EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Jorge Elías Castro Fernández explica el rechazo causado por la visita a Nicaragua de un iraní acusado por el atentado en 1994 contra la Asociación Mutual Israelí Argentina


El consultor en seguridad y analista político Jorge Elías Castro Fernández afirma que un manejo equívoco de la política exterior distingue al Gobierno de Alberto Fernández en Argentina. El último episodio es haber enviado a un representante a la cuarta toma de posesión del nicaragüense Daniel Ortega.

El hecho, que es de por si cuestionable tuvo un agravante. El representante de Irán que asistió al acto era uno de los acusados por el atentado en la AMIA.

En ese hecho, ocurrido en 1994, una bomba estalló en la sede de la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA). Murieron 85 personas y más de 300 resultaron heridas.

Todos los indicios apuntan a que los brazos armados de Irán estaban detrás de ese ataque dirigido a la comunidad judía en Buenos Aires.  Y uno de los señalados es Mohsen Rezai, vicepresidente iraní de Asuntos Económicos que estuvo en Managua.

Rezai sería uno de los autores intelectuales del ataque a la mutual israelita. Y por esa razón tiene una alerta roja de Interpol emitida por solicitud de Argentina, explicó Jorge Elías Castro Fernández.

Sin embargo, a la asunción del político centroamericano, asistió el embajador argentino en Nicaragua, Daniel Capitanich. El país no emitió ningún reclamo a Nicaragua por la presencia del terrorista.

Al pesar sobre él la captura internacional, debió ser detenido. Incluso, la Argentina debió pedirle al nicaragüense que lo detuviera. Meses atrás, Cancillería había condenado su designación en el gobierno iraní. Rezai fue un invitado de honor de Ortega.

El iraní está acusado de homicidio calificado, doblemente agravado (por haber sido cometido por odio racial o religioso y por ser un medio idóneo para causar un peligro común) en perjuicio de 85 víctimas fatales».

La web de Interpol agrega que esos cargos van  «en concurso ideal con lesiones leves y lesiones graves calificadas, en forma reiterada y daños múltiples agravados por haber sido cometidos por odio racial o religioso

Durante la toma de posesión, al iraní lo presentaron como “hermano Mohsen Rezai”. Recibió aplausos y se fotografió junto a Ortega, Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel.

Rezai era comandante de la Fuerza Quds. Al igual que el ministro de Interior iraní Ahmad Vahidi. Argentina también denunció ese nombramiento, detalló Jorge Castro Fernández.

Los dos formaban parte de un grupo que habría tomado la decisión de atentar contra Argentina. La Fuerzas Quds es la tropa de élite de la poderosa Guardia Revolucionaria Islámica.

Esa organización ejecuta operaciones militares extraterritoriales. También, apoya a grupos terroristas como el Hezbollah libanés o el Hamas palestino, comentó Jorge Elías Castro Fernández.

Publicar un comentario

0 Comentarios