresa recomendada por Lester Toledo. El segundo cheque es el pago de la logística para reunir en Houston los insumos y equipos médicos destinados a Venezuela.





En respuesta, en junio de 2020 Lester Toledo anunció la contratación de un equipo legal en Texas para demandar por difamación y acoso al norteamericano Marvin Autry, quien lo acuso de haber recibido el dinero y no haber realizado el envio y del periodista Darwin Chávez, quien hizo publica la denuncia.


En las redes algunos calificaron en 2019 al coordinador como un individuo de «triste recordación», asegurando que vive en el lujoso edificio Solitair, en la zona de Brickell – Miami, de la Florida estadounidense, en un apartamento cuya renta es superior a los $6.000 mensuales, según un video difundido por internautas. Es así que se pregunraron de dónde sale el dinero para pagar el arrendamiento.

El periodista venezolano Ángel Monagas dio a conocer una denuncia el mismo año acerca de Toledo, en la que lo acusó de recaudar $ 80.000 por el traslado de unos contenedores con ayuda humanitaria de Miami a Venezuela, pese a que el costo era de solamente $ 9.000.

En enero de 2021 algunas webs venezolanas señalaron que Lester Toledo y su familia recibieron habían recibido el año nuevo desde el hotel más lujoso de Cancún, México, The Grand at Moon Palace. Su esposa publicó en Instagram imágenes de la celebración.


Una noche en el The Grand Moon Palace de Cancún se cotizó por el orden de los $430 dólares y la cena de fin de año estaba costando $800 por persona.

Además a Toledo y a su familia se les vio andar de paseo en una camioneta Cadillac Escalade ESV valorada en unos $93 mil.

En las redes se ha asegurado que Lester Toledo ha intentado conformar una alianza con Rafael Ramírez, exministro chavista de petróleo y energía de Venezuela, quien ha mantenido en los últimos años una confrontación pública con la administración de Nicolás Maduro, a la que otrora perteneció.

Un intercambio de mensajes divulgado en las redes muestra a una persona no identificada, pero manifiestamente enemistada con el operador político, asegurando que esperaba recibir una grabación de audio, texto y fotografías de una conversación de Toledo en la que se habla el trámite de pasaportes y se menciona a Ramírez, a un miembro del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y a otra persona con la que Juan Guaidó ha negado estar relacionado. Allí mismo se cita el pago de 20K (posiblemente $ 20.000) y se habla de un convenio para que si la oposición llegara al poder en Venezuela, Ramírez vuelva a la presidencia de la petrolera estatal PDVSA.

Acusaciones de manipulación de datos de la Covid-19 en El Salvador

Lester Toledo es parte de un grupo de asesores de la oposición venezolana que, según una nota del periodico digital El Faro, trabajan con Nayib Bukele desde la campaña electoral. Otros asesores son Sara Hanna, Miguel Sabal, Miguel Arvelo, entre otros.

Irónicamente, siendo parte de un movimiento político de concepción socialista en Venezuela, como Voluntad Popular, Toledo se ha convertido en asesor político de Nayib Bukele, miembro del partido salvadoreño de tendencia derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional.

Durante un programa televisivo en Miami, en el que la periodista Patricia Poleo cuestionó a Toledo sobre su papel como asesor en El Salvador, también afirmó que la asesora Sara Hanna, intervino para que la Asamblea Nacional de Venezuela no emitiera un pronunciamiento condenando la militarización de la Asamblea Legislativa salvadoreña impulsada por el presidente Nayib Bukele, el 9 de febrero.

“Ellos son tres: Sara Hanna, Lester Toledo y este que se llama Miguel Sabal, todos asesores de Bukele; bueno que por eso yo les voy a decir una cosa. Allí ellos aplicaron el torniquete cuando la Asamblea Nacional de Venezuela quiso debatir y sacar un comunicado contra de la militarización que Bukele pretendía hacer en el congreso de El Salvador, pero entró Sara Hanna y Lester Toledo y se evitó eso porque para eso cobran”, dijo.

Los asesores venezolanos han sido cuestionados en diferentes ocasiones por su participación en el manejo de la pandemia por COVID- 19. La primera ocasión fue en un comunicado de prensa de la Unidad de Sindicatos y Asociaciones de Trabajadoras y Trabajadores de Salud Pública de El Salvador (USTRASPES) del 11 de junio de 2020, en donde se preguntan cuáles son las funciones del veterinario Miguel Arvelo y Miguel Sabal dentro del Ministerio de Salud, señalando que el primero se opone a tomar pruebas de COVID-19 a los trabajadores de salud con síntomas y en cuarentena.

