EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Los talibanes son los nuevos mayores traficantes de heroína

Por Roberto Saviano | Opinión
Corriere | Traducción

El islamismo no ha ganado , en estas horas, después de más de veinte años de guerra. Ganó la heroína. El error es llamarlos milicianos islamistas: los talibanes son narcotraficantes . Si lee los informes de la UNDC, la oficina de la ONU para las drogas y el crimen durante al menos veinte años, siempre encontrará los mismos datos: más del 90% de la heroína del mundo se produce en Afganistán. Esto significa que los talibanes, junto con los narcos sudamericanos, son los narcotraficantes más poderosos del mundo. En los últimos diez años también han comenzado a jugar un papel muy importante para el hachís - producen no solo humo afgano, sino también charas - y marihuana. Por muy engañosa que pueda parecerle esta declaración, de Afganistánsiempre oirás hablar de evadir las principales dinámicas del conflicto, ignorando las fuentes primarias que financian la guerra, y por eso muchas veces te habrás dado cuenta en esta tierra lejana del eterno conflicto sin el elemento central: el opio.

La guerra de Afganistán es una guerra del opio . Antes de las escuelas coránicas, la obligación del burka, antes de las niñas novias, antes, los talibanes son narcotraficantes que llevan un moralismo absoluto en el consumo de drogas y cultivo, que pretendían prohibir en 2001 . Aquí está uno de los errores más graves de la administración estadounidense: en 2002, el general Franks, el primero en coordinar la invasión de Afganistán por tropas terrestres estadounidenses, declaró: “No somos un grupo de trabajo antidrogas. Ésta no es nuestra misión ». El mensaje estaba dirigido a los señores del opio, instándolos a no quedarse con los talibanes, diciendo que Estados Unidos les permitiría crecer. El propio James Risen, en 2009, escribió sobreEl New York Times informó que la lista negra del Pentágono de traficantes de heroína que iban a ser arrestados no incluía a aquellos que se habían puesto del lado de las tropas estadounidenses.

Las cosas irán mal de todos modos, porque con la presencia militar estadounidense los asuntos de los contrabandistas de opio que necesitaban movimientos rápidos y rápidos están siendo constantemente detenidos, inspeccionados, deben ser autorizados por los militares. Los talibanes, en cambio, logran obtener rápido abastecimiento y movimiento, y no solo eso, comienzan a doblar los impuestos a los productores que no trabajan para ellos y a cultivar directamente sus propias plantaciones. Por lo tanto, ya no se habla más del cultivo, sino de la gestión directa del tráfico. Esto ya fue iniciado por los muyahidines, apoyados por Occidente en la guerra contra los soviéticos. Los campesinos no tienen alternativa: Mullah AkhundzadaTan pronto como se retiraron las tropas del Ejército Rojo en 1989, se dio cuenta de que era necesario dejar de tomar el 10% como dinero de protección a los traficantes de heroína, para ser directamente ellos, las guerrillas de Dios, para manejar el tráfico. Impuso que todo el valle de Helmand, al sur de Afganistán, se cultivara con opio, y cualquiera que se opusiera a él, que continuara cultivando granadas o trigo mediante subsidios estatales, sería castrado. El resultado fue la producción de 250 toneladas de heroína. Akhundzada figura ahora como el principal líder de los talibanes y es uno de los traficantes más destacados del mundo. Los traficantes talibanes están subiendo en las jerarquías internas (incluidas las religiosas) cada vez más en comparación con lo que sucedió en el pasado, es decir, dando asignaciones y la posibilidad de comunicarse con los líderes y figuras religiosas más capaces militarmente.

La heroína talibán abastece a la Camorra, 'Ndrangheta y Cosa Nostra , abastece a los carteles rusos y abastece a la Cosa Nostra estadounidense y a todas las organizaciones de distribución en Estados Unidos, excepto a los mexicanos que intentan independizarse del opio afgano (con dificultad, porque la heroína de Sinaloa es más cara que la heroína afgana). A través de la ruta Afganistán-Pakistán-Mombasa (Kenia), los talibanes también abastecen a los carteles de Johannesburgo en Sudáfrica, otro gran mercado. Suministran heroína a Hamas, otra organización que se autofinancia (también) con hachís y heroína y que de hecho ha comunicado: «Felicitamos al pueblo islámico afgano por la derrota de la ocupación estadounidense en todo el territorio de Afganistán ya los talibanes y su buen liderazgo por la victoria que llega en el punto álgido de una larga batalla que duró 20 años». Se trata de alianzas aparentemente político-ideológicas, en realidad pactos criminales.

La heroína talibán ha creado un eje muy importante con la mafia de Mumbai , la Compañía D de Dawood Ibrahim, soberana de los narcos indios protegidos por Dubai y Pakistán y que es la verdadera distribuidora del oro afgano. El mercado chino aún no está conquistado pero la ambición de los talibanes mira hacia el Este, para tomar Japón también (la Yakuza se abastece en Laos, Vietnam y Birmania) y sobre todo Filipinas, que tienen un mercado próspero y siempre han estado a la fuga. con la heroína birmana. Esta última, como la heroína china, es administrada directamente por los militares y por lo tanto puede contar con una producción rápida y eficiente que muchas veces los cárteles obligados a aceptar sobornos y mediaciones no logran obtener.

El máximo histórico estimado para la producción de opio se alcanzó en 2017, con 9.900 toneladas, por un valor de unos 1.400 millones de dólares pero, según informa la UNODC, si tenemos en cuenta el valor de todas las drogas: hachís, marihuana y heroína: la economía ilícita general del país ese año saltó a $ 6.6 mil millones. Gretchen Peters, la reportera que ha seguido de cerca el vínculo entre la heroína y los talibanes, observa en su libro Seeds of Terror: «El mayor fracaso en la guerra contra el terrorismo no es que Al-Qaeda se esté reorganizando en las áreas tribales de Pakistán y probablemente esté planeando nuevos ataques en Occidente. Más bien, es la espectacular incapacidad de las agencias de aplicación de la ley occidentales para interrumpir el flujo de dinero lo que mantiene a flote sus redes. Las guerrillas colombianas de las Farc lograron mantenerse al día con el ejército al ocupar el 26% del territorio, y su fuerza económica se basaba en la cocaína. Si bien las dos guerrillas y los dos hechos no son comparables, es fundamental entender que las guerras contra las drogas no se pueden ganar con intervenciones de ocupación, ni siquiera con la clásica guerra contra las drogas: quema de plantaciones, castigo de agricultores, arresto de traficantes.

Los talibanes han cambiado el escenario internacional . La Cosa Nostra y los Marseillais, desde la década de 1960 hasta la de 2000, importaron heroína del sudeste asiático; el monopolio del opio estaba en Indochina, en el triángulo dorado Birmania-Laos-Tailandia. Ahora los talibanes han ocupado su lugar, dejando un mercado residual al sudeste asiático, una cuota de mercado que oscila entre el 1% y el 4%. Estados Unidos, al darse cuenta de que los señores del opio los están traicionando y que los gobernantes del tráfico se han convertido en los talibanes, gastará 8 mil millones (fuente: Reuters) para erradicar las plantaciones de amapola: un error fatal, porque los agricultores afganos solo podían ponerse del lado de los estudiantes coránicos; es bueno recordar que esto significa talibán. Es paradójico: Estados Unidos luchó invirtiendo miles de millones de dólares contra una guerrilla, que se autofinanciaba vendiendo heroína a sus propios ciudadanos. El primer y segundo mercado de heroína en Europa son el Reino Unido e Italia. Los gobiernos occidentales han ignorado el debate sobre las drogas desde hace mucho tiempo.

