EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Los vuelos que conectan a la exsenadora colombiana Piedad Córdoba con el empresario Alex Saab


En el expediente de la justicia de Estados Unidos contra el extraditado Álex Saab, hay una bitácora secreta de viajes que podría poner en la mira a la excongresista Piedad Córdoba, hoy candidata al Senado de Colombia por el Pacto Histórico. La revista colombiana SEMANA conoció en exclusiva los documentos que son prueba en medio del proceso que enfrenta el otrora poderoso y multimillonario empresario barranquillero, quien permanece en una prisión federal de Miami desde octubre de 2021.

Según un reporte de SEMANA, se trata de una extensa lista de vuelos internacionales que fueron comprados por Group Grand Limited, una de las firmas que forma parte del entramado criminal de Saab, creada en Hong Kong el 8 de marzo de 2013, incluida por Estados Unidos en la Lista Clinton el 25 de julio de 2019. En las facturas la empresa aportó una dirección de Antigua y Barbuda (ST Johns Carlisle Bay). Los tiquetes de avión fueron comprados entre 2015 y 2016 a la agencia de viajes Eurocontinentes, ubicada en Bogotá, en la vía al aeropuerto Eldorado.

En el expediente en poder de los fiscales Kurt Lunkenheimer y Alexander Kramer, hay una detallada relación de 17 vuelos comerciales cuyos tiquetes fueron expedidos a nombre de Piedad Córdoba, sus hijos Juan Luis Castro Córdoba (excongresista), Natalia Castro Córdoba y otra familiar, que sería una menor de edad.

Juan Luis Castro Córdoba, Natalia Castro Córdoba

A nombre de Piedad Córdoba figura un vuelo de la aerolínea Avianca, facturado el 15 de enero de 2016, en la ruta Bogotá-La Habana-Bogotá. Dicho viaje aparece identificado con los números “134-1630-622446”, bajo la factura 10293. Así mismo, están registrados otros dos tiquetes de Avianca, en la ruta São Paulo-Bogotá. Ambos fueron facturados el 8 de diciembre de 2015, y tienen los siguientes números: “134-1630-379182” y “134-2810-511882”.

Su hijo Juan Luis Castro Córdoba, quien ocupó una curul como senador de la Alianza Verde y renunció en 2021, aparece relacionado como beneficiario de tres tiquetes. El primero de ellos es un vuelo de la aerolínea Delta Airlines, en la ruta Little Rock-Atlanta-Miami, identificado con el número “006-1630-359505”. El segundo, también de Delta Airlines, cubrió la ruta Little Rock-Atlanta-Bogotá, y está relacionado con el número “006-1630-389587”. El tercero, de la misma aerolínea, cubrió la ruta Miami-Atlanta-Little Rock, bajo el número “006-1630-379123”. Los tres vuelos aparecen cobrados en la factura 10069, del 8 de diciembre de 2015.Los otros tiquetes están a nombre de Natalia Castro Córdoba, una hija de la exsenadora Piedad Córdoba. Ella casi siempre figura viajando en compañía de una menor edad en todos los trayectos. El primer registro es de un vuelo identificado con el número “169-1630-678073”, de la aerolínea Hahn Air, en la ruta La Habana-Panamá-Bogotá. Hahn Air es una aerolínea alemana de vuelos chárteres ejecutivos.

El segundo registro sobre las mismas pasajeras hace referencia a un vuelo de Avianca, marcado con el número “134-1630-678071”, cubriendo el trayecto La Habana-Bogotá. Hay un tercer vuelo que también cubre la ruta La Habana-Bogotá, de Avianca, cuyo vuelo está marcado con el número “134-1630-678024”. En esta ocasión, su compañera de viaje aparece viajando en otro vuelo de la misma aerolínea, con el número “134-1630-678023”.

Hay un viaje más a nombre de Natalia Castro Córdoba y su acompañante, también pagado por la empresa de Saab. En esta ocasión fue con la aerolínea Hahn Air, en el trayecto Bogotá-Panamá-La Habana. Natalia Castro Córdoba aparece con un vuelo identificado con el número “169-1649-265013” y su familiar figura haciendo el mismo trayecto, en la misma aerolínea, pero con el número de vuelo “169-1649-265012”. Luego aparece otro viaje de Avianca, en la ruta La Habana-Bogotá, en el que la hija de Piedad Córdoba viaja en el vuelo “134-1630-622449” y su familiar lo hace en el vuelo “134-1630-622448”. Todos estos vuelos aparecen registrados con la factura 10293, del 15 de enero de 2016.

SEMANA no solo conoció este detallado registro aeronáutico, sino las facturas de pago de cada uno de los viajes que hicieron Piedad Córdoba y sus familiares. En los documentos en poder de la justicia estadounidense, sus nombres aparecen al lado de los viajes de las personas que integraban el círculo más cercano de Saab, entre ellos su esposa, la modelo italiana Camilla Fabri, quien sorpresivamente apareció en Venezuela tras la extradición de su marido. En la relación de viajes también están Ricardo y Federico Fabri; Álvaro Pulido, socio de Saab, buscado por las autoridades de ese país y cuya verdadera identidad es Germán Enrique Rubio Salas; Adriana Martínez (esposa de Pulido); Emmanuel Rubio (hijo de Pulido); Amir Saab Morán (hermano de Saab); Shadi Saab Certain (hijo de Saab); y Carlos Figueroa.


