EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Cubanos acuden a Telegram para intentar paliar la escasez de medicamentos

En plena pandemia de COVID-19, las redes sociales se han convertido en una de las herramientas más útiles para los cubanos, que padecen la crisis económica, social y sanitaria más grave que se recuerde en décadas.

Según un reporte de CubaNet, la escasez de medicamentos es uno de los problemas que mayor angustia genera en la población. Ante la falta de suministro en las farmacias, la gente busca otros caminos para encontrar soluciones. Prueba de ellos es “La Farmacia”, un grupo de Telegram creado recientemente para favorecer el canje de medicinas entre usuarios.

Azitromicina, Rocephin, Naproxeno, vitaminas, analgésicos, mascarillas y jeringuillas son solo algunos de los productos que los cubanos buscan con desesperación.

“La farmacia” es controlada por la agencia publicitaria Discover, un emprendimiento cubano con millones de usuarios en redes sociales.

“El canal sólo publica los anuncios, no se responsabiliza por las operaciones de compras y ventas, de no estar seguro, no realice ninguna adquisición. Cualquier intento de estafa o engaño repórtelo a las autoridades competentes e infórmeselo a los administradores del canal”, señalan los creadores del grupo.

El canal tampoco permite la difusión de contenidos ajenos al objetivo del grupo, como pueden ser política, religión, etc.

Los usuarios que se dedican a la compra-venta en “La farmacia” no declaran públicamente los precios de las medicinas ante la posibilidad de ser requeridos por el régimen de la Isla, que ya ha declarado públicamente la guerra al contrabando de medicamentos.

El pasado 7 de agosto, Miguel Díaz-Canel aseguró que no habría contemplación con la venta ilegal de medicamentos en el país. El gobernante cubano abordó la problemática durante una reunión del grupo temporal de trabajo del Gobierno para el enfrentamiento a la COVID-19 en la que se trazaron las pautas para combatir la reventa de medicinas.

En aquella ocasión, Díaz-Canel puntualizó que la venta ilegal de medicamentos era un problema que afecta a todos los territorios del país, por lo que ordenó a los gobiernos locales combatir el fenómeno en conjunto con el Ministerio del Interior (MININT).

Publicar un comentario

0 Comentarios