EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Mercenarios rusos toman protagonismo en África


África es el continente más pobre del mundo: el 40% de la población vive con menos de 2 dólares al día. Sin embargo en su subsuelo se concentra una amplia gama de recursos minerales. Níquel, platino, radio, cobalto, litio además de diamantes, oro, gas y petróleo. Minerales indispensables para la fabricación de dispositivos tecnológicos avanzados. De nuevo África está al centro de los intereses de las grandes potencias mundiales que ven la inestabilidad crónica que afecta a muchos países como una oportunidad para aumentar su influencia política y penetración económica.

Según un reporte de G. M. Piantadosi para El Confidencial, son muy pocos los países africanos que no sufren conflictos étnicos, terrorismo religioso, inestabilidad política o económica. En lo que va de 2021 se han producido cuatro golpes de estado. En este complejo escenario hay un actor que opera de forma encubierta y que responde a los intereses de Moscú en la región: el Grupo Wagner. Un entramado de empresas de seguridad privadas que orbitan alrededor de Yevgeny Prigozhin, un oligarca conocido como el chef de Putin por sus empresas de restauración y comidas.

Este grupo, cuyas operaciones se detectaron por primera vez en Ucrania en 2014, ha adquirido protagonismo a medida que las potencias europeas han salido del tablero africano (Francia acaba de anunciar el final de la operación Barkhane para evitar que su intervención en Sahel se convierta en un Afganistán europeo). Rusia también intenta aumentar su influencia en las excolonias europeas, pero pasando por la puerta de atrás. Desde República Centroafricana a Libia, los mercenarios del Grupo Wagner representan una diplomacia paralela al servicio de los intereses económico de Moscú, que intenta garantizarse el acceso a los yacimientos energéticos y minerales.


Lea completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios