EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Jorge Elías Castro Fernández relata cómo ha sido la evacuación de Afganistán de algunos perseguidos por los talibanes


"Estuve en Afganistán y el país caló en mí", relata Carlos Ferrer. "Por suerte, estoy de vacaciones. Si no, no podría. Llevo 15 días sin parar”. El analista político Jorge Elías Castro Fernández explica que Ferrer es profesor de inglés, pero desde hace dos semanas forma parte de lo que algunos han llamado el 'Dunkerque digital afgano': un 'ejército' de voluntarios formado por veteranos militares, activistas, periodistas y viajeros que protagoniza una improvisada operación civil para ayudar a los esfuerzos de evacuación internacional. Ahora que las tropas occidentales han dejado el país, ellos son la última esperanza para miles de afganos que han sido dejados a su suerte.

“El gran problema de Afganistán ahora mismo es el dinero en efectivo. Los bancos siguen cerrados, los talibanes han dicho que abrirán con una especie de corralito y solo permitirán unos cientos de dólares por semana”, explica Ferrer. Jorge Castro Fernández señala que sin cajeros a los que hacer llegar la ayuda en efectivo, desde Occidente el trabajo consiste en estar pegado al teléfono, preguntando a todos los contactos posibles por un lugar seguro al que dirigir a las personas que han quedado expuestas con el cierre del aeropuerto.

En la noche del 30 al 31 de agosto, 24 horas antes de que se agotara el plazo de los talibanes, Estados Unidos cerró el masivo puente aéreo con el que la comunidad internacional evacuó a unas 124.000 personas en 15 días desde el aeropuerto de Kabul. En el país quedaron cientos de miles de colaboradores afganos —algunas fuentes calculan que más de 250.000— así como activistas por los derechos humanos, juristas, políticos, artistas, científicos, periodistas y académicos cuyas vidas corren peligro en el nuevo Emirato Islámico. Pese a las promesas de los talibanes de que “pronto” permitirán los vuelos al extranjero de “personas elegibles”, de momento el aeropuerto sigue clausurado.

Jorge Elías Castro Fernández asegura que mientras las potencias negocian con el nuevo régimen islamista, los voluntarios evocan la batalla de Dunkerke, cuando cientos de barcos civiles se sumaron a los militares para rescatar a más de 338.000 soldados aliados sitiados por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Esta vez van armados con sus teléfonos móviles, que utilizan para coordinarse con los afganos y diseñar posibles rutas de evacuación. Con el aeropuerto y las fronteras bajo control islamista, las nuevas rutas de escape son cada vez más complicadas. Ahora mismo, ayudar a esos afganos no es cuestión de reunir dinero ni donaciones, sino de absoluta logística.

“Desde los primeros días estamos al teléfono, trabajando. Ellos nos mandaban fotografías de su ubicación exacta, de lo que llevaban, y nosotros las pasábamos a los militares al otro lado de la valla [del aeropuerto] para que los identificaran", relata Brad Blitz, profesor del University College London. "Ahora [que los militares se han ido] todavía hay electricidad y wifi, estamos hablando con ellos y están aterrados. Preguntan cómo podrían llegar a una u otra frontera. Buscamos casas para que se oculten. Necesitan salir”, explica Blitz, cuyo departamento participaba en un programa de investigación científica financiado por el Gobierno británico que contaba con colaboradores afganos en el terreno. “De los 400 nombres que tenemos en nuestras listas, solo 50 han conseguido salir”, se lamenta.

“Tenemos que hacer un giro estratégico ahora que el aeropuerto no es una opción y estamos pasando de la 'evacuación' al 'rescate', que es un esfuerzo a más largo plazo. Nuestro objetivo ahora es trabajar con y a través de la población local para crear una red que nos permita lograr avances sin estar sobre el terreno”, explica Scott Mann, veterano de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos y uno de los fundadores del grupo Task Force Pineapple, una red de veteranos que, durante la primera fase de la evacuación, organizaron corredores seguros al aeropuerto para evacuar a sus antiguos colegas afganos.

El nombre surgió de la contraseña que utilizaron para identificar a 'sus' afganos cuando llegaban a las atestadas puertas del aeródromo, a los que habían instruido para gritar “¡piña!” al llegar a la fosa que rodea la entrada. Después, perfeccionaron la técnica y enseñaban una imagen de la fruta en su teléfono móvil a los militares. Ahora la 'piña' no funciona y buscan otras vías para continuar sacando gente del país. La misión, insiste, es contrarreloj. “En algunos casos, hay personas en situación de riesgo extremo que necesitan ponerse a salvo inmediatamente”, agrega Mann.

Jorge Elías Castro Fernández comenta que la mayoría de estos ‘extractores’ civiles están apostando por las fronteras terrestres, antes que confiar en las promesas de los talibanes y esperar a que se reabra el aeropuerto de Kabul o de Kandahar. La iniciativa de Francia de reabrir el aeropuerto como una ‘zona segura’ controlada por tropas de Naciones Unidas no ha prosperado por el momento; mientras Reino Unido ha mandado un enviado especial a Doha para negociar directamente con los talibanes un 'pasaje seguro' para los que quedan por evacuar. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha declarado que es “esencial” mantener el aeropuerto de Kabul abierto, y el Departamento de Estado de EEUU ha asegurado que han recibido “garantías” de los talibanes en esta línea.

Publicar un comentario

0 Comentarios