EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Infodio: Venezuela: un acertijo imposible para el Gobierno de los Estados Unidos

Joe Biden, Leopoldo Martínez Nucete

Por Alek Boyd
infodio.com | Traducción

Cuando se trata de errores de política exterior que no pueden ocultarse a la vista, realmente no importa quién habita la Casa Blanca: Venezuela es una fuente de vergüenza sin fin. Volviendo a la política de la administración Bush de pretender que Hugo Chávez no existe, al apretón de manos homosexual de Obama con Chávez en Trinidad, al "todas las opciones están sobre la mesa" de Donald Trump y cuyo régimen de sanciones ha mantenido Biden, el chavismo sigue teniendo el último reír. No es que Estado, Hacienda, Justicia, NSA et al tienen la medida del problema venezolano, sino con qué precisión el chavismo -en sus dos iteraciones- ha sabido leer a los presidentes estadounidenses y sobrevivir a todo lo que se le arroja.

La última propuesta podría ser el plan de Biden para combatir la corrupción (" ESTRATEGIA DE ESTADOS UNIDOS PARA CONTRA LA CORRUPCIÓN "). Lo que suena grandioso ha sido "establecer la lucha contra la corrupción como un interés central de seguridad nacional de Estados Unidos". Tiene cinco pilares, como "frenar el financiamiento ilícito", que se centrará en los facilitadores. Cuando veamos que el Gobierno de los Estados Unidos emprende acciones legales contra David Boies, Baker Hostetler, Fusion GPS, Rudy Giuliani o Adam Kaufmann, por ejemplo, tomaremos el proyecto de Biden como sincero; de lo contrario, inserte aquí el emoji favorito de risa a carcajadas.

La corrupción es, de hecho, LA raíz de muchos problemas que afligen a las democracias de todo el mundo. Usemos a Venezuela como caso de estudio. Miles de millones de dólares malversados ​​en Venezuela fluyen libremente, sin impedimento de ningún tipo, a la corriente comercial estadounidense. No todo se ha destinado a adquisiciones de bienes raíces, inversiones y joyería. No todo ha transitado a través de bancos estadounidenses, para llenar cuentas en jurisdicciones extraterritoriales del mundo, o guardado en JP Morgan, Bank of America, Citibank, etc. Los bolsillos de un ejército de abogados, médicos especialistas, ONG, profesores universitarios, Los actores de Hollywood, los medios de comunicación, los administradores patrimoniales, los banqueros y los políticos estadounidenses se han llenado de ganancias de corrupción en los últimos 20 años.

La política existente de "todas las opciones están sobre la mesa" incluye todos los mejores y más finos especímenes corruptos de Venezuela. El dinero de USAID -leído dólares de los contribuyentes estadounidenses- ha sido robado por socios del Departamento de Estado en la lucha contra Maduro (Freddy Superlano). Los activos venezolanos ubicados en suelo estadounidense, cuyo control ha sido arrebatado a manos de los chavistas por el Tesoro (CITGO), son ahora la fuente de financiación de los políticos de la "oposición" venezolana totalmente corruptos que utilizan para mantener estilos de vida lujosos.

El famoso dicho estadounidense sobre personajes desagradables "Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta" simplemente no podría ser más adecuado para describir a Leopoldo López, el elegido del Estado para encabezar la expulsión de Nicolás Maduro a través del apoderado Juan. Guaidó. López no rinde cuentas a nadie, al igual que Maduro. Pero López es solo uno en una clase de rufianes que han estado cultivando relaciones con el Estado, el Congreso y el Senado de los Estados Unidos desde que Chávez vivió. Victimhood es la carta elegida para todas las interacciones con los funcionarios estadounidenses, que siguen abrazando y apoyando a estos personajes sin sondear conexiones, lealtades ni antecedentes.

Lo que es evidente -para quienes hemos estudiado la política venezolana- sigue perdiéndose en Washington. Un caso notable es el de Leopoldo Martínez Nucete , el nominado de Joe Biden para el Banco Interamericano de Desarrollo. Martínez Nucete encaja con las palabras  del plan de lucha contra la corrupción de Biden sobre los facilitadores : "... los facilitadores financieros se han aprovechado de las vulnerabilidades de los sistemas financieros estadounidenses e internacionales para lavar sus activos y ocultar el producto del delito". Se sabe que Martínez Nucete está vinculado a David Osio, uno de los banqueros más corruptos de Venezuela, pero Biden y su gente están felices de responder por él.

