EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Colombia a la caza de negocio que permita reemplazar sus aviones de combate Kfir


Tras la reciente decisión del ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, de suspender temporalmente la compra de 14 aviones militares, un negocio estimado en US$1.000 millones, antecedieron ofertas de Estados Unidos y de Suecia.

Según un reporte de la Agencia de Periodismo Investigativo (API) de Colombia, en este último caso, una delegación de senadores aceptó la invitación a la fábrica de la empresa Saab, a la ciudad de Linkoping en el sur de Suecia. De hecho, el 30 de noviembre del año anterior, la compañía ratificó que otorgaría condiciones favorables para la adquisición de las aeronaves.

Una negociación que comenzó en el año 2012 para reemplazar unos aviones que llegaron a Colombia en 1989. Expertos en aviación destacan que es el único país en el mundo que está volando este tipo de aviones Kfir. La consecución de repuestos es únicamente a través de la empresa Israel Aircraft Industries (IAI) y todas las actividades de mantenimiento son ejecutadas por esta.

Según registros de la Fuerza Aérea de Colombia, FAC, es difícil mantener estas aeronaves cuando el proveedor es único, ya que los precios por los servicios de mantenimiento y por los repuestos son onerosos.

Un informe oficial da cuenta que los aviones sufrieron cinco accidentes catastróficos, en el lapso 2014 a 2017. En estos se perdieron valiosas vidas humanas. Revisados los registros de las autoridades, las investigaciones no llegaron a ninguna conclusión. Ello a pesar de que la falla en los motores proveídos, por la compañía IAI pareció evidente.

Otro reporte detalla que a los aviones se les efectúo mantenimiento mayor, que comprendió el desarme total y cambio de piezas estructurales, en razón a que se les encontró fisuras importantes que no permitían que siguieran operando.

Este mantenimiento realizado por la IAI de Israel y fue cobrado en varios millones de dólares. Actualmente, de 19 aviones adquiridos, actualmente vuelan únicamente seis. El desarrollo de los contratos y desempeño es rotulado como asuntos de seguridad nacional que implican reserva.

Frente a estos hechos, un experto en la industria, actual oficial de las Fuerzas Armadas, señaló la Agencia de Periodismo Investigativo, API, que “es necesario que se sigan buscando mecanismos que permitan la adquisición de unos aviones de superioridad estratégica, en razón a que existen serias amenazas internas y externas que obligan a Colombia a no abandonar las capacidades propias de mantener la soberanía y proteger el espacio aéreo colombiano”.

En este sentido, el gobierno de los Estados Unidos siempre ha ofrecido con favorables condiciones de pago y crédito, un lote de aviones F-16 Bloque 50, que según los conocedores del tema, brindan características tecnológicas y armamentísticas, que permitirían nivelar el poder aéreo regional.

De igual manera, a través de ese gobierno, accedería a unos programas de adquisición de servicios de mantenimiento y de logística para los F-16, que facilitarían y reducirían costos en la operación de esta flota de aeronaves de combate.

Otro oficial aeronáutico destacó que Colombia, “ha adquirido varios tipos de equipos de aeronaves a Estados Unidos y conocemos su puntualidad en la entrega de repuestos y la elevada confiabilidad de sus aeronaves”.

Frente al tema, en noviembre del año pasado, se reunieron delegados de la FAC con miembros de la empresa Lockheed Martin de Estados Unidos, incluso también en la Feria Aeronáutica Internacional F-air de 2019, las aeronaves ya habían sido presentadas al gobierno colombiano.

A esta situación se suma, la visita que auspició el gobierno de Suecia, en agosto de 2019, de una delegación de parlamentarios, como Paola Holguín, del Centro Democrático, Carlos Fernando Motoa de Cambio Radical, Mauricio Gómez Amín, del Partido Liberal y Berner Zambrano del partido de La U, entre otros, así como funcionarios de la Comisión Segunda del Senado, como su secretario Diego González. De hecho, esa comisión es la que aprueba este tipo de compras en el país.

En este contexto, los funcionarios de Saab presentaron a la delegación colombiana las características de los aviones de combate Gripen de última generación y aseguraron que las aeronaves están en capacidad de cumplir todos los requerimientos del país, destacando la tecnología, software, calidad y precios.

Otro experto en asuntos militares señaló que no es hora de intentar adquirir aviones a proveedores como Saab con su avión Gripe, o el Eurofighter, los cuales no se han probado en conflicto internacional alguno y no se conoce en la práctica como serán sus ciclos de entrega de repuestos y las condiciones que se faciliten para proveer una adecuada logística.

Lea completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios