EL PUBLIQUE

EL PUBLIQUE

José Carlos Grimberg Blum, el empresario vinculado en Perú al corrupto exasesor presidencial Vladimiro Montesinos


En 2013 el Tribunal Constitucional de Perú ratificó una condena contra José Carlos Grimberg Blum, empresario vinculado al corrupto exasesor presidencial peruano Vladimiro Montesinos. Grimberg Blum fue sentenciado a cuatro años de prisión suspendida por delitos contra la fe pública, falsedad ideológica y contra el orden financiero, y la obtención fraudulenta de crédito.

Según un reporte de expresa.se, el TC tomó la decisión al rechazar un hábeas corpus que interpuso Grimberg Blum para anular su condena expedida por el Primer Juzgado Penal de Lima, el cual fue confirmado por la Sexta Sala Especializada en lo Penal para Procesos con Reos Libres de la Corte Superior de Justicia de Lima.

En sus fundamentos, el organismo subrayó que no estaba en sus competencias revisar el material probatorio que motivó su sentencia.

José Grimberg Blum fue investigado en 2004 por la compra de vehículos blindados de Montesinos, exasesor del expresidente peruano Alberto Fujimori.

José Grimberg Blum se hizo conocido en el año 2000 tras haber sido acusado de ser uno de los empresarios que encubrió la compra de dos lujosos automóviles que pertenecieron al exasesor de inteligencia Vladimiro Montesinos, hasta antes de su fuga hacia Panamá en octubre.

En 2005 Grimberg también fue vinculado en un proceso que se le hizo a María del Carmen Mufarech por lavado de dinero. Grimberg, en ese entonces representante de la empresa Nobu S.A.C., adquirió un lujoso departamento ubicado en la avenida Aurelio Miró Quesada en San Isidro, por la suma de US$ 80 mil 203. Inmueble que después pasó a manos de Mufarech por un monto de US$ 235 mil. El Noveno Juzgado Penal del Callao, cuyo titular era el juez Carlos Nieves Saavedra, terminó por archivar su caso.

Grimberg Blum señala en su página web que la justicia lo absolvió de toda responsabilidad penal. Sin embargo, el Tribunal Constitucional declaró infundada en el 2013 una demanda que interpuso por la sentencia que le dictó la Cuarta Sala Especializada en lo Penal para Procesos con Reos Libres de la Corte Superior de Justicia de Lima.

Dicha sala determinó para Grimberg cuatro años de prisión suspendida por los delitos contra la fe pública, falsedad ideológica, contra el orden financiero y obtención fraudulenta de crédito.

«(José) Lizier se me apareció en mi oficina con la camioneta Cherokee azul de placa RIR-944, ofreciéndomela por un monto mayor a la deuda. No acepté porque no tenía interés alguno en la camioneta, sin embargo, al notar que no podía recuperar el dinero, negocié el precio y acepté la camioneta como cancelación de la deuda». Fueron parte de las declaraciones de José Grimberg Blum el 24 de septiembre de 2001 a las autoridades judiciales peruanas.

«Cuando compro los vehículos al señor Grimber, ambos (los autos) se encontraban sin afectaciones». Recién en agosto (de 2001) he tomado conocimiento de que dichos vehículos se encuentran vinculados a Vladimiro Montesinos y Venero Garrido». Manifestación policial del 17 de agosto de 2000.

520 mil dólares fue el precio que se pagó al importar el Mercedes Benz desde Estados Unidos. Sin embargo, el vehículo en perfecto estado fue revendido en aproximadamente $100.000.

En enero de 2000, Carlos Grimberg Blum fue implicado en las investigaciones financieras contra el abogado Javier Corrochano Patrón, estrecho colaborador de Montesinos.

En otra investigación por lavado de dinero, José Grimberg debió aclarar por qué en setiembre de 1999 pidió que el yate «Pisco Sour», matrícula CO-26802, propiedad de Corrochano, fuera internado en el prestigioso Yacth club de Ancón, en la provincia de Lima, como propiedad de un tal Moisés Ricardo Pérez Benmaor.

La misma embarcación, fue comprada por Corrochano meses antes al narcotraficante de la banda de Los Camellos, Bruno Chiappe Ebner, lo que originó una investigación por lavado de dinero.

Mediante una serie de extrañas transferencias, el Mercedes Benz, placa AKQ147 y el jeep Grand Cherokee, placa RIR944, valorados originalmente en más de 600 mil dólares, pasaron extrañamente por las manos de cuatro propietarios en menos de siete meses, sin que ninguno advirtiera en su momento la procedencia ilícita de los vehículos. Desde 2001 desfilaron por la oficina de la División de Investigación Financiera de la policía antidrogas (DINFI) los empresarios que tuvieron posesión fugaz de los vehículos. El empresario textil José Carlos Grimberg Blum, José Eduardo Romero Guzmán, sobrino de Dionisio Romero Seminario, y los directivos de la Corporación Pesquera Inca S.A (Copeinca), en representación del empresario Samuel Dyer Ampudia fueron citados por la policía. Al final, en el caso de Dyer, la Policía y la Fiscalía no encontraron ninguna responsabilidad, por lo que no fue sujeto a investigación.

