EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Líder de los narco-pilotos de las campañas de Uribe y Duque en Colombia fue condenado en 2015 a 60 meses de prisión en los Estados Unidos

Juan Carlos Niño

Por Gonzalo Guillén y Julián F. Martínez
lanuevaprensa.com.co

Juan Carlos Niño, de 59 años, es precursor del círculo de narco-pilotos de los Llanos Orientales que moviliza droga para el cartel de Sinaloa y del cual  hacen parte quienes transportaron durante las pasadas campañas electorales a Iván Duque y Álvaro Uribe en vuelos que no están registrados en los gastos oficiales. Ese cabecilla del narcotráfico aéreo de los Llanos fue condenado en Estados Unidos, en noviembre de 2015, acusado por la Fiscal Federal del Distrito Este de Nueva York, Loretta Lynch, quien poco después sería la Fiscal General del Presidente Barack Obama.

El veredicto condenatorio contra Juan Carlos Niño fue por conspiración internacional y distribución de cocaína, está registrado en el Departamento de Justicia con el código 65849-053, correspondiente al proceso 11-CR-748. El escarmiento que le impuso la Corte Federal fue de 60 meses de prisión. La sentencia tiene un agravante: “soborno a un policía de la aplicación de la ley”.

La investigación de la Fiscal logró comprobar que Juan Carlos Niño estuvo traficando cocaína desde 2004 hasta 2011, cuando se cerró la pesquisa con pruebas suficientes para llevarlo a juicio.

Loretta Elizabeth Lynch fue la Fiscal General de Estados Unidos número 83, entre los años 2015 y 2017.

Juan Carlos Niño “también trabajaba para Los Rastrojos, al menos eso dice otro caso”, en el que es mencionado como cómplice suyo el también colombiano Óscar Romero Latorre, indicó a La Nueva Prensa una fuente cercana al FBI.

Los Rastrojos son un grupo de narcotraficantes y sicarios paramilitares de extrema derecha que se desmovilizó en 2006 y reapareció en 2019 en la frontera de Colombia y Venezuela, en la parte donde limitan el departamento de Norte de Santander y el estado venezolano de Táchira. Esta organización criminal fue la que el 22 de febrero de 2019 escoltó al autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, para que cruzara la frontera con Colombia y pudiera asistir a un concierto, en Cúcuta, organizado por Iván Duque con el propósito de repudiar la dictadura de Nicolás Maduro.

Una vez cumplió la pena que le fue impuesta en Nueva York, Juan Carlos Niño regresó a Colombia y se reincorporó a sus actividades en los Llanos Orientales. El 6 de mayo de 2020 fue convocado, junto con otros cinco pilotos, por la ex reina de belleza provincial  y representante a la Cámara Baja del Congreso de Colombia,  Jennifer Arias, de 34 años, con el propósito de idear una manera de reanudar los vuelos de las pequeñas y oscuras empresas aéreas del oriente del país si bien en ese momento llevaban dos meses detenidas en tierra por el encierro nacional causado por la pandemia de Covid.

Jennifer Arias, actual presidenta de la Cámara de Representantes, vuela en campaña política en un narco-avión de las pequeñas aerovías de los Llanos Orientales que ella dice representar.

El narco-piloto Juan Carlos Niño intervino en la reunión para aclarar que la crisis de su círculo no obedecía exactamente al Covid y reclamó reciprocidad del gobierno, al que respalda y apoyó en las elecciones.

“Lamentablemente para este gremio”, dijo Niño, "el tema no es solamente la crisis del Covid. Nosotros venimos demasiado mal, demasiado mal hace mucho tiempo. Yo tengo muchísima fe en el presidente, yo creo muchísimo en él, no solamente voté por él, creo muchísimo en el presidente Duque".

“Los señores concesionarios antes están es mirando cómo inician procesos judiciales para cobrarnos por vía coacción jurídica”, finalizó Niño.

Jennifer Arias, repuso: “La razón de esta reunión básicamente es porque quería saber qué propuestas podemos hacerle al gobierno a través mío, a través de mi bancada, respecto a la situación que ustedes están viviendo”.

El 25 de junio siguiente hubo otra reunión de mayor nivel y con los mismos propósitos. Estuvieron Álvaro Uribe y buena parte de su bancada en el Congreso, incluida Jennifer Arias. En ella, la senadora Paola Holguín (hija de Frank Holguín Ortiz, testaferro del narcotraficante Pablo Escobar) propuso que las empresas aéreas del Llano reanudaran operaciones bajo la figura de “vuelos humanitarios”. Este mitin político fue moderado por Nubia Stella Martínez, directora del partido de Uribe, Centro Democrático.

En ese encuentro Uribe tomó la palabra: “Una de las primeras intervenciones fue de nuestra compañera Jennifer Arias que manifestó toda esa problemática del llano. El llano expresa todo lo que Colombia requiere de la aviación”.

Los “vuelos humanitarios” planteados fueron autorizados por el gobierno nacional a través de la Aeronáutica Civil y el Ministerio de Transporte. Bajo esa figura se reanudó el transporte de cocaína desde el oriente de Colombia, represado por la pandemia como las demás actividades económicas nacionales, lícitas e ilícitas.

La estrategia de “vuelos humanitarios” tiene la ventaja extraordinaria de que no son requisados con atención por las autoridades para respetar supuestas normas  inviolables de bioseguridad.

Jennifer Arias fue en 2018 la coordinadora en los departamentos de Guaviare y Vaupés de la campaña electoral del hoy presidente de Colombia, Iván Duque. En el ejercicio de esas funciones políticas ella era transportada por el piloto Samuel Niño Cataño, sobrino del mencionado ex convicto Juan Carlos Niño.

Samuel Niño Cataño murió a la edad de 32 años, en diciembre de 2019, en la frontera de Guatemala y México, al caer a tierra el avión que piloteaba con un cargamento de cocaína. Había sido el piloto oficial de las últimas campañas electorales de Álvaro Uribe a Senado (para la que, además, donó 20 millones de pesos) y de Duque a la presidencia de Colombia.

Jennifer Arias fue novia de Hernán Gómez Niño, ex candidato de Álvaro Uribe a la Gobernación del Meta. Este último era hermano del difunto Samuel Niño Cataño y sobrino del ex convicto Juan Carlos Niño.

Un piloto hermano de Jennifer Arias, Andrés Eduardo Arias Ochoa, alias “Fosforito”, también fue condenado en 2008, en Miami, Estados Unidos, por narcotráfico.

De izquierda a derecha, Fabio Rojas, empresario de los Llanos Orientales; Mauricio López, dueño de la discoteca de Villavicencio “Capachos” y Andrés Eduardo Arias Ochoa (de quepis), hermano de la congresista Jennifer Arias.

Lea completo aquí


Publicar un comentario

0 Comentarios