EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Venezuela se convierte en el destino de inversión menos rentable para la española Repsol

En los últimos nueve meses, ni un solo barril de petróleo venezolano ha sido enviado a Repsol. A través de esa operación, PDVSA pagaba su deuda con esa empresa española.

El impago en el que incurre la estatal venezolana por orden del Gobierno de Maduro convertiría a Venezuela en el peor negocio para Repsol.

Según un reporte de la web Primer Informe y OK Diario, en consecuencia, la empresa elevó su exposición en el país hasta los 363 millones de euros. La cifra mantiene la tendencia al alza del riesgo iniciada en 2020. Antes, acumulaba dos años de caída. La exposición financiera es el capital que se puede perder al hacer una inversión.

Antes de salir de sus inversiones en Argelia, ese país del norte de África era el que mayor riesgo representaba para Repsol. Allí la empresa pensó que podía perder 424 millones de euros. El lugar de Argelia como destino riesgoso lo cubre ahora Venezuela.

El dato rompe la tendencia de los años anteriores. La petrolera inició hace varios ejercicios una política de recorte de riesgos en Venezuela. Así, redujo notablemente su exposición en el país suramericano.

En 2016, Repsol acumulaba un riesgo en esta zona del mundo de 2.200 millones de euros, cifra que bajó a 219 millones a cierre de 2019.

PDVSA se endeudó con Repsol por adelantos de dinero que hizo la española para inversiones en yacimientos petrolíferos explotados conjuntamente por las dos empresas en Venezuela.

Como forma de saldar la deuda, en 2019 las dos entidades pactaron pagos en barriles de petróleo. Algo autorizado en el marco de las sanciones del Departamento del Tesoro al Gobierno chavista.

El indetenible colapso de Venezuela trastocó el acuerdo. La producción de crudo de PDVSA decayó y las existencias de petróleo en el país son escasas. Por eso, Repsol dejó de cobrar su deuda.

Repsol también ha sentido la presión de Estados Unidos para salir del país suramericano. Ha recibido advertencias de parte de funcionarios de Estados Unidos por su actividad en el país. La petrolera española se defiende siempre argumentando que cumple con todas las normas internacionales.

Aún así, la petrolera advierte que si hay un cambio en las políticas de Estados Unidos con el país, «podrían verse afectadas nuestras actividades en Venezuela».

Publicar un comentario

0 Comentarios