EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

El caso Hyundai en Colombia, una vendetta entre el exfiscal Néstor Humberto Martínez y el empresario Carlos Mattos (1)


Por Andrea Aldana

lanuevaprensa.com.co

El asunto es complejo y nada fácil de entender, pero el lector de esta investigación tiene que tener una cosa clara: esto va de 33 millones 670 mil dólares que alguien se echó al bolsillo y del 10 por ciento de esa cifra —3 millones 300 mil dólares— que alguien no logró cobrar. Eso es el caso Hyundai, una vendetta entre Néstor Humberto Martínez Neira y Carlos Mattos, donde el primero nunca consiguió que el segundo le pagara el 10 por ciento de una indemnización multimillonaria que obtuvo gracias a unas medidas cautelares que Martínez Neira propuso y en algún caso solicitó.

La historia es larga y —por tal razón y para mayor comprensión— el equipo de La Nueva Prensa decidió contarla en una serie de reportajes diarios, partiendo, obviamente, de la pregunta con la que inició esta investigación: ¿cómo se vinculó Néstor Humberto Martínez Neira, exfiscal general de la nación, al pleito legal conocido como “caso Hyundai”? y, sobre todo, ¿cuáles eran sus intereses? Comencemos.

Así aterrizó Néstor Humberto Martínez Neira en el “caso Hyundai”

El 15 septiembre 2015, Hyundai Motor Company (de Corea) envió una carta a Hyundai Colombia Automotriz (la empresa de Carlos Mattos), señalando que no renovaba el contrato para comercializar vehículos particulares a partir del 31 de diciembre. Y quince días después, el 30 septiembre 2015, los coreanos mandaron otra comunicación a Mattos: terminaban el contrato para comercialización de vehículos comerciales, y esto, con efecto inmediato.

Con esta decisión, Mattos perdía la exclusividad y la concesión de distribución de vehículos Hyundai para Colombia —monopolio del que gozaba desde hacía más de 20 años—, y con esta cancelación, otra sociedad se iba a beneficiar: Neocorp, propiedad del multimillonario ecuatoriano Juan Eljuri.

Ante este panorama, Carlos Mattos buscó asesoría legal. Y es acá cuando entra en juego Néstor Humberto Martínez Neira. Mattos consolidó un equipo jurídico —de abogados reconocidos— cuyo jefe era Martínez Neira, y le pagó a este último para que su firma, DLA Piper Martínez Neira (Estudio Jurídico MNA LTDA), hiciera un estudio sobre las posibles salidas jurídicas que pudieran existir para evitar la pérdida de la concesión de Hyunday.

El estudio se hizo y se cobró el 1 de octubre de 2015. Se recomendaron algunas acciones y, producto de éste, la firma de Néstor Humberto Martínez habría diseñado la estrategia legal para el pleito que iba a iniciar Mattos.

En consecuencia, a Carlos Mattos le llegó no una, sino tres ofertas de servicios (cada una modificando términos de la anterior) fechadas el 13 de octubre, el 18 de noviembre y el 6 de diciembre, todas de 2015, por parte de la firma de abogados DLA Piper Martínez Neira y firmadas por el propio Néstor Humberto Martínez, para representar judicialmente a Hyundai Colombia en acciones (demandas) por competencia desleal.

Y acá viene lo importante del asunto: de la oferta de servicios que Néstor Humberto Martínez Neira presentó a Carlos Mattos —dirigiéndose a este como “Respetado Presidente y amigo”— se puede inferir que Martínez Neira fue quien diseñó la estrategia legal que, básicamente, hoy tiene a Mattos en la cárcel: la solicitud y obtención de unas medidas cautelares en favor de Hyundai Colombia.

Facsímil oferta de servicios de la firma de Néstor Humberto Martínez a Carlos Mattos. Fecha: 18 de noviembre de 2015.

La obtención de estas medidas cautelares, al parecer, eran el objetivo de Néstor Humberto Martínez Neira, ya que, como se ve en su oferta de servicios, aparte de los 500 millones de pesos que pactaba como honorarios por representar a Hyundai Colombia —700 millones si el proceso iba a segunda instancia (más o menos 220 mil dólares al cambio de la época)—, también pactó una “comisión de éxito” que consistía en el 10 por ciento de, básicamente, cualquier dinero que recibiera Mattos en medio de la estrategia legal que DLA Piper Martínez Neira diseñó y ejecutó. Y, en este caso, el reclamo jurídico que alegaría Mattos ascendería a unos 700 mil millones de pesos.

Facsímil oferta de servicios donde Néstor H.. Martínez pacta comisión de éxito.

Como se ve en el documento, los términos que Néstor Humberto Martínez Neira pactó son:

(i) En el evento en el que se dicte medida cautelar contra el demandado, se causará una comisión de éxito equivalente al diez por ciento (10%) del valor de los bienes objeto de la misma o el diez por ciento (10%) de la caución requerida, lo que resulte mayor, más IVA e ICA. […]

(ii) En el evento en que se despachen favorablemente las pretensiones indemnizatorias de la demanda, total o parcialmente, se causará una comisión de éxito, en el proceso que corresponda, equivalente al diez por ciento (10%), más IVA e ICA, liquidada sobre la suma de la condena que se decrete […]

(iii) La misma comisión del diez por ciento (10%), más IVA e ICA, se causará sobre las sumas que obtenga a favor EL CLIENTE, independiente de la fuente donde provenga y que suponga o conduzca a la terminación anormal del proceso (transacción, conciliación, etc.). […]

La propuesta, finalmente, se aceptó por parte de Mattos, y esto se puede verificar en las facturas de cobro por servicios, como la del 1 de septiembre de 2016, en la que facturan por la “presentación de la demanda de competencia desleal para los vehículos comerciales”, factura que envió a Hyundai Colombia ,ya no, DLA Piper Martínez Neira (Estudio Jurídico MNA LTDA), sino DLA Piper Martínez Beltrán Abogados S.A.S., el nuevo nombre de la firma, ahora en cabeza de Néstor Camilo Martínez Beltrán, el hijo de Néstor Humberto Martínez Neira. Este cambio se debió a que Martínez Neira acababa de asumir la Fiscalía General de la Nación y quería parecer que estaba fuera de su viejo bufete.


Lea completo aquí

Publicar un comentario

0 Comentarios