Group Grand Limited, la empresa que pagó los tiquetes, tiene filiales en México y Venezuela y está en la mira de Estados Unidos porque, según el expediente, “concentró gran parte del proyecto de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) en Venezuela”. El Departamento del Tesoro considera que Saab, con esa firma, se lucró “a través del incremento artificial del valor de contratos, lo que incluye el programa de subsidios conocido como CLAP”, en medio de la tragedia humanitaria y de hambre que viven millones de venezolanos. Inicialmente, la firma estaba representada por Shaddi Nain Saab Certain, hijo de Álex Saab, y posteriormente por Javier Ernesto Betancourt Valle.

El FBI y la DEA investigan qué hay detrás del pago de los tiquetes aéreos para Piedad Córdoba y sus familiares por parte de la empresa de Saab. ¿Por qué razón el señalado testaferro de Maduro terminó financiando estos viajes de la excongresista y sus hijos? ¿Qué tipo de relación existía entre ellos? Si Piedad Córdoba ha negado permanentemente cualquier relación comercial con Saab, ¿por qué ella y sus familiares resultaron beneficiados con esos tiquetes aéreos?


Las autoridades estadounidenses tienen, además, un estudio patrimonial completo sobre Piedad Córdoba y su entorno, en el que no solo aparecen algunos de sus hijos, sino otros familiares de ella y de su excónyuge Luis Ángel Castro Hinestroza. En Estados Unidos se investigan los presuntos nexos comerciales entre Camilo Andrés Castro Córdoba, uno de los hijos de la excongresista, y el propio Álex Saab. Igualmente, los fiscales estadounidenses le siguen el rastro a Camilo Andrés porque, presuntamente, habría recibido cuatro cheques de la empresa Led Media Ltda., cuyos tentáculos con Saab son investigados. También se les sigue la pista a dineros que habrían sido girados en 2009 y 2010 desde Venezuela, presuntamente, para campañas políticas en Colombia, la compra de una camioneta blindada y para operaciones de liberación de secuestrados.

Los investigadores saben exactamente cuál ha sido el flujo de dinero de Córdoba, y una fuente federal le dijo a SEMANA que, si ella y sus hijos no logran dar explicaciones satisfactorias, podría enfrentar una investigación por lavado de activos y enriquecimiento ilícito. Incluso, la excongresista no solo tendría que responder ante las autoridades competentes en Colombia, sino que podría verse obligada a comparecer ante una corte en Estados Unidos.

Desde que estalló el escándalo de Saab, el nombre de Piedad Córdoba ha sonado en varios de los capítulos de esta trama de corrupción a costillas de la tragedia humanitaria de Venezuela. Es conocida la relación de la excongresista no solo con el fallecido expresidente Hugo Chávez, sino con Nicolás Maduro.

De hecho, existe la hipótesis de que fue Piedad Córdoba quien llevó a Saab a Venezuela y lo relacionó con el poder chavista. También les habría presentado a Álvaro Pulido, quien, según los últimos datos de inteligencia, está escondido en el vecino país.

La hoy candidata al Senado habría intercedido ante el régimen venezolano, concretamente en la desaparecida Cadivi (Comisión Nacional de Administración de Divisas), para que les fueran pagadas facturas pendientes a Saab y que ascendieron a varios millones de dólares. Igualmente, un informe de la Asamblea Nacional de Ecuador, entregado al presidente Iván Duque el pasado martes por el asambleísta Fernando Villavicencio, también relaciona a Piedad Córdoba con el emporio de Saab.

Como lo reveló en exclusiva SEMANA, Saab y Pulido adquirieron varias aeronaves. Entre ellas está el Lear Jet de matrícula americana N-72LJ, registrado en Estados Unidos y comprado en noviembre de 2012 por Pulido. Este avión, según indica el documento, fue “la misma aeronave en la que viajaron a Ecuador Álex Saab, Piedad Córdoba y su hijo Camilo Castro el 8 de julio de 2013 desde Bogotá”.

El propio ministro de Justicia, Wilson Ruiz, advirtió que Piedad Córdoba podría ser extraditada si así lo requiere un país que lleva una investigación en su contra. La carrera política de Piedad Córdoba suma varias décadas. Fue senadora del Partido Liberal y tal vez su máximo reconocimiento en el país se debe a las gestiones que realizó para la liberación de los secuestrados por parte de las Farc, un grupo armado ilegal del cual se distanció tras el proceso de La Habana. Su estrecha relación con el chavismo le ha generado múltiples controversias a su alrededor. El año pasado fue detectada ingresando al país vía terrestre desde Venezuela sin cumplir los requisitos migratorios. Piedad Córdoba, constantemente, ha participado activamente en la política del vecino país. Incluso, se la ha visto lanzando discursos en apoyo al régimen, a pesar de la crisis humanitaria por la que atraviesan millones de venezolanos.

Aunque ha aspirado a la Presidencia en Colombia, en la actual contienda quiere volver al Congreso de la mano de la coalición de Gustavo Petro. Algunos se sorprendieron de la decisión de la exsenadora, y otros se aventuraron a decir que se trata de una estrategia política para blindarse por lo que pudiera suceder con ella tras la captura y extradición a Estados Unidos de Saab.

En la investigación contra Álex Saab en Estados Unidos, hay una lista de colombianos que está siendo evaluada con lupa por la justicia federal. La clave está en los millonarios movimientos de dinero que han sido detectados en los últimos años. Las autoridades colombianas han cooperado activamente con las investigaciones que se adelantan en ese país contra Saab y sus secuaces.


Lea completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios