EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Aarón Elías Castro Pulgar ofrece algunas recomendaciones para mejorar la motivación personal


El motivador Aarón Elías Castro Pulgar recuerda que en la obra del poeta y escritor francés Víctor Hugo "Los miserables", uno de los personajes llamado Jean Valjean declaró: "Morir no es nada. Lo horrible es no haber vivido".

Aarón Castro Pulgar asegura que así son las personas que hacen de la vida su festín particular. Son puro atrevimiento a la hora de atravesar sus propios defectos. Lo que se considera malo no va con ellos, son lo que son por convicción y aceptan que no pueden ser el estándar de perfección que algunos pretenden alcanzar.

El propio Víctor Hugo se inspiró en la figura de Vidocq para su novela. Eugene-Francois Vidocq tuvo un pasado delictivo antes de ser el mismo creador de la policía nacional francesa. El pasado no equivale al futuro y aceptar lo que no nos gusta en aras de un futuro hace que algunos individuos encuentren su oportunidad, tengan las cicatrices que tengan.

Aarón Elías Castro Pulgar señala que hoy día es frecuente que hasta las mejores personas se detengan en sus malas actuaciones, y les cuesta dejar su pasado atrás. Arrastran temas personales o etiquetas antiguas que les hacen vacilar para no darlo todo. En verdad nadie es su pasado y sus defectos y puestos a cometer errores el premio no es la vida perfecta y cristalina, es la manchada y reconstruida porque es la verdadera. No existen personas perfectas, solo fracasos ocultos a la opinión pública.

Ahora, no esperes por ahí a que las cosas vayan bien, no esperes a que las cosas salgan perfectas, nunca saldrán perfectas. Tienes que estar en disposición de entrar en acción en el momento en que llegue tu turno, no en el que tú elijas. Rara vez las cosas se nos presentan sin razón para fallar, esto es que cada uno de los días se sacan adelante más por razones propias que por oportunidades externas, comenta Aarón Elías Castro Pulgar.

Dado que vamos a fallar los errores son parte de algo más que el dolor que se sufre al cometerlos, y dirás que cómo se puede seguir adelante si uno se está fallando a sí mismo y a los demás. No sabemos exactamente cuál es tu pasado y qué estás haciendo ahora pero si en tus tareas diarias tienes un sentido especial de misión, una causa más grande que tú mismo y que te involucra con los demás, no requerirás del perdón para continuar ni de luz para guiarte.

Estás descubriendo qué falla y cómo cambiarlo, estás intentando y fracasando, estás respirando lo que serás mañana a través del trabajo en tu carrera, en tu trabajo, en la escuela o donde te halles. Excepto la posibilidad de triunfar estás cortando todo lo que no signifique algo positivo en tu vida. Esas razones te mueven y al estar comprometido con ellas también lo mueven todo a tu alrededor y a quienes estén contigo.

Tienes que hacerlo obligatorio, levantarte sin motivación y seguir trabajando en aquella diferencia que quieres marcar y mirar el futuro y en lo que te vas a convertir de aquí a cinco años, y de aquí a diez años, y aferrarte a esa visión aunque ahora todo pinte mal y parezca que estás aún más hundido que ayer. En este momento puedes ser algo que no te guste a ti ni a nadie, puedes no tener lo que se supone que tendrías si todo hubiese ido bien, pero no ha ido bien y eso no es excusa para no seguir trabajando en lo que sí serás mañana. Lo que falla en ti es lo de menos, lo que vas a construir es lo que importa, concluye Aarón Elías Castro Pulgar.

Publicar un comentario

0 Comentarios