EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Aarón Elías Castro Pulgar comenta las mejores formas de mantener la motivación estudiantil


El experto en motivación y conferencista Aarón Elías Castro Pulgar asegura que los centros de la motivación tienen su origen en nuestro centro de comando: nuestro cerebro. [La motivación] es guiada por mecanismos emocionales y transitorios.

Según el Aarón Castro Pulgar, la motivación puede ser definida como una fuerza que impulsa a las personas a satisfacer una necesidad. Más específicamente, la motivación intrínseca se refiere a sentirse recompensado por el aprendizaje en sí mismo o la satisfacción de su necesidad de logro, donde no existe la promesa de una recompensa externa.

Sin embargo, el aprendizaje significativo, depende de la relación que existe entre lo cognitivo y lo motivacional. El poder y querer aprender sirven su rol como condiciones del aprendizaje. Para esto es importante que exista: organización lógica y coherente de la información, conocimientos previos relevantes, disposición y actitud para aprender.

El grado de compromiso de un estudiante dependerá del valor percibido. Las expectativas individuales y los valores atribuidos son los principales determinantes de la elección de una actividad y del rendimiento positivo en ella.

Las percepciones esenciales del cerebro para la motivación son:

El valor de utilidad, es la forma en que la tarea se relaciona con las metas futuras.

El valor de logro, la importancia al realizar bien una tarea.

El valor intrínseco, la satisfacción que se obtiene en el desarrollo de una actividad, interés que hay en una materia o ámbito.

La motivación intrínseca es un incentivo mayor para el compromiso del estudiante, mucho más que cualquier valor externo le pueda atribuir. Por tal razón, se requiere de innovación al trabajar con los estudiantes.

Aarón Elías Castro Pulgar señala que estas son algunas estrategias para impulsar la motivación:

Contenidos útiles y prácticos con experiencia de aprendizaje relevante: Los estudiantes aprecian la aplicación y utilidad inmediata para la vida personal.

Facilitar la exploración: Ofrecer recursos, referencias, gráficas, vídeos y podcasts creando un entorno rico para la exploración.

Individualizar el aprendizaje: Las plataformas digitales permiten generar actividades con retroalimentación sensible al contexto y los grupos. Además, permite construir estructuras de información adaptadas a sus capacidades, lo que mejora la competencia y la confianza.

Ofrecer oportunidades para interacciones grupales: Utilizar plataformas con herramientas para la interacción, la colaboración y la solución de problemas.

Promover la retroalimentación de los estudiantes: Promover maneras en las que los estudiantes contribuyan con sus iniciativas y comentarios al mejoramiento de un curso. Esto les ofrece un sentido de pertenencia.

Desafiar a través del diseño de juegos y retos: Esto permite el enfoque en la solución problemas, el aprendizaje se convierte en un aspecto secundario de ganar o encontrar soluciones.

Aprovechar el potencial del aprendizaje a través de los errores: En la vida, aprendemos de nuestros errores. Podemos simular esto en experiencias de aprendizaje estructuradas para ofrecer retroalimentación sensible al contexto durante juegos, repasos y pruebas.

Estimular el pensamiento: Hacer preguntas que impulsen a reflexionar; proponer problemas que tienen más de una solución posible, promover el pensamiento divergente. Desafiar a los estudiantes a pensar acerca de las excepciones a una regla o cuestionar las respuestas convencionales.

Agregar una dosis de suspenso provocando la curiosidad y las emociones: Diseñar actividades de autodescubrimiento y sorpresa en las que los estudiantes quieran descubrir más. El misterio es un gran motivador para el cerebro.

Incluir personajes ingeniosos: El humor es una excelente manera para motivar. Apoyarse en personajes humorísticos que reflejen situaciones y personalidades familiares, pueden despertar el interés.

Usar estrategias creativas: Según el tema, algunas lecciones pueden asociarse a historias de ficción, una presentación dramática, una narrativa convincente o una metáfora inusual. Esto añade novedad e interés en el aprendizaje, estimulando el cerebro.

Una forma de resumir estas estrategias de motivación para el cerebro, puede ser en estos seis puntos claves:

Se aprende para un bien superior.

Fomentar la curiosidad para convertir el aprendizaje en un reto.

No castigar los fallos, sino fomentar las nuevas oportunidades.

Hacerles sentir que son capaces de tener éxito

Si una tarea ha sido difícil, celebremos el esfuerzo.

Promover los logros a través del trabajo colaborativo, no individual.

Por último, Aarón Elías Castro Pulgar asegura que los estudiantes que activan y mantienen la motivación, realizan las actividades y progresan. Ellos encuentran satisfacción en el propio hecho de hacerlo, sin estar pendientes de las circunstancias externas que puedan impactar sus vidas. Es imprescindible diseñar teniendo en cuenta este principio, poder y querer son dos grandes claves para el cerebro y, por ende, para el éxito estudiantil.

Publicar un comentario

0 Comentarios