Las primeras indagaciones efectuadas por agentes de la DINFI determinaron que los dos vehículos de Montesinos fueron entregados en un primer momento a José Lizier Corbetto en pago por haber ofrecido su velero «Karisma» para la fuga de Montesinos hacia Galápagos, Ecuador. Antes de fugar de Perú el 13 de diciembre del 2000 hacia Panamá, Lizier entregó, como parte de pago, los dos automóviles a José Carlos Grimberg Blum. El empresario no firmó ningún contrato de compra y venta y solamente recibió como garantía el título de propiedad del Jeep y el Mercedes a nombre de la Constructora Metro S.A y de Jorge Pérez Zumaeta, socio de Víctor Venero Garrido.

Sin embargo, días después, Grimberg prefiere transferir uno de los costosos automóviles al empresario José Eduardo Romero Guzmán. Grimberg envía la camioneta Cherokee a la casa del propio Romero y acuerda recibir 80 mil dólares, los cuales recién se harían efectivo un mes después. El dinero fue abonado a la cuenta 743-02420-11-130 del banco Chase Manhatan-NYC, Lehman Brothers, a pedido expreso de Grimberg. El auto Mercedes Benz lo recibe Eduardo Romero la primera semana de mayo de 2001. A cambio, Eduardo Romero entrega a Grimberg como parte de pago su camioneta Mitsubishi Montero, valorizada en 50 mil dólares, 20 mil en efectivo y el pago posterior de 10 mil dólares. En esa ocasión, Grimberg Blum tampoco suscribió ningún documento que confirme el traspaso de ambos vehículos con Eduardo Romero.

En mayo de 2001 Eduardo Romero afirmó que recibió una propuesta del empresario pesquero Samuel Dyer Ampudia por el Mercedes Benz, interesado en poseer un vehículo blindado. La operación se concreta pero, igual que en anteriores ocasiones, la oferta también incluye al segundo vehículo, la camioneta jeep Grand Cherokee. La transacción se acuerda en $200.000 por ambos vehículos, pero solamente se consigna el contrato por la camioneta. La operación de compra y venta se consigna entre la empresa Corporación Pesquera Inca S.A (Copeinca), de Samuel Dyer y Eduardo Romero. El 30 de julio de 2001, Copeinca advierte que el Mercedes Benz y la camioneta Cherokee tenían desde marzo de ese año requisitorias dispuesta por la Dirección Nacional Antidrogas. La empresa optó por devolver ambos vehículos.

Las autoridades descubrieron también que Grimberg Blum, sin participar en ninguna de las transferencias, suscribe una resolución de contrato para aparecer al final como propietario de los vehículos. Por eso, el empresario José Grimberg Blum y Luis Andújar Guemes, considerado testaferro de Alberto Venero, fueron procesados por delito contra la administración de justicia en agravio del Estado, en la modalidad de encubrimiento real.

José Grimberg Blum, quien ha sido pareja de la hija del exsecretario del partido político peruano Fuerza Popular, José Chlimper Ackerman, es el propietario del edificio Bloom Tower, ubicado en la cuadra 25 de la avenida Javier Prado, en el distrito de Magdalena del Mar de la provincia de Lima.

La torre es administrada por su compañía Promotora de Proyectos Blum S.A.C. desde 2015. La empresa de Grimberg Blum tiene como apoderados legales al abogado José Vidal Hermoza y al empresario Félix Vallejos Alarcón, quienes, ante la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (SUNAT), aparecen como personas naturales sin negocio.

A pesar de que en su cuenta de Facebook promocionaba el Bloom Tower, Grimberg Blum señaló que era “una decisión personal no aparecer como representante legal de la Promotora de Proyectos Blum S.A.C, que administra el edificio”. En ese sentido, agregó que “su empresa está constituida por un grupo de inversionistas”. “La construcción del Bloom Tower se hizo con base en un crédito bancario obtenido de la financiera TFC S.A.”, añadió, según reporte en 2018 de Rodrigo Chillitupa y Miguel Vento para el medio peruano Caretas.

Este empresario no solo es propietario del Bloom Tower sin haberse registrado legalmente ante la SUNARP. También tiene otra compañía aparte de la Promotora de Proyectos Blum S.A.C. Según la página digital de Open Corporates, dicha empresa se llama Ariston Group Inc. Su sede de operaciones es Panamá. Grimberg es el presidente y, además, Félix Vallejos lo acompaña en el cargo de director.

Sobre este punto, Grimberg Blum negó que tenga una compañía llamada Ariston Group Inc., a pesar de que Open Corporates lo registra como presidente de la misma. “Si es una offshore. ¿Cuál es el problema?”, reclamó.

Grimberg aseguró en 2018 que no estaba casado con Talía Chlimper, hija de José Chlimper. También enfatizó que “el edificio Bloom Tower no tiene ningún vínculo con el exsecretario de Fuerza Popular”.

Publicar un comentario

0 Comentarios