EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Rutsel Martha, abogado del empresario colombiano Alex Saab, fue uno de los formadores del nuevo Gobierno de Curazao


El pasado 14 de junio fueron juramentados los siete miembros del gabinete del nuevo primer ministro de Curazao, Gilmar Pisas, quien también actuará provisionalmente como ministro de Justicia en la isla. Lo mismo hará Cecilia Ruhtmilda Larmonie, lideresa política del partido PNP que junto con el mayoritario MFK de Pisas forman la coalición de gobierno. Larmonie asumirá los ministerios de Desarrollo Social, Labor y Bienestar y de Desarrollo Económico.

Según un reporte Yakary Prado Romero para Crónicas del Caribe, los ministros que juraron recientemente en sus cargos fueron Javier Silvania en el despacho de Finanzas; Charles Cooper como titular de Tráfico, Transporte y Planificación Urbana; Dorothy Pietersz Janga en la cartera de Salud Pública, Medio Ambiente y Naturaleza y Ornelio Martina dirigirá el Ministerio de Manejo de Gobierno, Planificación y Servicio Público. Cierran Sithree Van Heydoorn como máximo funcionario de Educación, Ciencia, Cultura y Deporte y el ministro  plenipotenciario, Manuel Carlson.


Estos nombres son conocidos en la arena política de la isla y han abrazado la bandera de oponerse a la influencia holandesa en los asuntos internos de Curazao.

Hace un mes, el nuevo ministro de Transporte –quien funge también como segundo al mando del partido MFK– indicaba a medios holandeses que el nuevo gobierno no necesitaría la ayuda económica de los Países Bajos y que presentarían un “plan B” con el que conseguirán unos 1.400 millones de dólares para invertir en la economía local.

“Si quieren meternos el COHO en la garganta, pueden quedarse con su dinero”, declaraba enfáticamente Cooper. Al mismo tiempo, el ministro neerlandés de Interior y Relaciones del Reino, Raymond Knops, les advertía que si no cumplían con los requisitos exigidos, los Países Bajos cancelarían todo el apoyo financiero y Curazao deberá comenzar a pagar el préstamo en 2022.


El COHO (Agencia del Caribe para la Reforma y el Desarrollo) se trata de una serie de acuerdos a los que llegó el Reino holandés con las islas para monitorear cómo se gasta el dinero que les asignaron para enfrentar la crisis del coronavirus.

Pero el nuevo gobierno, con Pisas a la cabeza,  ve las condiciones del COHO como una “violación a la autonomía”. El 18 de junio pasado, el Consejo de Ministros del Reino decidió posponer la asignación del sexto tramo de apoyo de liquidez a Willemstad, debido a que no han cumplido con las condiciones para recibir el aporte financiero.

Países Bajos exige la reducción del 25% en el paquete de remuneración para miembros del Parlamento y ministros (lo único que se ha implementado hasta ahora, pero sin base legal), una maximización de los beneficios para los altos funcionarios del gobierno y de las entidades de propiedad del gobierno, y reducir en 12,5% los beneficios totales para los funcionarios y empleados del sector semipúblico.

En el acuerdo de Gobierno 2021-2025 suscrito en abril entre el Movimiento Futuro Curazao (MFK, por sus siglas en papiamento) y el Partido Nacional del Pueblo (PNP), la relación con el Reino figura como el tercer punto de atención.

De entrada, afirman que la intención “no será pedir ayuda para cada situación o necesidad que se presente”, pero que “buscarán formas de trabajar junto con el Reino con el fin de generar beneficios para los ciudadanos”.

“El gobierno hará todo lo posible para crear y mantener una buena relación con el Reino basada en el respeto mutuo y la protección de nuestra economía, y explorará una cooperación estrecha en el Reino en áreas como la economía, la lucha contra el atraso social, el trabajo por las personas, la salud y el saneamiento”, se lee textualmente en el documento.

Aunque Pisas ha intentado matizar esta postura, afirmando recientemente ante el centro de gobierno de Fort Amsterdam que no ha venido a pelear con Holanda, sino a “buscar soluciones para Curazao con respeto mutuo”, en la isla hay preocupación por el rumbo político que tomará el nuevo gobierno y las implicaciones que eso tendría económicamente para una isla que está en una situación “precaria”, según el propio primer ministro.

El abogado constitucionalista George Lichtveld llamó la atención el pasado 27 de mayo sobre el papel de los también juristas Chester Peterson y Rutsel Martha, quienes fungieron como formadores del nuevo gobierno curazoleño. Los formadores son quienes compilan todos los requisitos de los postulados a ministros, los organizan y los consignan formalmente al gobernador para que esas credenciales sean finalmente aprobadas.

En un artículo de opinión, Lichtveld destacaba que un grupo de políticos “que aún no están bien equipados para su tarea” y que son “controlados y manipulados desde el exterior por influencers con su propia agenda oscura”, mantendrían en el nuevo gobierno una agenda de presión para  lograr la “alienación y el rechazo del vínculo con el Reino”.

Sobre Peterson, recordó que fue uno de los cofundadores de Curazao Fuerte y Autónomo (KFO, fundación que lucha por la “independencia de Curazao”), y acerca de Martha comentó que ha pasado casi toda su carrera profesional “en pie de guerra contra La Haya”.

“Poner a estos rebeldes al timón ya puede considerarse en sí mismo como una declaración de guerra encubierta contra los Países Bajos, las semillas del antagonismo ya se han sembrado. Me parece incomprensible cómo precisamente dos de los odiadores holandeses más recalcitrantes y rebeldes, a saber, Chester Peterson y Rutsel Martha, han sido contactados para formar nuestro nuevo gobierno. Peterson se ha ganado la reputación de ser el abogado del hampa más notorio, además de ser cofundador del movimiento KFO, que busca la independencia”, resaltó Lichtveld.

Abogado polémico


Lichtveld denunció, además, los nexos de Martha con el régimen venezolano, que está a las puertas de una investigación criminal ante la Corte Penal Internacional.

En agosto del año pasado, el diario colombiano El Tiempo reveló que Rutsel Silvestre Jacinto Martha, antiguo asesor jurídico de la Interpol y exfiscal de las Antillas Holandesas, asumiría la defensa del empresario Álex Saab, detenido en Cabo Verde y pedido en extradición por Estados Unidos por lavado de dinero, servir de testaferro de Nicolás Maduro y por formar parte de una amplia red de narcotráfico, lavado de dólares y adjudicación fraudulenta de millonarios contratos oficiales.


Martha también defendió en el pasado a George Jamaloodin, un exministro de Hacienda de Curazao procesado por el crimen de un miembro de su Parlamento, y al empresario nigeriano Kola Aluko, cuyos bienes fueron congelados por un caso de corrupción.

“Tanto Peterson como Martha están en contra de los ‘entrometidos y cautelosos’ Países Bajos y mantienen al menos contactos latentes con el régimen narcovenezolano de Maduro (…) Ahora existe el peligro de que el nuevo grupo de políticos sin experiencia sea envenenado temprano con la aversión profundamente arraigada que estos influencers albergan contra cualquier cosa holandesa. Además, es de esperar que pongan mucha energía en estrechar lazos con Venezuela, siendo precisamente el país que representa la mayor amenaza para la democracia latinoamericana”, advierte Lichtveld.

Lea completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios