EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Infodio: La dificultad de conciliar realidades benefician a Maduro en Venezuela


Por Alek Boyd
infodio.com | Traducción

El problema con Venezuela es cuál de sus realidades debe priorizarse. Es un país "gobernado" por un grupo de personas que tienen una postura fluida con una especie de criminalidad que haría colapsar a cualquier gobierno sujeto al estado de derecho y la independencia de las instituciones. La relación del chavismo con los grupos narcoterroristas de Colombia (FARC, ELN, etc.) está bien documentada. El propio Hugo Chávez fue vociferante sobre sus simpatías con los enemigos del Estado colombiano, y su sucesor no es diferente. Una realidad resultante es que Venezuela se ha convertido en una base de operaciones para varios cárteles de la droga. El tipo de ingresos que generan tales actividades, en un país tan corrupto como Venezuela, garantiza un buen funcionamiento. Cuando facciones dentro del chavismo, por la razón que sea,sobreviene un conflicto como el de Apure.

Detrás del narcotráfico hay una corrupción galopante, desenfrenada y promovida por el Estado. Podría decirse que no hay un solo funcionario anticorrupción en los altos escalones del poder chavista. La violencia que genera la ausencia más absoluta de una aplicación de la ley eficiente rara vez afecta a estos funcionarios personalmente. Viven en burbujas muy bien protegidas, totalmente aisladas de las consecuencias que produce su postura fluida sobre la criminalidad. Maduro, por lo tanto, no tiene nada que temer de los capos de la droga a los que deliberadamente se les ha dado amplio espacio para operar. El apoderado favorito de Maduro es un "empresario" colombiano (Alex Saab) cuya pareja vive bajo una identidad falsa debido a una condena de 15 años por tráfico de drogas.. ¿Ese pequeño hecho ha impedido a Saab de alguna manera? ¿Alguien puede argumentar razonablemente que Maduro ignora el pasado del socio de Saab desde hace mucho tiempo?

Luego, está la realidad de la crisis humanitaria. El último informe  del Comité Internacional de Rescate afirma que "... el deterioro de las condiciones ha llevado a más de 5,6 millones de venezolanos a abandonar su país, lo que la convierte en la segunda crisis de desplazamiento externo más grande del mundo, justo después de Siria. Dentro de Venezuela, las necesidades humanitarias continúan profundizándose, con un 26% de contracción de la economía durante 2020 y 7 millones de personas necesitadas ".

Diríamos que el "deterioro de las condiciones" es, sencillamente, consecuencia directa y principal de la actitud del chavismo hacia la corrupción. ¿Por qué? Una oportunidad de robo de recursos públicos nunca ha fallado entre los chavistas. No importa si es grande o pequeño. A nivel local, regional, nacional o internacional, siempre que haya una posibilidad, es seguro que el chavismo encontrará socios dispuestos a saquear el Estado. El asalto a las arcas públicas ha sido de tal magnitud que la escasez resultante de la mayoría de los productos básicos ha provocado que casi el 20% de los venezolanos hayan decidido que marcharse es una mejor perspectiva que quedarse. 

La gente no huye por el conflicto momentáneo en Apure, o porque la pandilla de El Coqui está disparando a las fuerzas pretorianas de Maduro en los barrios marginales del oeste de Caracas. Huyen porque tienen hambre, porque no hay perspectivas de mejorar su suerte, porque no se han creado empleos en décadas, porque Venezuela es un Estado fallido. Es un Estado fallido porque la élite gobernante lo hizo así. Chávez no fue obligado, por nadie, a establecer alianzas que fueran o sean completamente perjudiciales para los venezolanos en general. Nadie impuso las FARC y el ELN a Chávez. Nadie lo apresuró a doblar la rodilla ante Fidel Castro y su parasitaria dictadura. Ciertamente, ningún gobierno estadounidense -que durante una buena década y media tachó al chavismo como ruido- lo entregó a Hu Jintao y Vladimir Putin con una nota que decía "aquí".

