EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Daniel Coronell: Los mitos que murieron en estas elecciones | Colombia


Por Daniel Coronell | Opinión

La W Radio
Marzo 15, 2022

No hay tal que Federico Gutiérrez y Sergio Fajardo sean ganadores. Hoy les voy a contar por qué los únicos dos triunfadores reales de la jornada son Gustavo Petro en las consultas y las maquinarias de los partidos tradicionales en el Congreso.

A ‘Fico’ Gutiérrez le fue mal. No nos dejemos engañar de los ‘spin doctors’, especialistas en darle vuelta a las cosas para presentarlas bajo una luz favorable para unos y otros.

Los quiero invitar a que recordemos cómo fue la consulta de la derecha en 2018. El ganador hace cuatro años fue el actual presidente Iván Duque con más de 4 millones de votos. Ayer, ‘Fico’ apenas llegó a 2′100.000: prácticamente la mitad.

En 2018, los candidatos de la derecha sumados (Iván Duque, Martha Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez) lograron casi seis millones de votos. Ayer, el llamado Equipo por Colombia no alcanzó a 4 millones.

Y eso que estaban involucradas las maquinarias del Partido de la U, el Partido Conservador, un pedazo grande de Cambio Radical que en la práctica controlan los Char –y no “El guerrero” Vargas Lleras—, además del guiño del Centro Democrático que, en un pedazo sustancial, participó en la consulta, especialmente para favorecer a ‘Fico’ Gutiérrez que como se los había dicho hace meses es el real candidato in pectore de Álvaro Uribe.

Hace cuatro años, con sus cuatro millones de votos, más los otros dos que le ponía su coalición, Iván Duque (el entonces ungido de Uribe) salió de la consulta como candidato único y consolidado.

Ahora, al señor Gutiérrez, ganador de esta primaria, le toca esperar que “el guerrero” Vargas Lleras no se lance, que el Trump de Bucaramanga Rodolfo Hernández se retire y que Óscar Iván Zuluaga desista de su candidatura.

Esto último parece lo más fácil porque basta con que el expresidente Uribe dé la orden. Y ya citó una reunión para mañana, a las 2:00 de la tarde. Eso solo tiene un problemita: que, tan pronto pase, será claro para todo el mundo que ‘Fico’ es el candidato de Uribe, lo mismo que ellos querían evitar cuando le cerraron la puerta a Zuluaga en la consulta de la derecha.

En fin, presentar como gran triunfo el resultado de ‘Fico’ es imposible. El único consuelo es que hay alguien que está peor: Sergio Fajardo.

Toda la coalición centro esperanza sumada: Fajardo, Juan Manuel Galán, Carlos Amaya, Alejandro Gaviria y Jorge Enrique Robledo, los cinco juntos, sacaron menos votos que ‘Fico’ Gutierrez.

El resultado del centro es trágico… y también cómico. Ellos tienen bien merecida su suerte. Gastaron tiempo y posibilidades discutiendo mecánica y apuñalándose entre ellos. Los que, de dientes para afuera, ofrecían un gobierno de equipo se detestaban. Tenían más peleas dentro de la coalición que afuera.

Si uno alineara todos los candidatos que se presentaron a consulta, Sergio Fajardo no lograría siquiera ser el tercero.

Miren el orden:

  • Gustavo Petro: 4′486.555
  • Federico Gutiérrez: 2′158.963
  • El tercero no es Fajardo, sino Francia Márquez: 783.014
  • Y, por fin, Sergio Fajardo: 722.921
  • Por poco lo pasa Alejandro Char: 706.226 (lo tiene apenas a 15 mil votos de distancia)

Como si fuera poco, durante una buena parte de los boletines electorales se le fue adelante Carlos Amaya con maquinaria pura. El 80 por ciento de los votos de Amaya viene de Boyacá.

En cambio, y aquí muere otro mito, Alejandro Gaviria que se entregó al rey de Cundinamarca esperando que le pusiera 160 mil votos, quedó en el cuarto lugar en ese departamento, casi de último. Cundinamarca le puso solo 37 mil voticos. Mal negocio hizo el exrector con Jorge Eduardo Rey, se quedó con el pecado y sin el género.

Triste el papel de la llamada Coalición de la Esperanza. Tuvieron todo a su favor y ahora necesitarían un milagro para pasar a segunda vuelta: Que Petro no ganara en primera y que la derecha se partiera en tres.

Les decía también que en las elecciones de Congreso las grandes ganadoras son las maquinarias tradicionales.

Desde luego el resultado del Pacto Histórico de Petro es muy bueno en el Senado, pero no son ni los 20, ni los 30 escaños de los que hablaban hasta el viernes. Anoche Gustavo Petro celebraba alborozado 17 –está bien– pero unos minutos después bajó a 16.

Los mismos 16 senadores que tiene el Partido Conservador que, a punta de mermelada de Duque, todo hay que decirlo, subió 2 curules en esta elección con relación a las que tenía hace 4 años.

El Partido Liberal también subió de 14 a 15 sus senadores. El expresidente Gaviria no se tapó la nariz para recibir apoyos. El crecimiento liberal tiene nombre y apellido. Se llama Eduardo Pulgar, el legislador preso en un Batallón militar ubicado a unos pocos minutos de su fortín político, Soledad, Atlántico. Desde su cómoda prisión logró ponerle casi 110 mil votos a su cuñada Claudia María Pérez Giraldo.

Con razón Pulgar se opuso a que lo trasladaran la semana pasada a Bogotá. El exsenador condenado por tratar de sobornar a un juez para que fallara una tutela a favor de un patrocinador suyo se quedó en el batallón por cuenta de otra tutela (¡!) fallada en el pueblo controlado por él.

En fin.

Los votos cristianos que tienen fama de disciplinados, esta vez no lo fueron tanto: Sara Castellanos, la hija de los pastores, apenas sacó 63 mil votos y entró de última en la lista liberal. Mira y Colombia Justa y Libres que tienen seis escaños en el actual Senado, se unieron para lograr el umbral y ayer solo sacaron cuatro.

Otro mito que cayó fue que Estados Unidos escoge inexorablemente al representante a la Cámara por los colombianos en el exterior. Esta vez lo escogió España.

En Estados Unidos ganó Juan David Vélez, del Centro Democrático, pero en España se impuso Carmen Felisa Ramírez, del Pacto Histórico, con una diferencia suficiente para ganar el escaño en la Cámara de Representantes. Un cambio bueno, digo yo. Cualquiera es mejor que el señor Vélez.

Publicar un comentario

0 Comentarios