EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Narcotraficante Mario Élber Garzón Escobar, alias "Mario Bros", había negociado narcorutas con disidentes de las FARC en Venezuela antes de ser arrestado en Colombia


Se ha revelado que un narcotraficante colombiano "invisible" cuyo historial criminal se remonta al antiguo ejército paramilitar de Colombia ha establecido rutas de drogas con guerrilleros disidentes, lo que demuestra cómo los antiguos enemigos están encontrando nuevas oportunidades para promover los intereses mutuos del tráfico.

Según un reporte de Laura Ávila y Juliana Manjares para InSight Crime, Mario Élber Garzón Escobar, alias 'Mario Bros', había logrado evadir a las autoridades durante años hasta su detención el 8 de febrero en una lujosa finca del departamento del Quindío, informó El Tiempo . Acusado de narcotráfico, Garzón es el principal representante de Los Urabeños  -también conocido como el Clan del Golfo- y responsable de coordinar los envíos de cocaína a Honduras y México, así como a África y Europa.

Adicionalmente, Garzón se encargaba de establecer contacto con otros grupos criminales. Entre estos estaba la Segunda Marquetalia, una de las facciones disidentes de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), bajo el mando de Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez”, según El Tiempo.

Desde 2008, Los Urabeños se disputan el control de las operaciones del narcotráfico transnacional con varios grupos criminales, entre ellos las FARC, que se desmovilizaron en 2016. Los Urabeños, bajo el liderazgo de Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel " -quien fue detenido en octubre del pasado año- siguió participando en guerras territoriales con excombatientes que componían células mafiosas dispares de las ex-FARC .

Como parte de las pruebas recabadas en la investigación contra Mario Bros, la Fiscalía General de la República indicó que Garzón se reunió con el líder de Segunda Marquetalia, Henry Castellanos, alias “Romaña ”, quien fue asesinado recientemente. La reunión, que tuvo lugar en julio de 2019 en el estado venezolano de Apure, fue para negociar rutas de tráfico para el movimiento de cocaína hacia el norte, según los fiscales.

La alianza estratégica forjada por Garzón tenía como objetivo garantizar los cargamentos de droga de los Urabeños por las zonas donde tiene presencia la Segunda Marquetalia . Con el acuerdo, Los Urabeños sofocaron la necesidad de disputar el territorio, no solo con esta facción de las extintas FARC, sino también con otros grupos criminales con mayor influencia en la frontera colombo-venezolana.

El encuentro de los dos antiguos enemigos sugiere que los Urabeños y la Segunda Marquetalia han dejado de lado amargas diferencias para beneficio mutuo en lo que respecta a las oportunidades de tráfico, y que Garzón fue fundamental para forjar estos nuevos lazos.

El historial delictivo de Garzón se remonta al Bloque Central Bolívar (BCB), una poderosa facción paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia ( Autodefensas Unidas de Colombia - AUC), una coalición de escuadrones de la muerte de derecha que cometió algunos de los peores atrocidades durante los 50 años de conflicto en el país.

Según una fuente contactada por InSight Crime dentro de la Oficina de Envigado , una mafia con sede en Medellín, el jefe de la estructura paramilitar en 2006, Carlos Mario Jiménez, alias “Macaco”, contactó al capo de la droga Guillermo León Valencia, alias “Memo Fantasma”. ”, para financiar la expansión de las AUC a la región de los Llanos Orientales en el oriente de Colombia. Como resultado, un intermediario enviado por Memo entregó 4.000 millones de pesos ($1.773.851,65 dólares) para la compra de 1.000 kilogramos de cocaína. La persona designada como mensajero fue Mario Bros.

Poco se sabía de Garzón antes de 2014, cuando un juzgado penal de Medellín lo condenó por cargos de concierto para delinquir. Fue liberado en 2017. Dos años después, su bajo perfil y contactos estratégicos lo convirtieron en la persona ideal para manejar las relaciones de Los Urabeños con otros grupos criminales.

Los Urabeños no sólo establecieron una alianza con la Segunda Marquetalia en la frontera con Venezuela. A mediados de 2021, Los Urabeños consolidaron una fuerza de combate denominada "Cordillera Sur" en Nariño y Cauca. Allí, la fuerza y ​​la Segunda Marquetalia lucharon con los combatientes rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para controlar la producción de cocaína. 

Si bien la alianza entre los Urabeños y la Segunda Marquetalia parece ser beneficiosa para ambos grupos, no está claro si se mantendrá. Por ejemplo, en Antioquia, la relación entre los grupos ha sido todo menos pacífica. Durante el segundo semestre de 2021 se desataron violentos enfrentamientos entre los Urabeños y la disidencia del Frente 18 de las FARC, aliado de la Segunda Marquetalia. Los enfrentamientos en el municipio de Ituango fueron por el control del Nudo de Paramillo, uno de los principales corredores del narcotráfico hacia el noroeste de Colombia.

Publicar un comentario

0 Comentarios