Durante el impulso de Trump de "todas las opciones están sobre la mesa" para instalar Guaido & co, se permitió la participación de Raúl Gorrin y Alejandro Betancourt . Mientras Gorrin iba a ayudar a convencer a Maikel Moreno (jefe de la Corte Suprema de Venezuela) y al general Vladimir Padrino López (ministro de Defensa de Maduro), Betancourt era un patrocinador financiero de Guaidó. Todo lo anterior tramó un plan para "derrocar a Maduro". Esto no sucedió a espaldas del senador Marco Rubio y Mauricio Claver Carone, este último asistente especial de Trump y director senior de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional . Todo lo contrario. El plan tuvo la bendición de la NSA.

Cuando esta farsa fue para librar a Venezuela de Maduro, tanto Gorrin como Betancourt ya estaban en la mira del Departamento de Justicia, debido a su participación en esquemas de corrupción multimillonarios. El comportamiento criminal de Gorrin y Betancourt no fue un secreto, sin embargo, los dictados de política exterior socavaron decisivamente -y continúan haciéndolo- las acciones de aplicación de la ley del Departamento de Justicia.

Maduro lo ha sabido todo desde el principio, por supuesto. Cada última conversación con Jimmy Story o Elliot Abrams, cada visita al Estado, cada café con funcionarios del Tesoro, o congresistas / senadores estadounidenses, es debidamente informado a la patria por Julio Borges, Carlos Vecchio, Cesar Omaña, Jorge Betancourt y otros miembros de la "la oposición" con conexiones imposibles de explicar con la boliburguesía venezolana. Informar desde el grupo incestuoso fortalece la posición de Maduro, ya que luego se comparte información con Rusia, China, Turquía, Cuba, Irán y otros socios en LatAm. Esta es la razón por la que este sitio ha sostenido que Lavrov tiene una comprensión mucho más clara de lo que realmente está sucediendo en Venezuela que la que tendrán Pompeo o su sucesor.

Realmente no importa qué nueva formulación de política exterior se le ocurra a la Casa Blanca, si los republicanos o los demócratas controlan el Congreso y el Senado. Con semejantes compañeros de viaje es, sencillamente, imposible esperar otro resultado que no sea la continuación del chavismo. Lo inteligente sería hablar con los que realmente tienen el control, mientras se utilizan las herramientas existentes para poner fuera de servicio a los rufianes de la "oposición" y sus facilitadores (Caballo de Troya).

En las últimas rondas de "elecciones" celebradas en noviembre, el chavismo se llevó la mayor parte. A algunos socios del Departamento de Estado como Manuel Rosales se les permitió una victoria simbólica. Otros, como Freddy Superlano, fueron descalificados por el asociado de la NSA, Moreno * después * de que se anunciaron los resultados. El hecho de que Guaidó & López permitiera que Superlano -quien se hizo famoso después de un incidente alimentado por las drogas con prostitutas en Cúcuta y pagado con fondos malversados ​​de Estados Unidos- fuera administrado por Guaidó y López expone la pura podredumbre de la "oposición". Por si fuera poco, Henrique Capriles y Julio Borges están atacando abiertamente la corrupción de la "presidencia de Guaidó", a pesar de ser figuras destacadas del equipo Guaidó. De hecho, Borges y Capriles extrajeron su libra de carne colocando nombramientos en CITGO y en Monomeros. López, Guaidó,y Rosales también se aseguró de que sus personas clave estuvieran realmente cerca del dinero. La reciente "renuncia" de Borges como secretario de Relaciones Exteriores de Guaidó ha llevado la hipocresía a niveles desconocidos.

Toda la estructura está corrupta. No hay distinción entre chavismo y "oposición", solo hay una clase de políticos venezolanos, todos igualmente ansiosos y desesperados por participar en el saqueo. El gobierno de los Estados Unidos es el último país que queda que aún apoya a Guaidó, incluso cuando sus propios lugartenientes están clamando por su sangre. Mientras tanto, las sanciones del Tesoro no son un impedimento para que Maduro continúe con sus negocios como de costumbre. Es una posición absurda e insostenible.


Lea aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios