EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Juan Carlos Buitrago: Durmiendo con el enemigo | Colombia


Por: Juan Carlos Buitrago Arias | Opinión

Las2Orillas
Febrero 25, 2021

Desde diciembre de 2021 tomó posesión como gobernador del Estado de Táchira en Venezuela, frontera con Colombia, Fredy Alirio Bernal Rosales, “el amigo Rincón” para las Farc, un vecino, no solo incómodo y peligroso, un mal vecino que constituye una grave amenaza para la democracia de la región.

Este militar, destituido del Ejército venezolano antes de la dictadura, fue policía, alcalde del municipio Libertador del área metropolitana de Caracas, diputado, gerente del programa CLAP y designado protector del área del Táchira por Nicolás Maduro hasta el 2020, y hoy uno de los máximos exponentes del Partido Socialista Unido de Venezuela PSUV. Su padre, también militar, integró la cruzada cívica nacionalista de corte ultraconservador, y pasó de ser responsable de la seguridad de la expresidenta de Nicaragua Violeta Chamorro y del exalcalde de Caracas hoy en el exilio en España Antonio Ledesma, a convertirse en ideólogo del foro de Sao Pablo, dirigente del Movimiento Bolivariano Revolucionario - MBR200 fundado por Hugo Chávez, creó con las Farc el 7 de agosto de 2002 en Fuerte Tiuna, la Coordinadora Continental Bolivariana CCB, organizó los círculos bolivarianos, y ahora es alfil estratégico con marcado poder y dominio, no solo en las milicias y bases populares del régimen, sino también en la dirigencia de la dictadura venezolana.

Fredy Bernal, es requerido por la justicia de Estados Unidos, desde 2011 está en la lista Clinton, socio de Alex Saab y Alvaro Pulido en negocios ilícitos de oro y el programa CLAP, gestionó concesiones para la explotación del arco minero a las Farc y al ELN en el Parque Nacional el Tamá triángulo estratégico y territorial entre Táchira, Apure y Colombia. Su esposa se entrenó en campamentos de la guerrilla, enviaba cada año grupos de entre 30 y 60 jóvenes a la Serranía del Perijá y al Catatumbo, en territorio venezolano y a pocos kilómetros de la frontera con Colombia, para ser adoctrinados y entrenados en armas y explosivos, y afirmó tener hasta 5.000 milicianos armados en Caracas mientras fue alcalde del municipio Libertador.

Desde 2003 fue designado por Hugo Chávez como el responsable de las relaciones con las Farc, tarea que cumplió al lado de su principal operador Amilkar Figueroa alias Tino, considerado por las Farc un integrante más de su estado mayor y hombre clave en la negociación de armas rusas y chinas para este grupo ilegal. Por más de dos décadas, desde Caracas y San Cristobal, y de acuerdo con las evidencias obtenidas por la inteligencia colombiana en dispositivos electrónicos, Fredy Bernal se fusionó en una alianza siniestra con las Farc y el ELN,: “son el ejemplo de dignidad y esperanza para América Latina, e inspiración para el camino histórico que debemos recorrer juntos”, afirmaba.  Se aseguró de la participación de Iván Márquez, Rodrigo Granda y Gabino en los órganos de máxima discusión política e ideológica del socialismo/comunista, los recibía en su despacho y los hospedó en su casa, viajaba asíduamente en helicóptero militar con generales del régimen a los campamentos de estos cabecillas, en ocasiones les transportó armas y municiones, y al lado de alias Tino y del general Alexis Maneiro Gómez, gestionó negocios para la adquisición de armamento y cohetes antiaéreos de fabricación rusa y china para los grupos terroristas colombianos; así lo confirmó Iván Márquez al Secretariado en misiva del 8 de Marzo de 2003.

Pueden calcular lo que estará fraguando ahora, Fredy Bernal fungiendo como máxima autoridad del Táchira con sede de gobierno en la ciudad de San Cristobal a 34 kilómetros de Cúcuta. Cogobernando con sus “camaradas” de lucha, los terroristas del ELN y la segunda marquetalia en cabeza de Iván Márquez, y actuando de cómplice activo en la planificación y despliegue de acciones terroristas sobre territorio colombiano, como ha ocurrido recientemente en Cúcuta y Tibú. Igual escenario se registra en Apure, desde el año pasado con la conformación de la Brigada Especial Integral a cargo del General Wilfredo Medrano, que opera con el ELN y la segunda marquetalia para eliminar las disidencias de Gentil Duarte de la frontera con Arauca.

Y si en la frontera con Ucrania llueve, en la frontera con Colombia no escampa. Bajo la doctrina y la influencia militar rusa en 2019 las Fuerzas Armadas Bolivarianas fueron reorganizadas sobre la frontera, adoptando el modelo de Ejércitos híbridos, que combinan tácticas y medios convencionales y no convencionales,  a cargo de Grupos Tácticos  Nivel Batallon (GTB) que fueron instalados en tres  unidades de combate en territorio entre Venezuela y Colombia: la GTB1 basada en Fuerte Mara  en el estado Zulia, la GTB2 en el Fuerte Morotuto en el estado Táchira, y la GTB3 en el Fuerte Tavacare del estado Barinas. Cuentan además con infraestructura de inteligencia electrónica y sistemas electromagnéticos potentes como los radares P-18 y los drones Orlan10.

Estamos durmiendo con el enemigo, en una servidumbre fuera de control. El capataz en la otra orilla, es Fredy Bernal, el gobernador del Estado de Táchira, requerido por la justicia estadounidense, aliado estratégico, tradicional e incondicional de Rusia, del ELN y la segunda marquetalia de las Farc; tiene a su disposición una poderosa maquinaria criminal, financiera y política que ha construido en las últimas dos décadas, con capacidad de incidencia en los asuntos de frontera. Su estrategia,  avanza sigilosamente en la conquista de terreno y de fuerzas sociales, políticas y económicas en Colombia, y ha expresado públicamente su simpatía por un candidato presidencial. Es decir, nos enfrenta a una innegable, cercana e inminente amenaza, que podría tener serias repercusiones a corto plazo en el certámen electoral que se avecina, y hacia el futuro, sobre nuestra soberanía y la seguridad estratégica de la región. Ahora el desafío es para la Contranteligencia de Estado.

LPNSN:  Se ha sellado la colaboración de Alex Saab con la justicia de los Estados Unidos. Un golpe que no demolerá al régimen, pero que catapultará a muchos de sus aliados subterráneos hasta ahora en total anonimato e impunidad.

[email protected]

Publicar un comentario

0 Comentarios