Además, Sara Hanna Georges y Miguel Arvelo aparecen en el memorando 2020-9200-200, del 1 de junio, firmado por la coordinadora de Virología, Delmy Lisseth Recinos de Valdez, la jefa de Laboratorio de Vigilancia en Salud Pública. En este, señalan que los delegados de Casa Presidencial han dado indicaciones para procesar muestras según cronograma generado por la mesa de crisis, dejando de recibirse muestras de hospitales y unidades de salud, conocida como vigilancia centinela de pacientes, y señalando que dejaron de hacer las pruebas en muestras acumuladas.

Según medos salvadoreños, de acuerdo con el memorando, al no procesar las muestras recibidas el 22 de mayo de 2020 y días anteriores, el Gobierno estaba violando la Ley de de deberes y derechos de los pacientes y prestadores de servicios de salud, al no brindar de forma oportuna los resultados de los exámenes de laboratorio.





Sobre la participación de los asesores venezolanos y sus cuestionamientos en el manejo de la pandemia, el director para las américas de Human Right Watch, José Miguel Vivanco, dijo en una entrevista a un periódico de salvadoreño, que son denuncias graves y que deben investigarse.

“Sí es cierto que hay miembros del partido de Leopoldo López (Voluntad Popular) asesorando a un gobierno autoritario como el de Bukele y que además habrían estado involucrados en actividades dirigidas a manipular datos del COVID-19, sería grave para la credibilidad de ese movimiento político venezolano, que lucha contra la dictadura de Maduro. De cualquier manera esta denuncia debería ser investigada por la justicia para aclarar este delicado asunto y determinar responsabilidades”, expresó.

Nuevas Ideas

El 25 de octubre de 2017, Bukele dijo en una transmisión en vivo de Facebook que había iniciado la conformación del movimiento Nuevas Ideas (NI), que buscaba ser un partido político. Posteriormente, recolectó más de 200 000 firmas para que el movimiento se convirtiera en partido.

Según la web salvadoreña El Faro, Lester Toledo es fundamental en la organización territorial y en el aparato de defensa del voto de Nuevas Ideas. Tiene una empresa que se presenta como la encargada de organizar las primeras elecciones internas virtuales del partido del presidente Bukele. También participa con el Gobierno como parte de la estrategia de entrega de paquetes alimenticios, aunque su función no está clara. Toledo es solo uno de varios venezolanos en el círculo de confianza de Bukele y su partido.

En la campaña de alcaldes y diputados de 2021 en El Salvador, Toledo se presentó ante las bases como “senior campaign manager” de NI, y tiene funciones como el diseño de comandos de campaña, la movilización de la militancia y su entrenamiento para ejercer la defensa del voto.

El venezolano comenzó a trabajar con la familia Bukele desde 2018, poco después de la expulsión de Nayib Bukele del FMLN en 2017, cuando él y su grupo aún intentaban organizar un nuevo partido para las presidenciales de 2019. Toledo mismo contó sus inicios con el equipo en una conferencia privada de especialistas de comunicación política realizada el 22 de julio del año pasado en Washington. “Él venía de ser alcalde con la bandera del FMLN, que era un partido tradicional, y siempre le pusieron toda la organización”, dijo. Según su versión, el equipo de Bukele lo contactó en Colombia, a finales de 2018, para elaborar un diagnóstico y una estrategia para la campaña presidencial.

El Faro obtuvo recientemente acceso a una grabación del evento, al que Toledo fue invitado como un gurú para explicar su trabajo en El Salvador. En su ponencia, describió su incorporación en la campaña presidencial que lideró Karim Bukele, el hermano más poderoso del clan familiar, en 2018: “El comando de campaña de Bukele eran 14 personas, él incluido: Bukele; sus tres hermanos, diez colaboradores que se reunían en la agencia de sus hermanos y ahí elaboraron las propuestas del presidente”, relató Toledo.

A último minuto, Gana aceptó prestar el partido para que pudiera competir en las elecciones presidenciales de febrero de 2019.

El venezolano es socio de Salto Ángel Consulting, empresa que promociona su trabajo con El Salvador como parte de sus éxitos.

Aunque ya era de dominio público que Toledo trabajaba para NI, no se conocía cuál es su rol y qué nivel de influencia tiene en el proyecto político de Bukele. En julio de 2020, asumió la construcción de la planilla de candidatos a diputados y alcaldes para la elección del 28 de febrero de 2021, a través de una plataforma virtual utilizada para las internas de Nuevas Ideas. “El equipo de Salto Ángel Consulting organizó la primera elección virtual de la historia de El Salvador. Participaron 160,000 personas. Fue un modelo para cualquier partido de la región. El sistema no se cayó nunca y otorgó los resultados al minuto”, dijo en la conferencia.

A finales de julio, hubo denuncias de fraude en las internas de NI, que incluían compra de votos e ingreso de chips de teléfonos fraudulentos. La Comisión Nacional Electoral del partido respondió que sí detectaron que precandidatos compraron chips de teléfonos para votar varias veces, pero que con una validación de documentos de identidad bloquearon a los que intentaron hacerlo.