Las drogas no son un simple vicio o una deriva inmoral: la calidad de vida empeora, la competencia destruye la serenidad. Tanto el occidental privilegiado como el campesino desesperado del Medio Oriente tienen acceso a las drogas: sin ellas, la insostenibilidad de la vida los aplastaría. Mientras que la pandemia de Covid-19 se desencadenó el año pasado, el cultivo de amapola aumentó en un 37% (fuente: Unodc). Cuanto más inhumana sea la vida en este mundo, más aumentará la necesidad de drogas y más beneficios obtendrán los traficantes.

Norma sobre la que no encontrarás ningún debate en estas horas. Pero los talibanes no solo venden a los cárteles: no se pueden fabricar analgésicos sin opio. Sin opio, sin morfina y sin codeína. Ahora, las empresas farmacéuticas compran opio a productores autorizados, pero estos últimos compran cada vez más a empresas indias que se abastecen directamente de Afganistán. Los talibanes también deciden sobre nuestra anestesia y nuestras drogas psiquiátricas. En 2005, el entonces presidente Karzai había dictaminado: "O Afganistán destruye el opio, o el opio destruirá Afganistán". Fue exactamente como lo predijo su segunda hipótesis. Pero el propio Karzai era uno de los señores del opio, y la mayoría de las proclamas eran solo una fachada. El ex presidente fue uno de los mayores propietarios de refinerías de opio afganas. De hecho, estaba diciendo: "Destruiremos el opio dirigido por los talibanes y nos quedaremos con el nuestro". En definitiva, no se puede ignorar el monopolio de esta droga, solo los mejores traficantes han ganado.

Las nuevas generaciones de talibanes son idénticas a las antiguas con una diferencia sustancial: los viejos talibanes veían a los muyahidines antisoviéticos como héroes, los nuevos talibanes ven a los grandes traficantes como referencia, aquellos que cambiaron el destino de la guerra (y sus propio) con el opio. Los talibanes utilizan la ley islámica para crear un régimen autoritario, necesario para su tráfico; prohíben la música y la sombra de ojos mientras que las drogas, hasta hace veinte años, solo se vendían fuera de las fronteras: ha habido un cambio de rumbo. Ahora también venden internamente . Adicción a las drogas en Afganistánes una epidemia que nadie se ha planteado y que crece cada año, y los talibanes se aprovechan de ella: los jóvenes reclutas se llenan de hachís -y eso es lo de menos-, pero también se les da la oportunidad de acceder a la heroína: entra en nuestros grupos y te puedes hacer tú mismo, es el tácito (impensable hace veinte años) de los cabos talibanes. Cuando se reducen a larvas, las arrojan como zombis agotados.

Afganistán se ha convertido en un narcostato , cuya única posibilidad de escapar es intentar consumir pastas y cortes a base de heroína. Heroína para vender y heroína para distribuir para aniquilar cualquier alternativa. Mirando al ejército estadounidense, sus vehículos blindados y sus helicópteros, debe haber parecido un ejército muy rico contra pastores de barba larga y cuchillos oxidados. Bueno, Estados Unidos ha gastado 80 mil millones en veinte años de guerra para entrenar un ejército afgano, para crear oficiales, tropas, policías y jueces locales ; los talibanes, en veinte años, han ganado más de 120 mil millones del opio. ¿Cuál fue el ejército más rico? ¿Con quién valía la pena estar? Los talibanes victoriosos no tendrán paz. Los próximos enemigos serán los iraníes.

Irán necesita heroína al igual que la gasolina , y toda la heroína que se consume en Teherán proviene de Afganistán. Los traficantes iraníes quieren poder controlar la heroína afgana, poder ser ellos y no más los turcos, los libaneses (y los kurdos) quienes median con Europa. Quieren no solo a Hezbollah como instrumento de tráfico de hachís y heroína, quieren controlar el opio afgano y los talibanes pronto serán enemigos a derrotar para reemplazarlos con sus hombres. Irán es un país devorado por la epidemia de heroína, pero esa es otra historia. Queda un pacto entre mi lector y yo: llamar a los talibanes por su nombre, narcotraficantes.

Lea aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios