EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Incursión militar rusa en Ucrania deja ya decenas de fallecidos


La guerra ha comenzado: el Ejército ruso ha atacado a diversas ciudades en varias regiones ucranianas, en su mayoría infraestructuras militares, aeropuertos y aeródromos. Ivano-Frankivsk, Jmelnitsky, Chernígov, Járkov, Odesa, Nikolaev, Jerson, Kramatorsk y Lugansk son algunas de esas zonas.

Además, las Fuerzas Armadas rusas han entrado en la región de Kiev, en el marco de una ofensiva que también ha incluido un ataque contra el aeropuerto de Hostomel, un aeródromo militar clave para los intereses de Ucrania y ubicado cerca de la capital.

Según un reporte de laSexta, la guardia fronteriza de Ucrania ha asegurado que los rusos han entrado desde Bielorrusia, en un punto a 160 kilómetros de Kiev. "Los guardias y los militares (ucranianos) están luchando", reza el comunicado oficial, recogido por la agencia Bloomberg. Asimismo, también han confirmado ataques sobre lanzacohetes de las Fuerzas Armadas de Ucrania en la zona de Yitomir, al oeste de Kiev.

De esos objetivos rusos, el único que se encuentra en el Donbás es la ciudad de Kramatorsk, considerada la base militar ucraniana en la región de Donetsk. Además, Odesa es la base más importante de la flota ucraniana del mar Negro y Jerson es la región limítrofe con la península ucraniana de Crimea.

El Gobierno ucraniano ha informado que los ataques se han saldado con al menos 57 muertos, entre civiles y soldados ucranianos, y cerca de 170 heridos. Además, al menos 50 soldados rusos han sido aniquilados por Ucrania en la operación para recuperar la ciudad de Shchastia, en la región de Lugansk. "Shchastia fue recuperada tras el ataque del agresor ruso. Durante el intento de ataque el equipamiento enemigo fue destruido y unos 50 enemigos murieron", ha explicado el Centro de Comunicaciones Estratégiccas y Seguridad Informativa de Ucrania.

"Rusia ha lanzado ataques contra nuestra infraestructura militar y guardias fronterizos", ha dicho el presidente Ucraniano Volodímir Zelenski, que ha activado hoy la ley marcial en todo el país y ha ordenado a su Ejército causar "las mayores pérdidas posibles al invasor" ruso tras los ataques contra territorio ucraniano.

Además, Kiev ha hecho un llamamiento a las armas a los voluntarios de las Unidades de Defensa Territorial ante el inicio del ataque militar ruso. "Ucrania ha entrado en modo de defensa total. Cualquiera que esté listo y sea capaz de sostener un arma puede unirse a las Unidades de Defensa Territorial en su región", anunció esta formación militar en su página de Facebook, al dar un listado de las direcciones de todos los centros de reclutamiento del país.

En la madrugada de este jueves, los residentes de Kiev se han despertado con el sonido de fuertes explosiones. También, se han registrado estallidos en Berdyansk, Kramatorsk, Boryspil, Brovary, Gatny, Tarasivka y otras ciudades.

Según recoge la agencia de noticias Unian, se ha informado de al menos cuatro explosiones en Kramatorsk, una poderosa explosión en la región de Odesa, así como en Járkov y Berdyansk.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, ha pedido al mundo detener al presidente Putin: "Putin acaba de lanzar una invasión a gran escala de Ucrania. Las pacíficas ciudades ucranianas están en huelga. Esta es una guerra de agresión. Ucrania se defenderá y ganará. El mundo puede y debe detener a Putin. El momento de actuar es ahora".

El presidente ruso ha justificado la intervención militar, asegurando que se ha producido para proteger a los ciudadanos del "genocidio y los abusos" del Gobierno ucraniano.

"Las repúblicas populares de Donbass se acercaron a Rusia con una solicitud de ayuda. En relación con esto tomé la decisión de realizar una operación militar especial. Su objetivo es proteger a las personas que son objeto de abusos, genocidio del régimen de Kiev durante ocho años, y para ello buscaremos desmilitarizar y desnazificar Ucrania y llevar ante la justicia a quienes cometieron numerosos crímenes sangrientos contra personas pacíficas, incluidos nacionales rusos", ha señalado Vladimir Putin en un discurso televisivo.

Putin ha asegurado que Rusia no planea la ocupación de territorios ucranianos, pero apoya el derecho de los pueblos de Ucrania a la autodeterminación: "La ocupación de territorios ucranianos no está en nuestros planes. No vamos a forzar nada a nadie".

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia ha asegurado que las Fuerzas Armadas del país no están atacando ciudades ucranianas en el curso la "operación militar especial". "Las Fuerzas Armadas de Rusia no atacan ciudades de Ucrania. No hay ninguna amenaza a la población pacífica", señalo Defensa en un comunicado.

Según ha informado la cadena CNN, tropas y vehículos militares han entrado en Ucrania desde Bielorrusia. Imágenes de esa cadena en el cruce de Senkivka, Ucrania, con Veselovka, Bielorrusia, muestran una columna entrando en Ucrania alrededor de las 6.48 horas (hora local).

A pesar de ello, el presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, ha asegurado que las tropas de su país no participan en la "operación militar especial" lanzada por Rusia. "Hoy leí: 'Sobre las 05.00 de la mañana la frontera de Ucrania en sector de Rusia y Bielorrusia fue atacada por tropas rusas, apoyadas por Bielorrusia'. ¡Canallas! Nuestras tropas no tienen ninguna participación en esta operación", dijo el mandatario en una reunión con militares, citado por la agencia oficial BELTA.

Ucrania ha confirmado que el Ejercito ruso controla ya la antigua planta de energía nuclear de Chernóbil, tras una "feroz batalla" en la que han pedido el control de la central. Por el momento se desconoce el estado de la planta y las instalaciones con los desechos nucleares.

Las fuerzas rusas han atacado en la zona de exclusión de Chernóbil, cerca de un depósito de residuos nucleares, donde se han ocasionado combates. Desde el Ministerio del Interior de Ucrania confirmaban que "la Guardia Nacional, que se ocupa de garantizar la seguridad de los depósitos de vertidos radiactivos, está combatiendo con todas sus fuerzas". "Nuestros defensores están dando la vida para que no se repita la tragedia de 1986", avanzaba el presidente ucraniano.

Avisaban además de que si los depósitos con restos radiactivos resultan dañados, "el polvo nuclear puede propagarse por todo el territorio de Ucrania, Bielorrusia y los países de la Unión Europea". Finalmente, han perdido el control de la antigua central.

Estados Unidos ya ha condenado este ataque "no provocado e injustificado" y ha advertido de que los socios y aliados "responderán de manera unida y decisiva" ante la intervención militar ordenada por Putin. "El presidente Putin ha elegido una guerra premeditada que traerá una pérdida catastrófica de vidas y sufrimiento humano. Solo Rusia es responsable de la muerte y destrucción que traerá este ataque", ha declarado Joe Biden en un comunicado de la Casa Blanca.

Tras la reunión del mandatario estadounidense con sus homólogos del G7, Biden ha anunciado que se ha acordado un "devastador paquete de sanciones y otras medidas económicas para hacer que Rusia rinda cuentas". Y ya en rueda de prensa se ha referido a las sanciones que tienen que ver con las exportaciones, "que van a afectar a la economía rusa ahora y a lo largo de los siguientes años".

"Vamos a hacer que Rusia no pueda hacer su negocio en euros, dólares, yenes y otras divisas, vamos a bloquear su posibilidad de crecer como una potencia mundial", ha mantenido el mandatario estadounidense.

Por ejemplo, Biden ha declarado que se sancionará a los bancos rusos, congelando sus activos y bloqueando para ellos el acceso al sistema financiero estadounidense. También se impone la prohibición de que Rusia reciba dinero por parte de los inversores europeos.

El presidente estadounidense también ha garantizado que se seguirá prestando apoyo y asistencia a Ucrania y al pueblo ucraniano. "Estamos con el valiente pueblo de Ucrania", ha expresado.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha condenado también el ataque asegurando que "esta guerra no tiene ningún sentido". Al término de la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad, ha asegurado que "este es el momento más triste" de su "mandato como secretario general de Naciones Unidas".

La Unión Europea se ha unido a esta condena y ha expresado el temor que tiene por los civiles presentes en la zona. Sí ha querido advertir que hará que el Kremlin "rinda cuentas" por lo que está ocurriendo. "Condenamos enérgicamente el ataque injustificado de Rusia a Ucrania", han indicado en sendos mensajes en sus cuentas oficiales de Twitter los presidentes de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y del Consejo Europeo, Charles Michel.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha lamentado que Moscú haya elegido el "camino de la agresión". "Condeno enérgicamente el ataque temerario y no provocado de Rusia contra Ucrania, que pone en peligro innumerables vidas civiles", ha señalado en un comunicado. Mientras, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha advertido de que "Occidente no se quedará a la espera" mientras Rusia ataca Ucrania.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, ha condenado en nombre de su Gobierno el ataque de Rusia a Ucrania lanzado esta madrugada y lo ha tachado de "injustificado e injustificable": "Italia está cerca del pueblo y las instituciones ucranianas en este momento dramático".

Condena unánime a la que también se ha unido el Gobierno español. Pedro Sánchez, así como el ministro de Exteriores, han condenado "la agresión de Rusia a Ucrania". A través de redes sociales, ha mostrado su solidaridad "con el Gobierno y el pueblo ucraniano" y ha dicho que permanece "en estrecho contacto con nuestros socios y aliados de la Unión Europea y la OTAN para coordinar nuestra respuesta", ha dicho el presidente del Gobierno.

Publicar un comentario

0 Comentarios