Aunque no está claro cuánto gana Toledo ni si el partido le paga directamente a él o a su empresa, en la práctica se convirtió en el segundo al mando del partido. En noviembre del año pasado, acompañó al presidente de NI, Xavier Zablah, a inscribir la planilla de candidatos a diputados y alcaldes. Toledo compartió en su Instagram una fotografía con Zablah, en la que aparece una pancarta del partido. “El compromiso es poner nuestro granito de arena para GANAR de nuevo #Operación2021”, escribió.

El equipo de Salto Ángel Consulting que trabaja para Nuevas Ideas es liderado por cuatro venezolanos: Lester Toledo, Lender Toledo, Esteban Vicuña y Víctor Julio Barboza. Para la campaña legislativa y municipal, cinco opositores venezolanos, vinculados a Voluntad Popular (Zulia), participaron como voluntarios en las capacitaciones de defensa del voto: Ángel Machado, Danny Lozada, Efrendy Campos, María José Vásquez Fossi y Andrea Márquez.

El 17 de febrero de 2021, el presidente Nayib Bukele anunció que daría un discurso en la Unidad de Salud Atlacatl, en San Salvador. En ese lugar, colocaron un módulo construido, según el Gobierno, como parte de la logística para llevar las vacunas contra el Covid-19 a todo el país. Al evento también asistió la directora del Seguro Social, Mónica Ayala, y el ministro de Salud, Francisco Alabí, quien había llegado al lugar antes que el mandatario. Entre los que organizaban la logística del evento estaban cuatro venezolanos.

Al módulo donde Alabí vacunaría a la enfermera Mirna Moreno, la primera persona que recibió la vacuna en el país, ingresó un hombre calvo. Era Esteban Vicuña, socio de Toledo en Salto Angel Consulting, quien lo acompaña desde sus tiempos como diputado en Venezuela. Minutos antes, otra venezolana llamada Sara Hanna había estado en el mismo lugar donde Alabí esperaba el arribo del mandatario. Otros dos venezolanos, Miguel Sabal y Miguel Arvelo, esperaban en un área restringida para la prensa, cerca del módulo y de la tarima. Las funciones de estos últimos en la administración Bukele, así como la remuneración que reciben, son desconocidas porque esa es información reservada.

El 17 de febrero, Sarah Hanna asistió al evento de inicio de la campaña de vacunación del personal de primera línea contra el Covid-19. Foto, Carlos Barrera.

El 16 de diciembre de 2020, el Ministerio de Salud respondió a un ciudadano que pidió esa información que Lester Toledo, Sarah Hanna, Miguel Sabal y Miguel Arvelo no aparecían como empleados en los registros de Recursos Humanos de la institución. Capres, en cambio, declaró que los contratos con estos asesores eran “inexistentes” y “reservados”, según una respuesta del 2 de julio de 2020.

Aunque Toledo ha dicho en programas de entrevistas en Miami que trabaja para NI, él también ha participado en reuniones del gabinete, y en abril de 2020 acompañó al presidente Bukele a un evento de planificación y de promoción del Programa de Emergencia Sanitaria. El 30 de abril, el venezolano compartió en Instagram una fotografía en el “Centro de Operaciones del Plan de Emergencia”, en las Aduanas de San Bartolo, en Ilopango, y en la descripción dijo que “junto con el presidente Bukele” participó en la planificación de “un conjunto de acciones para que la población no sienta con tanto impacto los efectos económicos causados por la pandemia”. En ese mismo lugar, el presidente Bukele dio una conferencia de prensa el 18 de mayo junto con su hermano Karim, para anunciar el programa de entrega de canastas de alimentos, pero antes ambos fueron recibidos por Toledo, quien les dio un recorrido por las instalaciones. Ni Karim Bukele ni Toledo son, al menos públicamente, funcionarios de este Gobierno.

Según El Faro, seis días antes, el 12 de mayo, Toledo estuvo en Casa Presidencial y en una fotografía aparece como expositor frente a funcionarios del gabinete que participan en la compra, importación y distribución de los paquetes de alimentos, entre los que destaca el director de la Policía, Mauricio Arriaza Chicas, y el ministro de Agricultura, Pablo Anliker, quien autorizó las compras millonarias de alimentos por más de $200 millones. “Antes de comenzar el Plan de Emergencia Sanitaria. Contento de poder ofrecer nuestra capacidad de trabajo, nuestras ideas, sueños y talentos al servicio público”, publicó Toledo. Para describir la reunión, repitió el discurso que el Gobierno ha intentado posicionar desde abril: “El Salvador es el país de la región que mejor ha manejado esta pandemia en todos los números y eso pasa porque tiene al frente a personas capaces y comprometidas, liderados por el Presidente Bukele”, dijo Toledo.

Publicar un comentario

0 Comentarios