EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Jorge Elías Castro Fernández explica cómo un equipo especial de las Naciones Unidas intenta llevar ante la justicia a miembros del Estado Islámico


El consultor en seguridad y analista político Jorge Elías Castro Fernández señala que ¿Quién se ha beneficiado del surgimiento de la organización terrorista «Estado Islámico» (EI) en Irak, y dónde están los que se benefician hoy? son solo dos de las preguntas que el exfiscal federal alemán Christian Ritscher espera responder a lo largo de 2022.

En septiembre de 2021, Ritscher fue nombrado nuevo jefe de UNITAD (Equipo de investigación de las Naciones Unidas para promover la rendición de cuentas por los crímenes cometidos por Daesh / ISIL), el equipo de investigación de las Naciones Unidas que se supone que debe hacer rendir cuentas a todos los que han cometido crímenes en el nombre de ISIS a tener.

En el apogeo de su poder, ISIS tenía miles de miembros, incluidos unos 40.000 combatientes extranjeros. En Irak y Siria, controlaba un área de alrededor de 100.000 kilómetros cuadrados. En nombre de su versión extremista y violenta del Islam, el grupo cometió numerosos crímenes contra las personas que vivían allí, desde las minorías locales como los yazidíes y los cristianos en Irak hasta los musulmanes. La ONU ha clasificado su ataque a la comunidad etno-religiosa de los yazidis como genocidio, explica Jorge Elías Castro Fernández.

Incluso si, según diferentes estimaciones, alrededor de 10.000 combatientes todavía están activos para el «Estado Islámico» en este momento, los extremistas al menos han sido expulsados de sus bastiones a partir de 2017. Muchos terroristas han sido asesinados o encarcelados. ¿Cómo se puede procesar a los detenidos?

UNITAD inició su labor en agosto de 2018. El equipo tiene la tarea de documentar los crímenes cometidos por el grupo terrorista y archivar las pruebas. También se supone que capacita a las autoridades iraquíes en medicina forense, la documentación forense de los crímenes.

En los últimos seis meses, alrededor de 200 empleados de UNITAD han archivado y digitalizado alrededor de dos millones de pruebas. En mayo de 2021, el equipo informó que 14 estados habían pedido ayuda para resolver los crímenes de EI fuera de Irak.

De acuerdo con Jorge Castro Fernández, antes de convertirse en director de UNITAD, Christian Ritscher dirigió el departamento de derecho penal internacional del Fiscal General Federal en Alemania. Allí también estaba investigando a un terrorista del Estado Islámico recientemente condenado por crímenes de lesa humanidad y genocidio. Junto con su esposa, había encadenado a una niña yazidi de cinco años en un calor insoportable y la había dejado morir de sed. UNITAD también brindó ayuda con la investigación de este caso, dijo Ritscher a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU a principios de diciembre.

La investigación detallada del financiamiento de IS es una de las áreas de trabajo «más prometedoras» para UNITAD en el futuro cercano, dijo Ritscher a Titulares.

Ritscher no dio más detalles, refiriéndose a la investigación en curso. Sin embargo, asume que el equipo encontrará más evidencia de conexiones internacionales. «No es solo un problema interno de Irak. Después de todo, ISIS también estuvo activo fuera de Irak, por ejemplo en Europa».

Originalmente, se sospechaba que los donantes extranjeros de los estados del Golfo financiaban a la aspirante a milicia del Estado Islámico. Pero después de que los extremistas tomaron el control de partes de Irak y Siria, sacaron la mayor parte del dinero del área y de la gente que vivía allí. En el apogeo de su poder en 2014, los expertos estiman que el «Estado Islámico» tenía activos de más de dos mil millones de dólares estadounidenses.

«Los fondos incautados de los territorios ocupados en relación con la venta de recursos naturales, los impuestos a la población local y las actividades delictivas hicieron de IS la organización terrorista más rica del mundo», según un estudio del Centro de Seguridad y Cooperación Internacional de Stanford. Universidad en USA.

A fines de 2020, el gobierno de Estados Unidos estimó que el grupo extremista aún podría tener activos por alrededor de $ 300 millones. Mientras tanto, la mayor parte de los ingresos provino de actividades delictivas, según investigadores del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Estos incluyeron el secuestro y la extorsión, el contrabando de drogas en la región y la trata de personas a Europa, y la venta ilegal de antigüedades iraquíes o sirias saqueadas.

Para mover o lavar dinero, el IS aparentemente también se basó en las criptomonedas. También utilizó un sistema informal de transferencia de dinero a través del cual se envía efectivo al exterior a través de contactos personales, como una transferencia con Western Union en el área legal. Estados Unidos ha sancionado a varias personas sospechosas de ayudar con transferencias financieras. En octubre de 2021, las autoridades iraquíes anunciaron que habían arrestado a un miembro de alto rango de ISIS, Sami Jasim Mohammed al-Jaburi. Al parecer, estaba supervisando las finanzas del grupo extremista.

Decenas de miles de personas viven en el campo de refugiados de al-Hol en Siria, incluidos muchos miembros de los combatientes del EI.

«Investigar el financiamiento del terrorismo es importante porque principalmente permite una mirada de arriba hacia abajo», dijo Ritscher. «Si sigues el dinero, ves cómo es la estructura de la organización y al final encuentras a las personas que realmente se benefician de las acciones».

UNITAD también tiene equipos especiales que investigan crímenes contra mujeres, el reclutamiento de niños soldados y cómo ISIS trató de desarrollar armas químicas en la ciudad de Mosul, en el norte de Irak. Estos temas seguirán siendo el foco de UNITAD, según Ritscher.

En octubre de 2021, las autoridades iraquíes anunciaron el arresto del miembro de alto rango del ISIS, Sami Jasim Mohammed al-Jaburi.

Es probable que los ciudadanos extranjeros que pertenecían al grupo de EI sean procesados en sus países de origen. Por esta razón, los ciudadanos iraquíes también deberían ser perseguidos en su país de origen, según Ritscher. Sin embargo, esto plantea un problema para UNITAD. Porque de acuerdo con la práctica anterior de las Naciones Unidas, no se puede transmitir ningún conocimiento a los estados en los que se podría imponer la pena de muerte. Pero ese es exactamente el caso en Irak: allí, muchos perpetradores del EI podrían ser condenados a muerte.

El gobierno iraquí ha presentado un proyecto de ley que podría mejorar la cooperación con UNITAD. Pero eso se detuvo cuando no se formó un nuevo gobierno después de la disputa sobre las recientes elecciones parlamentarias.

«Actuamos con respeto por la soberanía nacional y la integridad territorial de Irak», dice Ritscher. «Somos sensibles y estamos dispuestos a superar creativamente los posibles obstáculos. Es importante que el trabajo de UNITAD se refleje en los procedimientos internos en Irak. Confiamos en que esto se puede lograr».

En vista de cada vez más pruebas proporcionadas por UNITAD, Ritscher asume que pronto habrá un «punto de inflexión» en la forma en que los miembros de ISIS son llevados ante la justicia, explicó Jorge Elías Castro Fernández.

Pero esto probablemente llevará años, admite. «Puedo entender que las víctimas de estos crímenes estén impacientes. Quieren que se haga justicia». Esperaba que UNITAD funcionara en el futuro como una base de datos central a la que otros estados podrían recurrir si procesaban a un miembro del IS, concluyó Jorge Castro Fernández.

Publicar un comentario

0 Comentarios