EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Infodio: Víctor Vargas admite ilegalidad de sus bancos

Por Alek Boyd
infodio.com | Traducción

Echa un vistazo al pdf a continuación. Se trata de un memorando interno de Grupo Financiero BOD, de fecha 18 de octubre de 2016, firmado nada menos que por Víctor Vargas, fundador y director general del grupo. No se ha agregado ninguna marca de agua para preservar los metadatos originales (autora Carely Valentin). Corresponde a operaciones bancarias en Venezuela y en el exterior (transferencias de dinero). Comience en la primera página, en "Desafortunadamente nuestro país ha sido incluido, de manera justa o injusta, en la lista de países denominados “MAJOR MONEY LAUNDERING COUNTRIES” que publica el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica (US DEPARTMENT OF THE TREASURY) y dentro de estos países ocupa los primeros puestos entre las denominadas “JURISDICTIONS OF PRIMARY CONCERNS”, por lo que los clientes venezolanos están sometidos a una vigilancia permanente y especial por los Oficiales de Cumplimiento de todos los bancos del mundo. Cada transacción es revisada de manera individual y debe pasar controles que no aplican para ciudadanos de otros países."

El memorando está dirigido a gerentes y directores regionales locales e internacionales. Recordemos que, en un momento dado, el grupo financiero de Vargas tuvo, además de Venezuela, bancos y casas de bolsa en Curazao , Panamá, República Dominicana y Antigua.

No se necesita fluidez en español para darse cuenta de que "nuestro país" significa Venezuela, y que " Oficiales de Cumplimiento de todos los bancos del mundo" significa oficiales de cumplimiento de todos los bancos del mundo que verifican cada transacción individualmente ("Cada transacción es revisada de manera individual").

Page 2 starts with "La mayoría de los clientes venezolanos, personas naturales y jurídicas, están en situación no cumplimiento según los parámetros de la “FINANCIAL ACTION TASK FORCE” de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), por lo que todas sus transacciones son especialmente monitoreadas y sometidas a requerimientos de información inusuales por los Oficiales de Cumplimiento de los Bancos Corresponsales." 

Aquí, Vargas admite que la mayoría de los clientes venezolanos no cumplen con las pautas del Grupo de Acción Financiera Internacional de la OCDE .

Vargas luego agrega:

"Se agrega a lo anterior el hecho de que Venezuela formó parte de la lista de las “HIGH RISK AND NON COOPERATIVE JURISDICTIONS” en materia de lavado y financiamiento del terrorismo y es de conocimiento público que ciudadanos venezolanos están siendo incluidos en la lista “SPECIALLY DESIGNATED NATIONALS” de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFFICE OF FOREIGN ASSET CONTROL u OFAC), que implica la inmediata congelación de bienes y cuentas bancarias y la prohibición de transacciones con entidades (Bancos, Casa de Bolsa, etc.) y ciudadanos norteamericanos, por lo que ahora cuando un cliente venezolano ordena una transferencia, los Oficiales de Cumplimiento deben revisar si el ordenante está incluido en las listas actualizadas de la OFAC."

Esto es muy interesante. Si bien Vargas menciona correctamente que Venezuela se encuentra en las "JURISDICCIONES DE ALTO RIESGO Y NO COOPERATIVAS" en lo que respecta al lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, y que algunos venezolanos han sido designados a la lista SDN de la OFAC, es una exageración decir que los oficiales de cumplimiento tienen que verifique si los venezolanos que ordenan transferencias de dinero están en la lista OFAC.

El propio yerno de Vargas, Francisco D'Agostino, es una persona designada por la OFAC , pero vive en España en el regazo del lujo con la hija de Vargas y no ha sufrido, en lo más mínimo, debido a la designación de la OFAC. Lo mismo se aplica a Alessandro Bazzoni (cómplice de D'Agostino) , quien no solo continúa operando con normalidad sino que es accionista de un banco suizo ( MBaer Merchant Bank ), donde su esposa es miembro de la junta.

La siguiente declaración acerca a Vargas al pan y la mantequilla de sus bancos:

"Otro problema importante que enfrentan las transacciones de nuestros clientes, es que algunos de ellos son Personas Expuestas Políticamente (PEP), o son familiares de estas personas, o han recibido transferencias en sus cuentas por parte de PEP, o han contratado con el Estado venezolano, lo cual los asimila a las PEP a los fines de los Oficiales de Cumplimiento. Si bien estas transacciones no son ilegales, la condición de PEP de alguno de los intervinientes en la transacción, podría someterla al escrutinio de la Comisión de Valores Norteamericana (SECURITIES AND EXCHANGE COMMISSION o SEC) y/o del Departamento de Justicia de ese país (US DEPARTMENT OF JUSTICE) por potenciales violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (“FOREIGN CORRUPT PRACTICES ACT” o FCPA) si la operación no cuenta con una justificación económica plausible."

¿Los clientes de Vargas, es decir las PEP y sus familiares, obtienen fondos dudosos provenientes de contratos del Estado?

Y luego, el dinero disparó:

"Asimismo, otra situación significativa, atada a la misma legislación FCPA, es que la compra de dólares en el mercado “paralelo” o “negro” es una violación de los Convenios Cambiarios celebrados por el Ejecutivo Nacional y el Banco Central de Venezuela, así como de las normas especiales dictadas por este último, y resulta que esto es considerado por la FCPA como un delito federal en los Estados Unidos de Norteamérica. Por esa razón, cuando los clientes venezolanos no pueden justificar el origen de los fondos que reciben en sus cuentas o que envían a otras cuentas, y dado que la gran mayoría de las transferencias en dólares deben pasar el sistema financiero norteamericano, las transferencias respectivas podrían ser rechazadas. Esa es la razón también por la cual muchas cuentas de venezolanos en los Estados Unidos de Norteamérica y en otros países, han sido cerradas."

Traducción, en negrita: Las compras de USD en el mercado paralelo/negro es un incumplimiento de los acuerdos cambiarios suscritos entre el Ejecutivo y el Banco Central de Venezuela, así como de lineamientos específicos establecidos por este último, y esto es considerado un delito federal en EE.UU. bajo las reglas de la FCPA.

Vargas está, afortunadamente, en problemas. Casi todas las sucursales de su grupo de lavado de dinero han sido intervenidas por los reguladores en las diferentes jurisdicciones donde opera. Incluso en Venezuela , sin duda la meca de la corrupción del Hemisferio Occidental. Décadas de gastos irresponsables en un estilo de vida obsceno hacen prácticamente imposible que los  USD 755.630.442,59 que debe Vargas se recuperen alguna vez .

Su franqueza, en este memorando privado a sus empleados, confirma que siempre ha sido consciente de que su operación era ilegal, que estaba tratando con PEP, que sería imposible para la mayoría de sus clientes justificar el origen legítimo de los fondos. estaba ayudando a lavar y moverse. Pero más allá del hecho de que el propio Vargas es un contratista del gobierno y (durante muchos años) uno de los jugadores más grandes en el mercado negro de Venezuela, su pecadillo fue malversar los fondos de los clientes. Cuando una gran proporción de los clientes son PEP y rufianes que controlan el Estado y están involucrados en todo tipo de actividades delictivas , robarles puede tener consecuencias nefastas.

Vargas sigue maniobrando , tratando desesperadamente de mantener la cabeza fuera del agua. Desde nuestro punto de vista, es una cuestión de cuándo, no si, cumplirá con lo que le corresponde.


Publicar un comentario

0 Comentarios