EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

El aviso de sanciones de la OFAC está cambiando la industria marítima internacional


Cuando la OFAC, el Departamento de Estado de EE. UU. Y la Guardia Costera de EE. UU. Emitieron su tan esperado aviso de sanciones marítimas hace un año, fue un momento histórico.

La guía fue la primera en apuntar a la industria marítima en general, y buscaba dejar en claro que la responsabilidad del cumplimiento de las sanciones recae en todos a lo largo de la cadena de suministro, y enfatizó la necesidad de que el sector privado tape los muchos agujeros que actualmente se utilizan para eludir las sanciones. El aviso se convirtió instantáneamente en fundamental para todos aquellos con exposición al comercio marítimo.

Según un reporte de la web Splash247 de Asia Shipping Media, si bien no era vinculante, había un mensaje claro para los armadores, operadores, gerentes, fletadores, corredores, banderas, puertos, expedidores, transitarios, comerciantes de productos básicos, aseguradoras e instituciones financieras. Deben mejorar sus programas de cumplimiento para evitar infringir las sanciones de EE. UU. O enfrentar las consecuencias. Muy rápidamente, otros reguladores globales se alinearon, como la Oficina de Implementación de Sanciones Financieras del Reino Unido.

Después de 12 meses, podemos ver el impacto de este aviso en las actividades de incumplimiento de las sanciones relacionadas con Venezuela y Corea del Norte. En junio pasado, por ejemplo, la OFAC tomó medidas contra el propietario de un petrolero de petróleo crudo con bandera panameña después de que el barco entregó 515.000 barriles de petróleo venezolano a Qingdao y se involucró en una transferencia ilícita de barco a barco cerca de Malasia. También se aplicó una designación para actividades similares a Romania Maritime Co. Inc, propietario de un petrolero de bandera liberiana.

En diciembre, la OFAC designó a seis empresas y cuatro buques por violar las sanciones existentes de la ONU al participar en el comercio prohibido de carbón de Corea del Norte. Esto puso de relieve las debilidades dentro de la cadena de suministro global que permite a las personas, las empresas y los proveedores de servicios corporativos facilitar, tanto a sabiendas como sin saberlo, las actividades de evasión de sanciones de Corea del Norte y, como consecuencia, sus programas de armas de destrucción masiva.

Este año, la actividad de la OFAC no ha cesado. La organización ha sancionado y colocado en la lista de Nacionales Especialmente Designados a tres personas, 14 entidades y seis embarcaciones por incumplir sanciones comerciales con Venezuela. El Departamento de Justicia de Estados Unidos también ha presentado cargos contra una persona por orquestar envíos a Corea del Norte. Los cargos se relacionan con el uso de empresas fachada y documentación falsa para enviar dinero a través del sistema financiero de Estados Unidos.

El gobierno de los EE. UU. Está decidido a hacer que cada individuo o entidad rinda cuentas, incluidas las autoridades portuarias que permiten que los buques sancionados utilicen las instalaciones. El efecto secundario de esto es que ahora todos deben estar más atentos que nunca porque, como ha dejado claro la OFAC, nadie está por encima de las regulaciones, o de las sanciones por infringirlas. Los organismos reguladores mundiales, incluida la OFAC, también han insistido en el mensaje de que fingir ignorancia ya no es una excusa.

Entonces, ¿qué pueden hacer las empresas legítimas del sector marítimo para evitar una complicidad inadvertida en el incumplimiento de las sanciones? Sin duda, será útil que las organizaciones demuestren que tienen un programa de cumplimiento de sanciones implementado utilizando una pista de auditoría de los mejores esfuerzos. Esto reducirá enormemente las cargas relacionadas con la provisión de pruebas.

Las organizaciones necesitan tener acceso a todos los detalles relacionados con un buque, verificando su propiedad y gestión en las listas de sanciones globales, nacionales y de la empresa. Para una visibilidad completa, deben monitorear la ubicación de un barco continuamente, utilizando tecnologías que funcionan incluso cuando los datos AIS no están disponibles. Una organización debería tener acceso a los análisis de las lagunas en los informes, su frecuencia y la presencia del buque en ubicaciones de alto riesgo, cambios de calado o proximidad a buques sospechosos. En otras palabras, se requiere una imagen completa de las actividades de un barco.

Demostrar y practicar el cumplimiento de esta manera también garantizará en última instancia la continuidad operativa, en caso de que las autoridades inicien una investigación. La adopción de tecnologías digitales para lograr esto a través de la automatización y la racionalización se ha vuelto esencial, lo que ahorra tiempo y brinda acceso rápido a informes de auditoría precisos e incorruptibles.

En el año que ha pasado desde la notificación de la OFAC, toda la industria marítima debería haber aprendido que el cumplimiento de las sanciones es un asunto muy serio. Descuidar un área tan cada vez más crítica es arriesgarse al daño severo de las listas negras, la emisión de cargos criminales y un daño catastrófico a la reputación. La buena noticia es que las organizaciones pueden protegerse a sí mismas mediante una mayor vigilancia y la adopción de tecnología reguladora más avanzada y automatizada.

Publicar un comentario

0 Comentarios