El chavismo ha malgastado más de 1,5 billones de dólares desde que llegó al poder . La responsabilidad de tan loco abandono de deberes en la administración de los recursos del Estado recae de lleno y exclusivamente sobre los hombros del chavismo. Si bien el control irresponsable de tal riqueza ha sido una característica definitoria desde 1999, no es menos exacto decir que muchas instituciones que operan -presuntamente- bajo estrictas pautas contra el lavado de dinero y la corrupción en el mundo desarrollado tenían boletos para esa fiesta . La obviedad de que, para un chavista, una oportunidad de corrupción nunca debe perderse, se aplica igualmente a los banqueros de todo el mundo : no hay un solo dólar procedente de la corrupción que se pueda perder.

Luego, está la política, por supuesto. Maduro es el interlocutor, el hombre principal, el que manda y controla al menos partes del Estado chavista. El mismo hombre que hizo la vista gorda, por ejemplo, sobre las actividades de tráfico de drogas de sus propios sobrinos. Arrancando una página del libro cubano, el chavismo sostiene que hasta el último problema y carencia en Venezuela es causado por sanciones impuestas en el pasado reciente: "¡es un embargo!" ellos lloran. Sanciones o no, poco trasluce sobre la dependencia cada vez mayor de Rusia, China y Turquía, o sobre los interminables regalos de energía que fluyen hacia Cuba. De alguna manera, miles de millones donados a Cuba nunca entraron en el "recuento de ganancias no realizadas debido al embargo" del chavismo.

El chavismo está bendecido con la mejor oposición que cualquier pandilla gobernante podría esperar. A través de la corrupción, ha cooptado a todos los partidos y enemigos políticos. Una vez hecho esto, tiene el número de todos. Para colmo, Venezuela ya no tiene un poder judicial independiente y funcional, sino un sistema indescriptible para castigar a sus oponentes políticos o financieros. La reparación en cualquier tema dado es lo que los chavistas decidan que es. Estado de derecho subjetivo efectivamente chavista.

Para concluir la preselección, está PDVSA. Como el caso de la oposición, la mejor herramienta de lavado de dinero jamás ideada. Con operaciones internacionales, miríadas de cuentas bancarias esparcidas por todo el mundo y capos de la droga a la cabeza, es la proverbial fuente de riqueza eterna. PDVSA se rió de las sanciones del Tesoro de los EE. UU. Y puede mantenerse a flote y hacer negocios al ritmo actual, o disminuido, para siempre. Maduro conoce bien este hecho.

El Maduro que va a recibir observadores electorales europeos, y "aceptar" las condiciones electorales que un desesperado Departamento de Estado de Estados Unidos quiere imponer, tiene todas las cartas. No hay nada, ninguna imposición o sanciones, que la administración de Biden pueda imponer a Maduro que lo haga moverse de una forma u otra. Lo mismo se aplica a la coalición internacional que una vez se puso del lado de una nulidad llamada Juan Guaidó. Todo lo que les queda son zanahorias. Todo lo que se puede intentar en la situación actual es apelar a la "buena naturaleza" de Maduro, con promesas de fantásticas oportunidades de negocios y restablecer las relaciones diplomáticas y políticas, que a su vez consolidarán el chavismo para siempre.

Se ha dicho que los ciclos políticos, las revoluciones, etc., tienen plazos indeterminados. Para llegar a algún tipo de entente con ellos, las negociaciones deben incluir necesariamente a la camarilla gobernante. Cuando esa camarilla gobernante está formada por matones reacios a la ley y el orden, la justicia, la democracia, los acuerdos vinculantes y los tribunales independientes, hay pocas posibilidades de llegar a una solución que no sea de su total agrado. Porque hay que decirlo, nadie está considerando la alternativa, que es sacar al chavismo por la fuerza.

Esa es una realidad que la mayoría parece haber pasado por alto en Venezuela.

La administración Biden, que sigue siendo el único partido que dedica algún interés / recursos para "ayudar a la situación", no se ha apartado de las políticas formuladas e impuestas por Donald Trump. Continúa reconociendo a un líder falso y entreteniendo las fantasías de políticos de oposición trastornados y carentes de legitimidad. También tiene que lidiar con la posibilidad de perder la Cámara el próximo año y recibir un retroceso por lo que los demócratas le hicieron a Trump. En tal escenario, Venezuela se encuentra detrás de la última consideración en el orden jerárquico. Maduro también lo sabe y ha demostrado una excelente habilidad para esperar el momento oportuno.

Lea aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios