EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Conversaciones entre los Estados Unidos y Venezuela están condenadas al fracaso


Por Alek Boyd
infodio.com | Traducción

Los funcionarios del gobierno estadounidense Juan González, Jimmy Story y Roger Carstens viajaron oficialmente a Venezuela durante el fin de semana para conversar con Nicolás Maduro. Carstens ya había estado en Caracas a principios de diciembre para discutir el CITGO 6. La gente parece sorprendida por lo que perciben como un cambio de opinión en la Casa Blanca, ignorando que Carsten y Bill Richardson ya habían visitado a Maduro (extraoficialmente). La invasión de Vladimir Putin a Ucrania impulsó la iniciativa, sin embargo, el cálculo de Venezuela de la administración de Biden sigue siendo incorrecto.

Sí, Maduro debería haber sido el interlocutor preferido del gobierno de EE. UU. todo el tiempo, pero apostar por una reversión de la relación Venezuela-Rusia/Maduro-Putin en este momento -sobre la promesa de un alivio de las sanciones- es tan testarudo como apostar por Juan Guaidó.

La invasión de Putin a Ucrania ha demostrado suficientemente que los poderes de persuasión y la capacidad de Estados Unidos para dictar términos ya no existen. Las sanciones no pudieron / no desalojaron a Maduro, y mucho menos golpearán a Putin, quien permanece en desafío total y amenaza con escaladas sin precedentes. Maduro simplemente no va a poner en peligro a alguien tan servicial, ingenioso y decidido como su amigo nostálgico de la URSS.

Ni el presidente Biden ni su Departamento de Estado están en condiciones de hacer demandas en Venezuela. Maduro sobrevivió a todo lo que se le presentó, y con los precios actuales del petróleo le está yendo fenomenalmente bien. Nunca fue debilitado por las medidas estadounidenses. El petróleo de PDVSA nunca dejó de fluir a los mercados internacionales, gracias en gran parte a la gente de Putin. De hecho, Maduro mostró la agenda cretina de Trump para eliminar por completo a la oposición y a su líder.

Es casi seguro que se envió a Lavrov o Sechin un resumen detallado de esa reunión y de las demandas/promesas hechas por González, Story y Carstens. Es muy poco probable que Maduro acepte algo con la administración de Biden. En todo caso, está en una posición aún más fuerte considerando el comportamiento de Putin. Maduro no traicionará a Putin, cuyo firme apoyo -desde que el Tesoro impuso sanciones a PDVSA y funcionarios venezolanos- se convirtió en un salvavidas.


Lea aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios