EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Corte estadounidense desestima cargos contra la ciudadana suiza Daisy Rafoi-Bleuler basados en su vinculación con trama de sobornos en PDVSA


En una rara victoria en la sala del tribunal para un acusado de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) , el 10 de noviembre de 2021, el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Texas desestimó una acusación de tres cargos contra Daisy Rafoi-Bleuler, una ciudadana suiza residente en Zurich.  El caso indica que, de hecho, hay límites a la interpretación expansiva del Departamento de Justicia (DOJ) de su propia jurisdicción sobre ciudadanos extranjeros en casos penales de cuello blanco, y plantea el espectro de futuras impugnaciones constitucionales del debido proceso a los enjuiciamientos de los llamados “Agentes” en casos de corrupción y blanqueo de capitales.

Petróleos de Venezuela, SA (PdVSA) es una empresa petrolera estatal y controlada por el Estado venezolano. La acusación formal alegaba que los coacusados ​​de Rafoi-Bleuler, seis empleados actuales o anteriores de PdVSA y ciudadanos de Venezuela (los coacusados), adjudicaron corruptamente contratos de PdVSA, incluidos acuerdos de servicio para dos subsidiarias de PdVSA con sede en EE. UU. (PdVSA US Subs), a cambio de contratos ilegales, sobornos y trato preferencial en el orden en que PdVSA pagó las facturas. Para ocultar el producto del plan de soborno, los coacusados ​​contrataron a la acusada y a su empresa de gestión patrimonial para que abrieran cuentas bancarias en Curazao, Suiza, los Emiratos Árabes Unidos y otros lugares. 

El gobierno alegó que la demandada, al proporcionar servicios financieros a través de su firma de administración de patrimonio a los coacusados, conspiró para violar la Ley de Control de Lavado de Dinero de 1986 (MLCA) con respecto a fondos derivados en violación de la FCPA (Cargo 1), conspiró para violar la FCPA (cargo 2), y ayudó e instigó violaciones del MLCA (cargo 3). Por el cargo de conspiración para violar la FCPA, el gobierno afirmó que la acusada estaba actuando como un “agente”  de una “empresa doméstica”  y que ella participó a sabiendas en transacciones financieras en el “comercio interestatal” 7utilizando el producto del esquema de soborno. Por los cargos de conspiración para violar y ayudar e instigar violaciones del MLCA, el gobierno afirmó que el acusado, mientras actuaba como un agente de preocupaciones domésticas, creó justificaciones falsas para el depósito del producto del soborno y utilizó correo electrónico y otros instrumentos. del comercio interestatal para comunicarse con el fin de realizar el delito de blanqueo de capitales. 

La FCPA proporciona una base limitada para la jurisdicción extraterritorial sobre individuos extranjeros y requiere que el gobierno establezca que el individuo era un “funcionario, director, empleado o agente” de una empresa nacional, en este caso, los Subsidios de EE. UU. De PdVSA. Cuando no hay alegaciones de que un agente de una empresa nacional actuó ilegalmente mientras se encontraba en los EE. UU., La "agencia" requiere evidencia directa más allá de la relación de servicios profesionales y "evidencia indiscutible de consentimiento mutuo y control sobre los detalles de la persona y la agencia , de manera que el director controla los detalles de la asignación. En ausencia de evidencia directa o indiscutible, la agencia no existe ". En este caso, el acusado era un director y propietario de una empresa suiza de gestión de patrimonio que no tenía ninguna asociación o afiliación previa con los EE. UU. O los coacusados. La acusada afirmó que no fue acusada de ninguna violación de la ley suiza, que se condujo en "estricto cumplimiento" con las leyes suizas contra el lavado de dinero y otras regulaciones aplicables, y que la acusación subsiguiente no acusaba que ella estuviera involucrada a sabiendas o intencionalmente ella misma en el esquema de soborno subyacente. 10De hecho, la conducta citada por el gobierno se relacionaba con las acciones de sus coacusados ​​en Estados Unidos y Venezuela, no con ningún acto cometido por la propia acusada en ninguno de los dos países. Específicamente, la acusada recibió instrucciones por cable y se comunicó con los coacusados ​​por correo electrónico mientras estaba en Suiza y mientras sus coacusados ​​estaban en los Estados Unidos o Venezuela.  El tribunal concluyó que el gobierno no estableció que el acusado fuera un "agente" de una empresa nacional y que la FCPA no se extiende extraterritorialmente a personas extranjeras cuya conducta es completamente fuera de los EE. UU. Y que de otra manera no ha establecido previamente vínculos con los EE. UU. Por lo tanto, el tribunal determinó que carecía de jurisdicción según las Secciones 78dd-2 y 78dd-3 de la FCPA. 

Es una violación del MLCA participar a sabiendas en una transacción financiera que involucre el producto de una actividad ilegal, participar a sabiendas en una transacción financiera diseñada para ocultar o disfrazar los orígenes o la propiedad de la propiedad de origen criminal, o para transferir o intentar transferir a sabiendas dinero desde, hacia o a través de los EE. UU. con la intención de promover actividades ilegales.  “Una persona que no es ciudadana de los Estados Unidos comete el delito mientras se encuentra fuera de los Estados Unidos 'si la conducta [prohibida] ocurre en parte en los Estados Unidos [.]' ... En este caso, el tribunal tiene jurisdicción sobre una persona debido a su presencia anterior en los Estados Unidos, o su participación en el crimen mientras estaba en los Estados Unidos ". En este caso, el tribunal determinó que la acusación de reemplazo “no establece que el delito de lavado de dinero ocurrió fuera de los Estados Unidos por personas sujetas a la jurisdicción de los tribunales de los Estados Unidos. Se observa que cualquier transferencia de presuntos ingresos ilegales no fue al acusado ni fue realizada por el acusado, sino que ocurrió entre los coacusados ​​y las instituciones financieras o los bancos ". En consecuencia, como fue el caso con los cargos de la FCPA, no se alegó suficientemente que el acusado actuaba como un "agente" ni se alegó que el acusado participó en la conducta delictiva mientras se encontraba en territorio estadounidense, por lo que el tribunal desestimó cargos de lavado de dinero, debido a la falta de jurisdicción sobre el acusado.

Después de desestimar la acusación por motivos jurisdiccionales, el tribunal declaró que encontró "mérito en la afirmación de la acusada de que tanto la FCPA como la MLCA son inconstitucionalmente vagas en su aplicación". 16 "Según la doctrina de la vaguedad, los tribunales tienen prohibido hacer cumplir una ley que prohíba o requiera la realización de un acto tan vago que [una mujer] de inteligencia común debe necesariamente adivinar su significado [y dónde los tribunales pueden] diferir en cuanto a su solicitud."  El tribunal señaló además que la doctrina de la vaguedad puede ser particularmente "relevante en los casos en que la conducta del acusado no es procesable en el propio país del acusado". Finalmente, el tribunal determinó que “ningún tribunal ha interpretado el estatuto ni ha emitido una decisión judicial que revele de manera justa la manera en que se puede aplicar el término ['agente'] para establecer la jurisdicción. Ese solo hecho establece la vaguedad del término ".  Esta decisión sin duda sienta las bases para que futuros acusados ​​extranjeros impugnen las acusaciones de la FCPA y la MLCA sobre la base del debido proceso.

Publicar un comentario

0 Comentarios