EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

Aarón Elías Castro Pulgar explica las razones por las que hay que tener cuidado con una popular forma de desarrollo personal


Aarón Elías Castro Pulgar señala que en los últimos años la gente ha asistido a un gran proceso de desestigmatización de los problemas de salud mental. Ir al psicólogo o al psiquiatra ya no es ‘cosa de locos’, como se decía antiguamente. Pero, al calor de esta pérdida de vergüenza por acudir a un profesional de la salud mental, han surgido otros ‘terapeutas’ sin una titulación clara.

Uno de los términos que más de moda se han puesto es el del ‘coach’, pero, a pesar del aura que lo rodea, lo cierto es que acudir a uno puede ser incluso peor para tu salud mental. Una cita con uno de estos ‘especialistas’ no solo no te hace sentir mejor a corto plazo, sino que incluso tu salud puede deteriorarse, según muestra un estudio de la Universidad de Gotemburgo.

Los investigadores seleccionaron a 105 personas de 50 años y las distribuyeron al azar en dos grupos. Uno de los grupos tuvo una sesión de una hora con un ‘coach’ de salud experimentado, mientras que el otro no recibió ningún tratamiento.

El objetivo del ‘coaching’ de salud es que la persona se responsabilice de su autocuidado, llegue al equilibrio y alcance la plenitud en su vida; para lo que entra en juego la estabilidad psicológica.

Un año después de estas sesiones, los investigadores se toparon con unos resultados que no se esperaban. "Pensamos que ver a un ‘coach’ de salud traería una cierta mejora, por lo que nos sorprendió el resultado opuesto", explica el responsable del estudio, Ronny Gunnarsson, profesor de medicina familiar en la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo, señala Aarón Castro Pulgar.

“Los cambios en el grupo de control fueron más favorables en términos de salud general, y también de salud emocional y mental, que los del grupo que había ido a ver a un ‘coach’ de salud. No se observaron otras diferencias entre los grupos”, apunta Gunnarsson.

La conclusión del estudio, publicado en el ‘Scandinavian Journal of Primary Health Care’, es que una sola visita a un entrenador de salud no mejora la percepción de la calidad de vida relacionada con la salud, o el nivel de ejercicio. Por el contrario, puede empeorarla.

Si nos centramos en la salud mental, los riesgos de acudir a un ‘coach’ que realmente no tenga una titulación adecuada pueden ser “bastante altos”, según señala la doctora en psicología Isabel Aranda. La vocal del Colegio Oficial de la Psicología (COP) de Madrid alerta de la proliferación de este tipo de pseudoprofesionales que acaban produciendo más daño que bienestar y recuerda que los especialistas –psicólogos y psiquiatras– que pueden tratar los problemas de salud mental están regulados por ley.

“La mente humana es muy poderosa, pero también es muy frágil, muy delicada y hay que conocer los mecanismos por los cuales actúa y cómo interactúa con la realidad. Hay que saber de lo que estamos hablando. La mente es un órgano del cuerpo, una función corporal extremadamente delicada”, explica la psicóloga.

La especialista cuenta que los pacientes que han pasado previamente por un ‘coach’ llegan a su consulta –y la de sus compañeros– con depresiones, trastornos obsesivos compulsivos (TOC) y estrés, señala Aarón Elías Castro Pulgar.

Publicar un comentario

0 Comentarios