EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Tres en Uno: “Defendamos la democracia, Margarita” | Colombia


Por Gonzalo Guillén

Periodista

JULIO DE 2021 - UN PASQUÍN 15 | TRES EN UNO

MARGARITA

Margarita Rosa de Francisco me habla por WhatsApp durante los recesos de sus grabaciones en México. Me dice que no quiere meterse en política. «No soy apta para eso». Aunque me confiesa que le gustaría ser senadora solamente para entregarle el sueldo oficial «a fundaciones de animales desamparados o de putas o de quien lo necesite más», «Interesante», le respondo. «Se puede», le sugiero, «plantear una campaña así: 'iré al senado para recibir un sueldo que destinaré a la Confederación Nacional de Prostitutas'». Al rato echa un trino con esa idea, se alborotaron los traficantes de estiércol que hacen tendencias' en Twitter y ella regresa al set.

AL

Más tarde, de vuelta, me pregunta con sincera preocupación si sería posible renovar el congreso. «No sé, pero debería existir una manera», supongo. Renovarlo incluso con ladrones latentes, potenciales -eso no importa-, pero nuevos. Así, la plata que de todas maneras se van a robar en el transcurso del cuatrienio que le correspondería (2022-2026) se irrigaría entre una gran parte de la masa poblacional a la que nunca le ha tocado ni un mordisco, porque siempre fluye hacia otros bolsillos. «Tener nuevos ladrones también es democrático», es mi propuesta publicitaria. Y le planteo otra posibilidad de armar un lema de campaña: «Usemos la corrupción como herramienta para que al pueblo también le corresponda alguna cosa». Garantizar corrupción democrática en vez de revolución comunista es un discurso para la concordia que no tiene pierde, no genera resistencia y ambas, en la práctica, son lo mismo: la corrupción colombiana y la revolución bolivariana o la mexicana, digamos. «Qué buena manera de ponerlo», me responde Margarita y se retira a repetir una escena.

PODER

Cuando está de vuelta, le confieso a Margarita, a quien no conozco en persona, que dormiré tranquilo cuando tenga certeza de que los maestros, por fin, pudieron robarse todo el presupuesto de la educación; los campesinos los de Agro Ingreso Seguro y de Fedegán, y los indígenas toda la plata que hay para la comida y la salud de sus niños, que se mueren de hambre y parasitosis, porque se la roban integra quienes la manejan. Sería espléndido que mañana tuviéramos un fiscal corrupto que persiguiera sin misericordia al fiscal corrupto de hoy. Defendamos la democracia, Margarita.

Publicar un comentario

0 Comentarios