EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Grabación telefónica entre exsenadora Aida Merlano y empresario Julio Gerlein evidencia compra de votos en Colombia



‘Cambio’ tuvo acceso exclusivo a una llamada inédita entre Aida Merlano y Julio Gerlein. También a documentos contables que incluyen beneficiarios de cheques y comprobantes de egresos usados para comprar votos. Investigamos quién es quién y cómo encajan las piezas en este rompecabezas de corrupción. La Fiscalía dice que no ha encontrado pruebas, aquí están.

Tres hombres han marcado la vida de la exsenadora Aida Merlano: el taxista José Antonio Manzaneda, padre de su hija; el multimillonario contratista Julio Gerlein, con quien empezó a convivir cuando ella tenía 16 años y él 55; y el precandidato presidencial Alejandro Char, quien niega haber participado en la financiación de sus campañas pero admite haber sido su amante. 

El amor por Aida no es lo único que los une, también hay claros indicios de la participación de todos y cada uno de ellos en la financiación irregular de campañas electorales de la mujer actualmente detenida en Venezuela. Los documentos contables conocidos por Cambio parecen respaldar las afirmaciones hechas por Julio Gerlein y por ella en una conversación revelada el pasado jueves por el abogado Miguel Ángel del Río y otra, aún inédita, que hoy da a conocer Cambio. 


–Yo me gasté en las elecciones, originales, 11.818 millones de pesos. ¿Me entiendes? –Gerlein asegura en la nueva conversación. 

–Es que eso es lo que yo te estaba diciendo, porque los  6.000 los puso fue Faisal y tú nada más pusiste los 5.000 y piquito –responde Aida.

–No, 11.818 los puse yo distinto a lo de Faisal. Yo no tengo nada que ver con Faisal.

Cuando menciona a Faisal, se refiere a un empresario y contratista barranquillero cuyo nombre completo es Faisal Jacobo Cure Orfale quien, según le dijo Aida Merlano a Cambio, era el hombre que hacía los aportes de Alejandro Char a su campaña. Ella sostiene: “Y sale (Alejandro Char) un día a decirme que me lance como candidata independiente y me manda a Faisal Cure a que financie mi campaña. Él fue quien mandó 6.000 millones de pesos en maletas a mi sede política, además de cheques girados a terceros que no son contratistas, para disimular el saqueo que le estaban haciendo a los recursos públicos”. Durante las administraciones de Alex Char y sus aliados políticos, Faisal Cure ha recibido más de 240.000 millones de pesos en contratos. 

Faisal Cure está asociado a los Gerlein a través de un consorcio llamado JCO Mallorquín que recientemente ganó un contrato por más de 82.000 millones de pesos para intervenir la ciénaga del mismo nombre. Cure, a través de Jacur SAS, tiene el 75 por ciento de la participación y el otro 25 por ciento  es de Obraci Construcciones SAS, representada por Juan Manuel Gerlein Cuello, nieto de Julio. 

Para colmo de coincidencias, Faisal Cure está asociado con los Char en la empresa BSJ Construcciones SAS. Un acta de la junta de socios conocida por Cambio señala que a esa reunión asistieron Faisal Jacobo Cure Orfale, en representación de Jacur SAS; Antonio Char Chaljub, hermano de Álex, en representación de Bapacol SAS; y Roberto Char Carson, sobrino del patriarca Fuad Char, como representante de Simba SAS. 

La conversación telefónica que identifica a los protagonistas del escándalo continúa en estos términos: 

—11.818 los puse yo, que me los prestó Jaime Massard, Mauricio Gerlein, Serfinanza y toda esa vaina—replica Gerlein.

Jaime Massard ha sido socio de Julio Gerlein y de varios de sus familiares en empresas como Gercon y Valorcon SA., a través de las cuales también ha participado en billonarios contratos. Según el portal de contratación pública SECOP solamente Valorcon SA recibió entre 2013 y 2019 contratos públicos por 363.511 millones de pesos.


Massard, junto con los Gerlein, ha resultado ganador de contratos billonarios como el de la Triple A, el de la concesión de la malla vial, financiada con el impuesto de la gasolina o el del nuevo aeropuerto de Barranquilla. A través de la Unión Temporal Caribe, Valorcon, de los Gerlein y representada por Massard, se asoció con Jacur SA, de propiedad de Faisal Cure. 

El segundo mencionado en esta frase es Mauricio Gerlein Echavarria, hermano y socio de Julio en numerosos negocios. Por su parte, Serfinanza es el banco de los Char. Hace préstamos a campañas políticas, como las de los cuestionados congresistas Laureano Acuña, alias el Gato volador, y César Lorduy. Serfinanza también otorga créditos para ejecución de obras públicas. Según Aida Merlano el círculo de corrupción consiste en que los contratistas sobornan a los funcionarios que les dan las concesiones, pagando los votos para reelegirlos.    

—A Mauricio le debo 2.700 millones, a Jaime Massard le debo muchísimo más de lo que dice ahí, porque no le he pagado nada y eso es intereses, intereses, intereses.  Y a un señor que se llama José Galo Abondano, que yo le puse aquí JGAB le debo 1.500 —afirma Gerlein en otro fragmento de la conversación. 

José Galo Abondano es un constructor, prestamista especialmente duro en los cobros y miembro de la élite social barranquillera. En documentos conocidos por Cambio aparece como director de una corporación establecida en Florida, Estados Unidos, llamada Monaco’s Investments US Corp.

De las dos conversaciones que ustedes pueden oír en Cambio, se infiere que la campaña de Aida Merlano al Senado costó casi 18.000 millones de pesos, de los cuales Julio Gerlein asegura, con vehemencia, que puso 11.818 millones y Faisal, presuntamente en nombre de Alejandro Char, 6.000 millones. 

Casi tan interesante como los ingresos son los gastos registrados en tres archivos contables conocidos por Cambio: una relación de cheques girados por Julio Gerlein, una serie de pagarés en blanco firmados por Aida Merlano, y una lista de comprobantes de egresos con firma de beneficiarios y algunos de ellos con la identificación del girador.


Lea completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios